Factores que afectan el comportamiento ingestivo – Zootecnia y Veterinaria es mi Pasión
Zootecnia y Veterinaria es mi Pasión

Factores que afectan el comportamiento ingestivo

Comportamiento ingestivo del ganado bovino.

Puedes descargar este articulo al final del post

El comportamiento ingestivo hace referencia a la secuencia de actividades que realizan los animales en la obtención de nutrientes para su mantenimiento y productividad, estos son principalmente (en los rumiantes) la ingesta, rumia y bebida (Martínez et al., 2002). Para estudiar el comportamiento ingestivo de los rumiantes se debe tener en cuenta las siguientes actividades: tiempo de pastoreo, rumia, tasa de bocados, número de estaciones, consumo de alimento, bebida de agua entre otras; además de estas acciones también se incluye el tipo, cantidad y calidad del alimento (Bavera, 2002; Patiño et al., (2001) y Martínez et al., 2002).

 Factores que afectan el comportamiento ingestivo: Pereyra y Leiras (1991), reportan que el comportamiento alimenticio es afectado por factores del propio animal, del medio ambiente (clima) y de la calidad y tipo de alimento. Martínez et al. (2002), propone que la mejor aproximación a la estructura física de la ración la representa la medición del tiempo dedicado a comer, rumiar y descansar.

 Condiciones propias de animal: Los vacunos poseen bocas amplias, y labios superiores rígidos que le permiten llevar una gran cantidad de pasto a la boca, esto hace que el método de aprehensión de pasto sea de pobre selectividad y  que ingieran más material tosco al compararlo con caprinos y ovinos (Velásquez, 2003). Como consecuencia de lo anterior los rumiantes de tamaño grande deben comer más despacio que los de talla pequeña para evitar ingerir pasto seco indeseable, además de esto presentan un rumen mas grande; como resultado, los bovinos de talla grande tendrán que gastar más tiempo pastoreando y no gastar mucho tiempo en seleccionar las plantas más tiernas y verdes. Animales subordinados (jóvenes) tales como destetos, animales flacos o enfermos, tienden a gastar más tiempo pastoreando, comiendo menos, caminando mayores distancias, sufriendo más pérdidas de peso y con una mayor probabilidad de ingerir plantas tóxicas (Velásquez, 2003).

 Aprendizaje en el comportamiento: Los bovinos aprenden qué pueden comer a través de la experiencia, utilizando el tipo de aprendizaje de ensayo y error. En un rebaño bovino los individuos experimentados ejercen gran influencia en la conducta y selección inicial de las áreas de alimentación del hato. El ganado bovino puede asociar la calidad del alimento con memoria espacial, siendo ésta de dos clases, una de largo plazo (memoria de referencia) y una de corto plazo (memoria de trabajo); la primera le sirve para formar un mapa que representa un mapa forrajero pudiendo recordar lugares y la disponibilidad de alimento por al menos 20 días evitando áreas sobre pastoreadas o sin pasto. La memoria de trabajo es usada para recordar las áreas que se han visitado recientemente, al menos 8 horas atrás (Velásquez, 2003).

Tiempo de pastoreo: El pastoreo es una actividad realizada por los herbívoros que consiste en buscar, seleccionar e ingerir forraje. Es un sistema de alimentación utilizado en ganado bovino donde se introducen los animales en un área con disponibilidad de forraje para su consumo (Velásquez, 1998). Para mantener un determinado nivel de consumo diario de forraje los animales son capaces de modificar su comportamiento ingestivo. Ellos tienden a compensar una baja tasa de consumo aumentando el tiempo de pastoreo diario. A pesar de la importancia del tiempo de pastoreo, no están claros los mecanismos que determinan su duración, su periodicidad, su relación con otras actividades y su sensibilidad a los ritmos circadianos. El problema es más complejo cuando se considera que el tiempo de pastoreo diario es la suma de los turnos de pastoreo, además diferentes factores pueden controlar cada una de las comidas a lo largo de un mismo día, actuando más de un factor a la vez (Galli et al., 1996).

 En cuanto a las horas de pastoreo Di Marco y Aello (2002), estimaron tiempos entre 8 y 10 horas/día con moderada tasa de bocados (35-45 bocados por minuto) y diferencias entre vacunos de distinto tamaño; así, los animales adultos tienden a pastorear hasta 70 minutos más por día. Por su parte Preston y Leng (1989), reportan tiempo máximo de pastoreo en época seca (baja disponibilidad de forraje) en el trópico sudamericano de 13 horas con animales Bos indicus. Aguilar et al. (2002), encontraron en vaquillas Brahmán tiempos de pastoreo entre 8 y 10 horas, siendo mas activo en horas de la mañana que en horas de la tarde. Existe un marcado predominio de pastoreo al amanecer y al atardecer en comparación con el resto del día. Solfanelli (2002), encontró que los tiempos de pastoreo fueron entre 340 – 400 minutos por día en un periodo total de 770 minutos diurnos evaluados en condiciones de alta disponibilidad de pasto (3000 Kg. de MS/Ha)

Efecto de la suplementación sobre el pastoreo: Muchos autores han determinado que la suplementación energética y proteica en pastoreo afecta el comportamiento ingestivo de los animales. En general el consumo de materia seca y el tiempo de pastoreo, disminuyen a medida que la suplementación aumenta (Patiño et al., 2001).

Aguilar et al. (2002), encontraron que la suplementación energético-proteica al nivel de 1 y 2 % del peso vivo disminuye la frecuencia del tiempo utilizado en pastoreo donde los animales suplementados permanecen a la espera del suplemento junto al comedero y pierden tiempo importante en realizar pastoreo activo en el resto de las áreas del potrero; la espera del suplemento también se presento los días que no fueron suplementadas y a la misma hora, por lo tanto esta espera se debe mas a patrones conductuales que al hambre; ésta, condición hace que sea evidente una depreciación en el tiempo total de la actividad de pastoreo. Algunos investigadores describen que el ganado suplementado pastorea aproximadamente 1.5 horas menos por día, que el ganado no suplementado

 La hora del día en la cual se realiza la suplementación tiene efectos directos sobre la conducta de pastoreo y el desempeño del animal; en este sentido se encontró un mayor consumo voluntario en novillos en pastoreo racional cuando se suplementa en las primeras horas de la tarde (2:00-4:00 p.m.) comparándolo con novillos suplementados en horas de la mañana, teniendo ventajas la suplementación por la tarde. El mismo estudio revelo que al cambiar el horario de la mañana a la tarde se redujo a la mitad el número de incidentes agresivos en el comedero, esto se debe a que los animales están más dispuestos a comer el suplemento en el atardecer cerca de la noche, siendo la temperatura mas baja y las moscas menos persistente (Velásquez, 2003).

 Efecto de la raza sobre el pastoreo: Pereyra y Leiras (1991), afirman que existen diferencias entre razas según su adaptabilidad climática, pero agrupándolas en Bos taurus y Bos indicus podemos decir que estos últimos en zonas de altas temperaturas pastorean más horas y caminan mayores distancias que los Bos taurus. El Cebú colombiano (Bos indicus) en los trópicos prefiere pastar en horas de luz, pero si la pastura es buena puede vérselos pastar de noche. Las razas europeas cuando se encuentran en los trópicos suelen modificar sus hábitos hacia un pastoreo más nocturno.

 Por su parte Velásquez (2003), en Florida en un hato multirracial de carne indicaron que existe diferencia en el tiempo de pastoreo entre el grupo genético de los animales; así la raza Senepol tuvo mayor tiempo (450 min.), seguida por los Angus (420 min.) luego los Romosinuano (390 min.).

 Efecto de la temperatura sobre el pastoreo: La temperatura ambiente tiene una marcada influencia sobre el pastoreo observándose que al sobrepasar la zona de termoneutralidad (Z.T.N) el ganado tiende a buscar sombra y disminuir el consumo, ésta Z.T.N. para el vacuno en zonas tropicales y subtropicales esta entre 12 y 24°C. Así mismo a bajas temperaturas actúa la estructura del grupo donde los bovinos tienden a pastorear más juntos y se incrementa el consumo voluntario como respuesta a la perdida de calor.

 Pereyra y Leiras (1991), encontraron que existe una correlación entre el pastoreo y la temperatura (r=0.92), pero recalcan que las categorías de animales de mayores requerimientos al recibir una alimentación mala recurren a un pastoreo casi total en horas calurosas que normalmente destinan a descanso o rumia; por lo tanto, observar ganado pastoreando al medio día durante días soleados, indica que la cantidad de forraje es limitada. Una de las formas que ayudan a reducir el estrés térmico es asegurarse que la cantidad de forraje sea suficiente, esto puede hacerse con manejo de pradera y de la carga animal (Comerón et al., 2003 y Velásquez, 2003).

Efecto de la pastura sobre el pastoreo: La cantidad y calidad del forraje disponible son primariamente factores determinantes del comportamiento de pastoreo en rumiantes. Sólo una porción de la cantidad de forraje presente en una pastura es cosechada por el bovino en pastoreo; por lo tanto el comportamiento de pastoreo puede ser un buen indicador de la calidad y cantidad del forraje presente que está disponible al animal. Los vacunos tienden a pastorear en rebaños cuando el forraje es abundante y más como individuos cuando el forraje es escaso (Comerón et al., 2003).

Pascuet (2002), estudió el efecto de dos alturas de la pastura (alta altura = 11±0,4cm y baja altura = 8±0,2cm) sobre el pastoreo de vacunos, encontrando que el incremento de la altura de la pastura y la disponibilidad afectó negativamente (r= -0.86) el tiempo de pastoreo con reducción de aproximadamente 65 minutos lo que conllevó a un menor consumo diario de alimento. El tiempo de pastoreo fue de 663±17 min/día; y el de rumia 510±16 min/día. Reportes colombianos en ganado de carne comprueban el efecto de la disponibilidad de forraje sobre el pastoreo donde, Velásquez (2003), reportó que el tiempo de pastoreo se incrementa en 1.3 horas/día en potreros sobrepastoreados cuando se compararon con animales mantenidos en pasturas altas. En general, el tiempo de pastoreo aumenta a medida que disminuye la biomasa, la digestibilidad, la altura de la pastura (Galli et al., 1996).

Descarga este articulo en pdf aqui 


Zootecnista con Maestría en administración, Docente Universitario.

2 Comments

  1. Marcos A. Lopez

    21 Julio, 2017 - 6:34 pm
    Reply

    Muy buen documento, te felicito Kevin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: