Cerdos

Pastoreo racional con porcinos, Una herramienta estratégica

Por: Ing. Agr. Enrique E. Marotta (*)

(*) Actividad Privada. Cañada Rosquín- Sta Fe.

Los sistemas sostenibles de crianza en pastoreo aumentarán conforme los productores conozcan sus beneficios ambientales, su menor costo inicial y las oportunidades de mercadeo.

Los sistemas productivos a campo no solo se caracterizan por su baja inversión en infraestructura, sino por los valores intrínsecos de la crianza al aire libre. Estos proveen un marco donde el cerdo puede satisfacer sus necesidades meso-etológicas y de confort, en un medio más sano, manifestando un comportamiento más natural, minimizando los estados de stress y expresando su verdadero potencial productivo.

La versatilidad de los sistemas a campo también nos permite que el cerdo tenga acceso a pasturas, y considerando a la alimentación como el rubro de mayor peso en los costos de producción, éstas cobran una importancia considerable.

Para tener un control de los pastoreos, la perdurabilidad del recurso y manejar la calidad del mismo, el productor tiene a su alcance el Pastoreo Racional (también conocido como Past. Rac. Voisin o Past. Rac. Intensivo).

Manejar los cerdos con esta técnica significa hermanar los avances tecnológicos actuales, las bondades de la crianza al aire libre y el buen manejo del pasto, para aportar un alimento económico, de alta calidad biológica y que el cerdo tanto apetece. Es el encuentro entre el ganado y la hierba, permitiendo satisfacer al máximo las exigencias del uno y de la otra.

Además de los beneficios en el plano alimenticio, modelos de estas características son de baja insumodependencia y se logra una tendencia positiva hacia la sustentabilidad del sistema.

La sistematización (o apotreramiento) de las áreas de pastoreo se lleva a cabo con alambre electrizado de uno o dos hilos, lo que supone una reducción del 90% de los costos en relación a cercos tradicionales para cerdos. Si las condiciones topográficas no dictan lo contrario, el diseño del apotreramiento se basa en la diagramación de lonjas de pastoreo, las que a su vez se dividen en piquetes más pequeños con líneas móviles o carreteles para delimitar la porción a pastorear por uno o dos días. Luego el lote tendrá acceso a un nuevo piquete de pasto fresco, quedando el sector pastoreado vedado al ingreso de animales hasta que mediante un rebrote vigoroso alcance el estado fisiológico deseado para su nuevo consumo. Este manejo beneficia a las pasturas ya que, término medio, estarán en descanso 350 días al año, quedando el saldo para su aprovechamiento intensivo.

Este podría ser un esquema para rotar a los animales:En síntesis, se trabaja con altas cargas, períodos de pastoreo cortos y descansos óptimos. Como éstos y muchos otros parámetros que se aplican, no son producto de una receta productiva, sino que participan de una tecnología de procesos, donde adquiere marcada participación el factor humano.

Conocemos que con los cerdos en pastoreo se logra una importante economía en concentrados. Aplicando el Pastoreo Racional a la producción porcina contamos con una herramienta de alto valor productivo y estratégico, los que se pueden resumir en los siguientes puntos que hacen a una caracterización general del modelo:

  •  Mayor carga global del criadero.
  • Pastoreos con altas cargas instantáneas.
  • Correcta administración del recurso forrajero.
  • Aprovechamiento del pasto en su momento fisiológico óptimo.
  • Infraestructura de pastoreo sencilla y de fácil manejo.
  • Flexibilidad comercial.
  • Distribución uniforme de las deyecciones en el campo.
  • Gran mansedumbre: fácil manejo.

Para que el forraje sea parte de la alimentación de esta especie, debemos conocer su fisiología, etología y hábitos de pastoreo. Estamos hablando de un monogástrico omnívoro, con un estómago pequeño en términos relativos, lo que nos da la pauta del importante papel que juega la calidad de los alimentos en su nutrición.

Además es interesante poder manejar y variar el consumo de forraje por parte del porcino. Planear la cantidad de materia verde a que tendrán acceso los animales tiene una amplia aplicación dentro de cualquier estrategia alimentaria. Es decir, desde una restricción con un racionamiento diario o cuota de verde en épocas de déficit forrajero, hasta la posibilidad de que el cerdo levante más pasto, más allá de su ingesta voluntaria en condiciones de pastaje ordinarias. Esto último es debido a que el animal tiene disponible pasto nuevo y fresco todos los días, por lo que comerá con mayor fruición.
Se trabaja con altas cargas de pastoreo, las que varían según la categoría animal, y el volumen y calidad de la pradera. A modo orientativo, una carga ronda los 10 kg de peso vivo por m2.

La dotación global anual promedio es de 3,5 a 4 madres más toda su producción por hectárea.

En las categorías recría-terminación, se logran producciones de 3000 kg. de carne de cerdo por hectárea al año.

El cerdo en Pastoreo Racional es un gran mejorador de la fertilidad del suelo. Con este manejo quedan en el campo 50 toneladas de heces y orina por hectárea y por año, distribuidas uniformemente gracias a esta modalidad de pastoreo. Los animales no solo devuelven el pasto consumido en forma de bosta, además existe una importación de fertilidad gracias a los granos consumidos, que pasan a enriquecer el suelo en vez de perderse en una laguna o fosa, con la consiguiente contaminación de las napas.

Adoptando el Pastoreo Racional en nuestra explotación porcina, el suelo, el animal y el hombre, se potencian en una asociación armoniosa.

Tener las siguientes consideraciones:

Siendo los porcinos monogástricos su habilidad para aprovechar la fibra contenida en los forrajes es limitada, y varía en función de:

  1. El genotipo del animal, animales de razas locales más rusticas, generalmente presentan un mejor aprovechamiento de alimentos fibrosos que animales pertenecientes a genotipos mejorados. También se han observado diferencias entre individuos del mismo genotipo.
  1. El desarrollo del animal (edad/peso) siendo más capaces los animales adultos de hacer un mejor uso de los nutrientes contenidos en el forraje, y el estado fisiológico, cerdas gestantes hacen mejor uso del forraje que cerdas gestantes, por ejemplo.
  1. La exposición previa a alimentos fibrosos también favorece el aprovechamiento de los forrajes.
  1. El consumo voluntario.
  1. Otro aspecto a considerar es el valor nutritivo del forraje per se, el cual se verá influenciado por: la especie, el estado de madurez, la disponibilidad, la estación del año, y prácticas agronómicas que haya recibido tales como riego y fertilización.
  1. El contenido de concentrado de la dieta. Animales alimentados ad libitum tendrán menor motivación a utilizar forraje.

Los forrajes son una buena fuente de proteína cruda, vitaminas y minerales, para los cerdos. Sin embargo su aporte energético es limitado. Beneficios adicionales de la utilización de forrajes es la posibilidad de expresar comportamientos naturales tales como explorar y hozar, los cuales redundan en mejoras del bienestar y de la salud del animal (se han observado menos lesiones gástricas).

Forrajes de Buena calidad pueden suplir hasta el 50% de los requerimientos nutricionales de mantenimiento para cerdas, pero solo alrededor del 5-20% de los requerimientos de cerdos en crecimiento y engorde. Algunas estrategias alimenticias pueden implementarse para mejorar la utilización de pasturas, entre ellas la restricción alimenticia, pero hay que tener cuidado pues se corre el riesgo de afectar negativamente el crecimiento y la calidad de la canal y de la carne.

Un pastizal ideal tendrá especies forrajeras adaptadas a las condiciones edafoclimáticas de la zona, adecuado valor nutritivo, la capacidad de resistir largos periodos de sequía o inviernos severos, y el potencial de resistir el pastoreo, el pisoteo y los hábitos de hozado de los porcinos. Un pastizal mixto con leguminosas y gramíneas, aportara los mejores valores nutricionales de las leguminosas y el rendimiento de materia seca y la resistencia de las gramíneas al pastoreo. Los forrajes perennes tienen la ventaja de no requerir inversiones frecuentes en establecimiento, y resisten mayores cargas animales. La utilización bajo manejo de pastoreo rotativo permite: un periodo de descanso para la recuperación de las especies forrajeras, lo que se reflejara en una mayor cobertura vegetal reduciendo el riesgo de erosión, una mejor distribución de las excretas, y disminución en el riesgo de contaminaciones bacterianas y parasitarias.

Otra consideración a tener en cuenta en relación a la alimentación de cerdos al pastoreo, es que las tablas de requerimientos nutricionales que utilizamos como referencia en la formulación de las dietas, han sido formuladas utilizando animales en confinamiento, que no necesariamente reflejan la realidad de los animales a pastoreo. Los animales a pastoreo presentan mayores requerimientos nutricionales, como consecuencia de la necesidad de compensar los gastos energéticos relacionados con: el mantenimiento de la temperatura corporal y la mayor posibilidad de ejercitarse. Se estiman incrementos anuales en el rango del 10-15% de los requerimientos alimenticios.

Toda esta larga perorata ha sido para justificar el uso de la palabra “depende” en la respuesta a su interesante pregunta. La cantidad de forraje a ofrecer a cada cerdo dependerá de los factores que mencionamos con anterioridad.

Si se desea obtener resultados productivos comparables con otros sistemas de producción es necesario suplementar con alimentos que complementen los aportes nutricionales de los forrajes, llámense alimentos concentrados, u otros. El único sistema que me viene a la mente que no emplea suplementación alimenticia es la producción del cerdo Ibérico en el ecosistema de la dehesa, el cual presenta características muy particulares, y donde se emplea una carga animal muy baja, y el periodo de acabado o “Montanera” (sin suplementación) es por tiempo limitado.

Si su intención es incorporar el forraje a la alimentación de sus cerdos en crecimiento, desde el punto de vista práctico yo implementaría una estrategia de restricción del concentrado en el rango entre el 20 y el 30% del consumo voluntario (el cual puede estimarse grosso modo alrededor del 4% del peso vivo de los animales) distribuyéndolo en dos raciones al día, asegurándome que todos los animales del grupo tienen acceso simultaneo al comedero; y permitiría que los animales hiciesen uso a voluntad del forraje. Le sugiero que monitoree periódicamente el peso de sus animales, de manera de poder realizar ajustes al programa en función de la ganancia de peso esperada. No sometería a restricción alimenticia a animales con peso inferior a los 38-40 Kg. Los resultados a obtener estarán en función de la calidad del forraje que pueda ofrecer a los animales.

Pueden leer un artículo sobre cómo se maneja este sistema aquí

Descargar este articulo en pdf aqui




5 Comentarios

  1. Diego Rios

    Como inconveniente veo la gran cantidad de suelo que se necesita para alojar a los animales, dificil control de gestaciones por ejemplo, dificil deteción de celo, aunque como método experimental es una buena alternativa

  2. Luis salguero

    Yo practico la crianza de cerdos al pastoreo

  3. duvan lopez

    en los subproductos de las moliendas de caña que posibilidades hay de engordar cerdos con el cogollo de caña y el gurapo de miel les agradezco sus consejos

Deja un comentario

Desarrollado Por OzunaSoft