El negocio rentable del ganado en miniatura – Zootecnia y Veterinaria es mi Pasión
Zootecnia y Veterinaria es mi Pasión

El negocio rentable del ganado en miniatura

Las vacas enanas, una nueva moda que invadía granjas y ferias ganaderas en Estados Unidos. Las denominadas mini vacas son animales de características muy similares a las vacas tradicionales pero mucho más pequeñas y con un peso que no excede de los 300 kilos.

GANADO EN MINIATURA son el animal perfecto para las pequeñas granjas superficie de cultivo del mundo. Requieren de un tercio de la alimentación de los animales de tamaño estándar. Debido a su pequeño tamaño, el ganado en miniatura se pueden manejar con facilidad y de manera eficiente sin la necesidad de equipo especial o cercado especial. Son convertidores de alimentación eficiente y fácil en la tierra y pastos. Apenas grande para el pequeño agricultor superficie.

Los vacunos miniatura son el resultado de la constancia de los ganaderos en conservar en sus unidades de producción aquellos animales de menor tamaño (por lo general nacen con un peso entre los 9 y 15 kilogramos y en su estado adulto no superan el metro de altura), pero mostrando proporcionalmente todas las características normales del patrón de la raza.

Sus inicios no fueron fáciles, ya que la gran mayoría de las investigaciones realizadas entre 1949 y 1954, señalaban que el enanismo en vacunos representaba un grave problema a los ganaderos, especialmente en razas productoras de carne. Dado que se comprobó que era un carácter hereditario, se llegó a la conclusión que debían sacrificarse todos aquellos animales heterocigotos (portadores del gene del enanismo), a fin de ir eliminando este carácter. Así, en la Universidad de California se ideó un método bovinométrico llamado perfilometría para identificar los reproductores heterocigotos, consistente en localizar y determinar una protuberancia en la mitad de la frente (la cual se manifiesta solamente en animales portadores del gene del enanismo), mediante un instrumento denominado perfilómetro.

Posteriormente se utilizaron pruebas de rayos X en la Universidad de Iowa, comprobando que podía diagnosticarse mediante un cuidadoso examen de las vértebras lumbares, mientras que en la Universidad de Missouri los estudios se centraron en las relaciones que existen en el funcionamiento de las glándulas endocrinas. Las conclusiones resultantes fueron perjudiciales para la cría de ganado de carne en los Estados Unidos de Norteamérica, ya que se eliminaron de los rebaños un gran número de animales. Dado que las dos últimas pruebas no eran de fácil acceso para la gran mayoría de los ganaderos y que la prueba perfilométrica no era suficientemente exacta, es muy probable que muchos de los animales sacrificados no eran portadores del gene del enanismo. Con el avance de la bioquímica y la nutrición animal, los ganaderos comprobaron que muchos de los vacunos nacidos con menores medidas zoométricas que el patrón de la raza podían sobrevivir y desarrollarse con normalidad, por lo que fueron “adoptándolos como mascotas”, naciendo en algún momento de 1960 el interés productivo por las actualmente denominadas mini razas o vacunos miniatura.




Vacunos miniatura

El primer intento formal de propagación técnica de una variedad miniatura de Hereford se inició en 1969 en Texas, basando su selección en fertilidad, conformación y tamaño de la vaca, así como que destetara un becerro con por lo menos el 60% del peso de la madre. Su objetivo era producir mayor cantidad de carne por unidad de superficie, con animales pequeños de eficiente conversión alimenticia y que proporcionaran en canal un tamaño óptimo de “bistec” en los cortes, o sea, consumen un tercio y producen la mitad de un animal normal. En general, actualmente representan pequeños animales con características raciales idénticas al patrón de la raza, que no exceden en altura a la cruz de 100 centímetros (70 – 120 centímetros), con un peso al nacer promedio de 12 kilogramos (9 – 15 kilogramos), excelente adaptabilidad ambiental y buenos productores de carne y leche.

Existen un gran número de variedades miniatura de distintas razas, destacándose, además de la ya citadas, la Jersey (Lessor Jersey e Irish Jersey), Texas Longhorn, LowLine, Dexter, Brahman, Ayrshire, Santa Gertrudis, Normanda, Simmental, Holstein, Charollaise, Pardo Suizo y muchas otras.




Rentabilidad y beneficios 

Las mini vacas son más rentables que las vacas tradicionales, el tamaño no es un inconveniente, sino un beneficio económico y medio ambiental, diez mini vacas generan la misma cantidad de gas metano que una vaca tradicional, en un terreno donde estarían dos vacas tradicionales se pueden tener hasta 10 mini vacas. Haciendo una comparativa de pesos, una vaca tradicional de los valles de Asturias podría pesar unos 700 kilos, frente a 5 mini vacas con un peso total de 1.500 kilos, lo que muestra que el rendimiento de carne es también mayor.

Hay que añadir que la relación peso y cantidad de carne comestible que se obtiene, es superior en las mini vacas que en las vacas tradicionales. En la noticia publicada en BBC toman como referencia una vaca de unos 450 kilos, cuando ésta va al matadero, hasta un 40% del animal está formado por la cabeza, los huesos y los órganos internos, el profesor explica que se pierde un 20% más de materia hasta llegar al producto final que llega a los consumidores.

En cambio, una mini vaca de unos 270 kilos de peso, en el matadero pierde un 30% de producto, es decir, un 10% menos que las vacas tradicionales. A la hora de configurar el producto final, se pierde un 15% de producto en lugar del 20% perdido en los animales tradicionales, es decir, un ahorro de un 5%. Los resultados evidencian la mayor rentabilidad de las reses pequeñas incrementando la cantidad de carne obtenida. Richard Gradwohl indica que las vacas pequeñas tienen menos grasa y sus huesos son más pequeños, no se respeta la escala si se redujera una vaca tradicional.

La ecuación terreno de producción, número de animales y rentabilidad parece resolverse con la cría de mini vacas, como valor añadido y de gran interés, se destaca la reducción de la liberación de gas metano a la atmósfera. Una vaca produce unos 90 kilos de metano, lo que equivale a la emisión resultante del consumo de 120 litros de gasolina, sería interesante contar con un estudio científico que determinase exactamente la cantidad de gas metano producido por la mini vaca, no es que desconfiemos de las palabras de Richard Gradwohl, pero ya sabemos que los estudios científicos deben ser ratificados por otros investigadores. En todo caso, de ser cierto, los datos son interesantes.




Las mini vacas serían además una solución alternativa más aceptable que la carne de canguro, recordemos que este tipo de carne se barajaba como una alternativa para reducir las emisiones contaminantes, pero desgraciadamente es complicado cambiar los gustos y preferencias de los consumidores a nivel mundial.







En cuanto al sabor, Gradwohl argumenta que la carne de minivaca es aún más sabrosa, ya que el gusto está relacionado con la longitud de los músculos. “Cuanto más cortos, más rica es la carne. En ese aspecto es parecida a la carne de ternera”, señala. En Estados Unidos -donde el consumo anual de carne vacuna por persona es de 43 kilos- ya hay unas 20.000 miniaturas. Sería interesante ver si la moda prende en otros países, como Uruguay o Argentina, donde el consumo de carne per cápita asciende a 58,2% (el país que más consume por persona en el mundo) y 56,2%, respectivamente.

El fenómeno de las mini vacas sigue expandiéndose, quizá se extienda a otros países y los ganaderos españoles empiecen a criar estos animales como una alternativa más rentable y respetuosa con el medio ambiente.

Características y cuidados básicos 

Los vacunos miniatura se destacan por su:
  • Mansedumbre
  • Rusticidad
  • Longevidad (hasta 18 partos)
  • Precocidad (madurez sexual entre los 4-7 meses, pero es aconsejable el primer servicio
  • Excelente adaptabilidad a diferentes ambientes
  • Alta resistencia a las enfermedades comunes
  • Posibilidad de utilizarse como animales de tracción
  • Carne de excelente calidad
  • Buena ganancia de peso en potrero (14-15 meses de edad)
  • Gran aptitud lechera (4 – 12 litros por ordeño)

Su pequeño tamaño no altera los cuidados básicos que se debe dispensar a todo vacuno. La alimentación, atención sanitaria, cuidados al parto (gestación de 9 meses), al nacer y destete (7 meses) son prácticamente los mismos, y no deben ser descuidados.






Futuro de los vacunos miniatura

Debido a su alta potencialidad productiva con relación a su tamaño (menores costos de mantenimiento), facilidades de manejo (menor mano de obra), relativa escasa infraestructura y poca superficie para sustentarlo (menor inversión), las mini razas vacunas constituyen un potencial económico y de recreación muy a corto plazo, principalmente debido a la gran expansión humana de las grandes ciudades, que obliga a las familias a trasladarse hacia las afueras de las grandes urbes. En la actualidad se están parcelando numerosas fincas a objeto de cubrir esta demanda, tanto en el aspecto de vivienda como de recreación, todo lo cual sin embargo, representa una gran inversión con muy baja tasa de retorno.

Bajo estas circunstancias, la inclusión de las mini razas vacunas en estas superficies extra urbanas, puede representar un elemento valioso en términos de economía familiar, al proveer leche y carne para toda la familia, así como brindar diversión para los más pequeños. Estos animales surgieron para compartir el espacio del hombre del campo, ofreciendo, además de productividad, docilidad y belleza que tanto enorgullece al que ama la pecuaria y no se cansa de admirar las maravillas que nos ofrece la naturaleza.




Fuentes.

Pagina asociación internacional de ganado miniatura

BBC Mundo

Gastronomia y cia

Bogle Farms




Zootecnista con Maestría en administración, Docente Universitario.

2 Comments

  1. Ariadna Ramírez

    2 Julio, 2017 - 9:50 pm
    Reply

    Muy completo 👌

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: