Manejo de cerdas Primerizas

Requerimientos para Servir Primerizas y Resultados Esperados

Un sistema comercial necesita tener un adecuado número de primerizas elegibles que estén listas para ser inseminadas y que pueden ser productivas dentro del rebaño hasta y 5 o mas partos.

Se debe disponer de un adecuado tamaño de multiplicación para abastecer el número requerido de primerizas elegibles. Esto es generalmente alrededor del 8% a 12% del inventario del rebaño de hembras comerciales y le permitirá a la granja lograr una tasa de reemplazo anual de 40% a 50%.

El comprometer los estándares de selección de primerizas resultará en una alta tasa de eliminación de hembras y pérdidas por muerte de hembras. Las primerizas elegibles deben cumplir con los requerimientos resumidos en la Tabla 1.

Manejo de la cerda primeriza

Cuando hacer la primera monta de la cerda?

Consumo de alimento

Maximizar el consumo de alimento antes del primer servicio es esencial para asegurarse de que las primerizas crecerán y expresarán su potencial reproductivo para el tamaño de camada.

Cuando se limita o interrumpe el consumo de alimento, se puede comprometer el tamaño de camada en las cerdas. Se recomienda tener a las primerizas con alimentación ad-libitum (a libre acceso) desde que ellas son alojadas en el destete (lechones) hasta que son servidas. Por lo tanto, evite restringir el alimento mientras ellas están creciendo, pero particularmente en los 16+ días antes del servicio.

Lee Cual es el momento optimo para la inseminación de la cerda?

Peso para servir a la primeriza

El peso corporal al primer servicio es el indicador más importante de elegibilidad. Refleja crecimiento y madurez corporal. El peso vivo óptimo al primer servicio es 300 a 320 libras (135 a 145 kg). Las primerizas comerciales generalmente alcanzan el peso corporal recomendado a los 200 días de edad.

Primerizas servidas con más de 320 lbs (145 Kgs) aumentan los costos de producción debido al alimento adicional, necesidades de instalaciones y de equipamiento y, también, a un mayor costo de alimento de mantenimiento durante la vida útil del animal.

Las hembras que tienen su primer servicio a las 350 lbs (160 Kgs) generalmente requieren 0.33 lb/d (0.15 Kg/d) adicionales de alimento de gestación que aquellas servidas a las 300 lbs (135 Kg).

Además, primerizas servidas a mayores pesos tienden a tener una vida productiva más corta en las granjas. Por otra parte, ellas son propensas a tener una caída en el desempeño de su segundo parto y/o tener un intervalo destete-a-servicio más largo.

La Ganancia Diaria de Peso o GDP (ADG, por sus siglas en inglés) durante su vida, desde el nacimiento hasta el primer servicio, ha emergido recientemente como un nuevo indicador clave. Permite que las primerizas sean servidas al peso y edad mencionados anteriormente.

El promedio de ganancia diaria ideal para primerizas de reemplazo es 1.5 a 1.7 lbs/día (680 a 771 g/d) y si es posible, evite servir primerizas con un promedio de ganancia diaria durante la vida útil sobre 1.8 lb/d (820 gr/d) y bajo 1.3 lb/d (590 gr/d). Ver Tabla 3 para una rápida referencia sobre la relación edad-a-peso de acuerdo a los diferentes escenarios de GDP durante su vida útil.

Cuando se usa un sistema de alimentación electrónico en hembras, es importante entrenar a las primerizas a la estación de alimentación tan pronto como sea posible. Después de haber sido completamente entrenada (usualmente 2 semanas) y se haya registrado un celo, llévela a jaula >16 días antes del servicio.

Cada sistema de producción tiene metas de producción específicas para sus primerizas entrantes. Se deben revisar completamente los protocolos de manejo y desempeño para determinar donde existen oportunidades de mejorar.

Para referencia vea la Tabla 4. Las metas generales deben ser usar procedimientos de manejo en primerizas para aumentar el número total de primerizas con ciclo de celo registrado, entendiendo los ciclos de celos en las primerizas para alcanzar con precisión las metas de montas y partos; lograr mayores nacidos vivos y cerdos por vida útil; mejorar la retención por paridad, decisiones rápidas sobre primerizas no-ciclando/noproductivas y reducir los costos generales de la entrada de primerizas.

Una vez que las primerizas entran a la granja de hembras, deben ser manejadas de manera tal que no se restrinja su potencial productivo. El consumo de alimento, la aclimatación a la jaula, la exposición al macho, el peso corporal al servicio, el peso corporal ganado en gestación y el manejo en la primera lactancia determinan el potencial productivo durante la vida útil de la hembra.

Puedes continuar con el articulo Como estimular una cerda primeriza