Razas de caballos

Raza de Caballo Criollo colombiano.

Raza de Caballo Criollo colombiano.

 

Visitanos en nuestras redes sociales 

 

Origen:

1472-200702281919101

La historia de la raza comienza en España, cuando colonizaron a Colombia, fueron cruzados con los ejemplares de la tierra colonizada. Esta es solo una de las hipótesis del origen de esta magnífica raza, pero lo que si está asegurado, es que esta se desarrolló en Colombia, y esta cada ves mejorado y evolucionando aun más.

Segun Guillermo de Narváez En la raza del caballo criollo colombiano se presentan cuatro modalidades: Paso fino colombiano, trocha pura, trocha y galope y trote y galope. En el paso fino, el animal se desplaza por bípedos laterales sucesiva y alternadamente, produciendo dos tiempos con cada bípedo, para realizar el ciclo completo en cuatro tiempos, dados por sus cuatro triples apoyos (dos laterales, uno izquierdo y uno derecho; y dos diagonales, uno uno izquierdo y uno derecho). Por ser el paso de cuatro tiempos, tiene como mínimo dos apoyos simultáneos al suelo y cada determinado numero de tiempos, tres. En esta modalidad o paso fino, contrario a lo que sucede en la trocha, la pata del bípedo lateral se adelanta unas fracciones de segundo más que la mano en hacer contacto con el piso. El desplazamiento por laterales se debe a que dentro de su esquema genético existe un “gen”, que en este caso se presenta como recesivo, denominado (p), el cual determina que ciertos ejemplares dentro de la raza que lo hayan heredado puedan desplazarse por bípedos laterales. Los ejemplares de esta misma raza que no lo porten en su esquema genético se desplazan por bípedos diagonales, trochando o trotando, dependiendo, entre otros, de la velocidad de la cadencia que a su vez hayan heredado por otra serie o combinación genética diferente. El gen (p) es heredado independientemente de los demás genes que trasmiten las distintas características en la raza del caballo criollo colombiano, como son, entre otros, el fenotipo, la velocidad de cadencia, el brío o el temperamento. Los ejemplares trochadores y trotones, pueden ser con relación al gen, tanto homocigóticos (TT), como heterocigoticos (Tp). (Sin embargo se dan raramente casos en los cuales un caballo trochador tenga como padres a dos finos, debido a factores complejos de orden genético en que el gen (p) que determina el desplazamiento por laterales sea “enmascarado” por el gen dominante que determina el desplazamiento por diagonales). Los principios de la genética moderna fueron descubiertos por el monje austriaco Gregorio Mendel hace más de cien años y siguen explicando hoy día los misterios de la herencia).

13417595_136718110066816_3668140810454468380_n

Características 

misteriodelco

Esta raza, se caracteriza por su elegancia, y se divide en cuatro formas o modalidades de andar.

1. Paso fino: movimiento de miembros rápido, desplazamiento lento,  y alzada baja.

2. Trote y galope: movimiento de miembros medio, desplazamiento medio, alzada alta y cuello erguido.

3. Trocha pura Colombiana: Movimiento de miembros rápido, desplazamiento medio, alzada media, y cuello erguido.

4. Trocha y galope: movimiento de miembros rápido, alzada media y cerrada, desplazamiento lento, y cuello erguido.

Cabe anotar, que según los estandartes de la raza, la “cadencia”, que es como se denomina la velocidad del ritmo cuando el animal está en movimiento (número de batidas por unidad de tiempo) y que se hereda independientemente del gen (p) que determina la modalidad del desplazamiento, debe ser rápida, sin ser “excesiva” para el paso fino, menor para la trocha pura colombiana; mediana para el trochador galopero y “lenta” para el trotón galopero. Así mismo, también es importante retomar el concepto implícito en los cánones de la raza, según los cuales la mínima traslación y el exceso de lo que algunos denominan “pulimento”, son contrarios a la esencia del autentico caballo “de silla”, denominación a la cual pertenece por antonomasia la ancestral raza del caballo criollo colombiano. A medida que el caballo aumenta la velocidad de cadencia y disminuye la traslación, va perdiendo su esencia que está en la “silla” y se adentra en el ámbito del show, del espectáculo y del circo, quedando relegado a conformar el grupo de caballos que no tienen ningún fundamento practico.

La característica de desplazarse por laterales no es exclusiva de la modalidad de paso fino colombiano, esta condición se presenta también en otras razas que tienen su origen en el caballo amblador Bereber, como en la raza de paso peruana, de tranco más largo y proverbial resistencia; en la raza del caballo de paso fino puertorriqueño, en algunas otras norteamericanas; en la raza del caballo higüeyano de la Republica Dominicana, e inclusive en algunas europeas, como en el pony islandés y en el caballo Asturcón de Asturias (España), cuyos orígenes datan de más de 2.000 años. (Todos los derechos reservados).

El Mercado:

471062_311271118947097_726077603_o

Todo el mundo sueña con poner a su propio potro y muchos padres compran a su hijo un caballo joven “para que crezcan juntos”. La lógica que siguen es que un caballo contrastado de cierta edad se sabe como es y tiene un precio específico y definido en el mercado, pero un caballo joven es como la lotería, si sale bien, puede superar su precio inicial de compra y convertirse en un sinfín de alegrías. Algo así como encontrar un Picaso en el desván de su casa.

El caballo joven, sin embargo, muchas veces es más complicado de lo que espera su dueño y en muchas ocasiones, no llega nunca a su potencial por un manejo o entrenamiento incorrecto. Una sola mala experiencia puede provocar serios problemas para el resto de la vida del caballo y convertirle en un peligro para su mozo y jinete.

El objetivo a alcanzar para cualquier caballo joven es que sea bien educado, entusiasta en su disciplina y fácil de manejar, transportar y montar. La educación del potro empieza con su madre al nacer y cada contacto con el ser humano le marca de alguna manera. Se puede empezar desde muy joven acostumbrando al potro a lo que le espera a la larga en su relación con el ser humano, para bien o para mal.

Quizá la equivocación más usual es comprar un potro y comportarse con el como si de otro ser humano se tratase. Juegos en el prado, golosinas escondidas en los bolsillos, abrazos y besos son algunos de los tratos comunes del propietario que quiere un caballo tipo “mascota”.

 Hay una diferencia enorme entre un potro pequeño y un caballo maduro. Cuando se empiezan los juegos, el caballo no tiene tamaño suficiente ni sabe su poder para hacer daño al ser humano, sin embargo, un caballo que quiere “jugar” con 600 Kg. contra los 60 kilos de un adulto, resulta incómodo en las mejores circunstancias y puede llegar a ser muy peligroso. Esta regla también se puede aplicar al juego de esconder golosinas. Al principio el caballo hace cosquillas pero no hace daño, al mes es capaz de dejar a su jinete colgando de su chaqueta como una muñeca.

Con el tiempo, el caballo que percibe que el ser humano tiene miedo o aquel que aprende que insistiendo o empujando, consigue lo que quiere, se convierte en un bruto muy difícil de tratar. El caballo tiene que respetar a su mozo y jinete, pero al mismo tiempo no tenerles miedo. Hay que marcar unos límites y pautas de comportamiento. La tranquilidad y la paciencia son fundamentales, hay que mantenerse firmes en muchos aspectos pero siempre desde la lógica. No debe intentar ser ni el mejor amigo ni la madre del potro.

Puerto_rican-Paso-Fino-Horse-chestnut

 13417595_136718110066816_3668140810454468380_n

A continuación varios vídeos de las cuatro modalidades del caballo criollo colombiano:

PARTE 1

PARTE 2

PARTE 3

 

Vista la mejor tienda de Zootecnia y Veterinaria de Colombia

13417595_136718110066816_3668140810454468380_n

division 

Deja un comentario

Desarrollado Por OzunaSoft

A %d blogueros les gusta esto: