Cuando hacer el primer servicio en una hembra bovina – Zootecnia y Veterinaria es mi Pasión
Zootecnia y Veterinaria es mi Pasión

Cuando hacer el primer servicio en una hembra bovina

Por Kevin Gonzalez 

Que es el primer servicio de la novilla? Es el momento en el cual el macho cubre a la hembra por primera vez o es inseminada artificialmente por el hombre, la mayoría de los ganaderos exponen al toro las novillas cuando llegan a la pubertad, pero es una practica adecuada?

El primer servicio temprano reduce en forma considerable el período improductivo  de la novilla, pero hay que proceder en forma cautelosa ya que esto puede acarrear desventajas tan importantes como perjudicar el buen desarrollo corporal del animal para toda la vida y con ello la producción. Así mismo se le adjudica al servicio temprano la ocurrencia de distocia en el primer parto y una baja producción en la primera lactancia (Berra, G., 1998).

Hernández y Chacón (1997) afirma que el  primer servicio efectivo determina la edad al primer parto de las novillas y está altamente influenciado por la alimentación brindada en el periodo postdestete.

En el subtrópico de México se han reportado valores promedio de 24 +  3.5 meses  de edad al primer servicio, con rango de variaciones de 15.9 a 30.7 meses (Ordoñes, 1983), así mismo Prieto y Hernández en estudios realizados en diferentes regiones de Colombia reportaron edad al primer servicio entre 24 y 28 meses para la raza Holstein en la sabana de Bogotá.

Por otra parte la edad al primer servicio en animales 1/2 Holstein x 1/2 Brhaman, 3/4 H x  ¼ B y 5/8 C x 3/8 H, es de 21.3, 26.5 y 24.2 meses respectivamente en el norte del Valle del Cauca en Colombia (Duran, F., 2001).

Tener en cuenta que Una raza pequeña puede tener el primer servicio con un peso mucho menor que el de una raza grande, porque los estándares de crecimiento son distintos

Existen algunos parámetros que deben ser establecidos con anticipación para determinar en que momento se debe servir a una hembra por primera vez como son:

Peso: Varia dependiendo de la raza predominante en el animal; en animales mestizos Bos Taurus por Bos Indicus está alrededor de 320 a 350 kg. y en hembras puras de razas lecheras 400 kg al igual que en la raza Cebú puro, lo que nos indica el efecto positivo que ejerce el vigor híbrido en los animales cruzados en relación a razas puras (Osorio, C., 1997).

En términos generales, el peso adecuado para que una novilla pueda ser preñada es del 55 % de su peso vivo como adulto, que se establece de acuerdo a los parámetros de sus antecesores o del hato, Aun cuando el primer signo de celo aparece generalmente cuando la novilla ha alcanzado cerca del 40% de su peso corporal adulto se debe esperar.

Por ejemplo, las vacas Jersey que son las de menor tamaño, podrán tener su primer servicio entre los 270 y los 290 kg. Así, las razas medianas como Gyr y Ayrshire deben alcanzar entre 310 y 320 kg, y razas grandes como Holstein o Pardo Suizo deberán pesar entre 320 y 340 kg para ser montadas.

Edad: Para establecer con certeza la edad en la cual una novilla puede ser servida satisfactoriamente debe tenerse en cuenta factores como edad a la pubertad, regularidad de los ciclos estrales, buen funcionamiento endocrino y nivel nutricional. Lo ideal es que la edad al primer servicio coincida cuando la novilla está lo suficientemente madura, para soportar el estrés del parto y lactancia.

“El peso es muy importante porque con una buena nutrición y suplementación, con terneras sanas que no se hayan enfermado ni hayan tenido problemas en el nacimiento ni diarreas ni neumonía durante su levante, pueden estar llegando a esos pesos con 18 a 20 meses de edad.

Finalmente en los sistemas tradicionales de manejo de las crías bovinas en el medio tropical resulta difícil separar los riesgos ambientales de los nutricionales, ambos muy interrelacionados en el inicio de la función reproductiva. Cualquier riesgo que afecte el crecimiento o la ganancia diaria de peso (GDP) modificará la EPS. En la incorporación al servicio se han señalado algunos puntos críticos de control como el peso al nacimiento, edad al destete, peso al destete o la GDP y sus variaciones han sido relacionadas con factores de riesgo como el sistema de explotación y la zona de ubicación de la finca, la época y el predominio racial, además de las prácticas de manejo que condicionan la cantidad, calidad y la continuidad de la alimentación, en especial durante los periodos pre y post-destete. Todos ellos provocan un atraso en el crecimiento corporal y en el momento del primer servicio, razón por la cual es indispensable generar información sobre los riesgos y el control de los puntos críticos que impiden que se logre un primer servicio temprano en rebaños.

Zootecnista con Maestría en administración, Docente Universitario.

0 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: