Mejora en la crianza de terneras

Las becerras que estás criando hoy representan el futuro de tu establo. “Se necesita una comunidad para criar un niño”. Lo mismo ocurre con la crianza de un ternero.

Lo mejor es abrazar el conocimiento y la experiencia de personas de confianza y profesionales que lo rodean. Veterinarios, nutricionistas y otros asesores especializados en productos lácteos que pueden ofrecer orientación para optimizar su programa de crianza de becerros.

Como veterinarios, somos profesionales de la salud. Nuestro objetivo es ayudarle a mantener una salud óptima del rebaño. Los becerros jóvenes tienen sistemas inmunitarios frágiles y deben recibir la máxima prioridad en el establo. La clave para la salud de las crías es la atención al detalle y la consistencia.

Esto se puede lograr si todos los procedimientos están escritos en protocolos, lo que permite a todos los que trabajan con los terneros tener un enfoque coherente.

Los objetivos básicos para la salud de los terneros (0 a 60 días) son: tasas de mortalidad inferiores al 5% (o idealmente cero), bajas tasas de tratamiento inferiores al 15% y crecimiento acelerado (doblar el peso al nacer a los 60 días de edad). Repasa los 7 puntos siguientes con tu veterinario para identificar cualquier área que se beneficiaría más de un enfoque más detallado.

1. La salud de la vaca de transición

En primer lugar,  enfócate en tus vacas de transición. Las becerras sanas comienzan con vacas sanas. La vaca seca necesita tener una vida libre de estrés donde se pueda enfocar en el crecimiento de la becerra en el útero y producir calostro de buena calidad. El área de partos debe estar limpio, seco y bien ventilado.

Deben realizarse acciones preventivas para evitar enfermedades metabólicas y de otro tipo (fiebre de leche, retención de placenta, cetosis, desplazamiento de abomaso, mastitis y cojeras).




2. Parto

El objetivo es que todos los becerros lleguen vivos. Se debe entrenar a todo el personal sobre las etapas del parto y técnicas de parto apropiadas y establecer protocolos para saber cuándo ayudar o no ayudar y cuándo pedir ayuda sobre un parto difícil.

3. Manejo del Calostro

La importancia del calostro no puede enfatizarse lo suficiente. Los factores clave en la alimentación con calostro son la calidad, cantidad, tiempo y limpieza. Tan pronto como sea posible después del nacimiento, el ternero necesita cuando menos 2 litros de calostro limpio y de alta calidad.

El manejo adecuado del calostro ayuda a prevenir enfermedades. Investigaciones demuestran que los terneros que reciben calostro adecuadamente (que recibieron una transferencia pasiva de anticuerpos de manera exitosa) tienen mayores ganancias diarias de peso, mejor salud antes y después del destete y mayor producción de leche en su primer lactancia en comparación a los terneros que no recibieron suficiente calostro.

Tienes razón: Lo que hagas en las primeras horas de vida de la becerra, afecta toda su vida.

Cada granja, establo o rodeo debe estar equipado para medir la calidad del calostro. Se puede utilizar un calostrómetro o un refractómetro brix (yo prefiero utilizar el brix)

Únicamente se debe alimentar con calostro de excelente calidad (en el calostrómetro los que califiquen en el color verde) o con calostro al 22% en el refractómetro que corresponde a 50 gms por decilitro de IgG (Inmunoglobulinas o tipo de anticuerpo).

La primera alimentación con calostro necesita ser lo más pronto posible. Idealmente, alimentar con el 10 al 20% del peso al nacer dentro de las primeras 8 horas de vida. (los primeros 2 litros en la primera hora de vida).

En mi experiencia, las becerras nacen hambrientas y deben alimentarse con biberón o mamila antes de que puedan ponerse de pie. Después de 12 horas, sólo el 50 por ciento de anticuerpos del calostro son absorbidos por el intestino. Por ejemplo, una becerra de 40kg debe tomar al menos 4 litros de calostro en menos de 8 horas (en dos tomas).

Finalmente, es importante que el calostro sea de alta calidad. Con calidad nos referimos también a libre de enfermedades. Es posible congelar calostro de vacas adultas libres de enfermedades (leucosis, Estap. Aureus, Paratuberculosis, Mycoplasma, DVB) en paquetes pequeños (de 1 litro) que son más fáciles de descongelar en agua tibia.

La segunda y tercera alimentación también debe ser de calostro. La limpieza del calostro es clave para la correcta absorción. Las muestras de calostro también se pueden examinar para bacterias totales. El calostro debe contener menos de 10,000 unidades formadoras de colonias por mililitro de bacterias totales y cero coliformes.

Por último, su veterinario puede ayudar a medir la efectividad del manejo de calostro mediante la cuantificación de la transferencia pasiva de anticuerpos.

Medir las proteínas totales de suero sanguíneo de terneras de 1 a 7 años de edad puede indicar si se han absorbido suficientes anticuerpos calostrales. Más del 85 por ciento de los tenrneros deben tener una transferencia pasiva exitosa. Este paso de la supervisión se puede incorporar en las visitas rutinarias del médico para salud del hato.




4. Proceso de la crianza

Es importante establecer protocolos de manejo básicos después de que nace una cría. Esto puede incluir la desinfección del ombligo, la instalación de la becerra en el área de crianza, aretaje, vacunación, prueba genómica u otras intervenciones.

Estas tareas son fáciles de recordar creando registros de becerras con una lista de verificación que describa cada paso. La inclusión de datos sobre la asistencia al parto, la calidad del calostro, el tiempo de los litros alimentados y las iniciales o nombre de la persona que se encargó de esa tarea, hace que las tarjetas de becerras sean más completas y ayuda a identificar becerros de alto riesgo.

5. Alimentación de leche

Después del calostro, debe centrarse en la alimentación con leche o sustituto de leche para lograr un promedio óptimo de ganancia diaria de peso y lograr el peso y talla óptima en su edad reproductiva. Idealmente, los terneros deben doblar su peso al nacer a los 60 días.

Dicho simplemente, alimentar con más leche, idealmente el 20 por ciento del peso corporal del becerro en leche. Otra consideración es aumentar las calorías por la alimentación 3 veces al día o con leche de libre elección.

Una queja común que a menudo oigo es: “mis terneros tienen diarrea cuando hago eso”. Si sus becerros se enferman cuando los alimenta con más leche, algo está mal. Compruebe que los niveles de bacterias en la leche no estén mal ¿La leche es asentada permitiendo que las bacterias se multipliquen? ¿Está limpio el equipo de alimentación?, ¿Está mezclado el sustituto correctamente, a la concentración y temperatura correctas?. El refractómetro también se puede utilizar para evaluar el total de sólidos en la leche. La leche entera debe tener 12.5 por ciento de sólidos.

Trabaja con tu veterinario y nutricionista para determinar las necesidades alimenticias de tus becerras.




6. Alojamiento

El alojamiento durante los primeros 60 días también es muy importante. Las crías son muy susceptibles a enfermedades ya que su sistema inmune no está completamente desarrollado. Enfócate en mantener a las becerras limpias y secas (las becerras deben permanecer 80 por ciento del día acostadas).

Has esta sencilla prueba: ¿te acostarías donde se acuestan las becerras? Si no, lo más probable es que las becerras tampoco lo hagan.

La ventilación es importante para prevenir enfermedades respiratorias. Es necesario tener mucho aire fresco, libre de corrientes de aire. Considere la posibilidad de criar becerros en parejas y grupos pequeños, ya que se ha demostrado que es beneficioso para su desarrollo.

Ofrecer agua a libre acceso y grano también es parte esencial para asegurar un rápido crecimiento. Date una vuelta con tu veterinario en tus instalaciones para identificar áreas de oportunidad y mejoras.

7. Registras datos de salud

Con el fin de controlar la salud de los becerros, deben introducirse datos y evaluarlos de manera periódica. Registrar enfermedades tales como diarreas y neumonías así como los tratamientos, es clave para comprender la epidemiología de enfermedades en el establo.

Se deben registrar datos de manera que sea fácil analizarlos. Hay programas de computadora y softwares de manejo lechero que pueden monitorear fácilmente eventos de salud.

En conclusión,  sólo hemos arañado la superficie con los pasos básicos necesarios para lograr una óptima salud de los terneros y la rentabilidad futura. La crianza de terneros es un evento en equipo. Establecer protocolos y capacitar a todos los involucrados en el cuidado de las becerras son claves para el éxito.

Recuerde seguir centrándose en detalles de las tareas diarias y monitorear todo el proceso mediante el análisis de datos (prueba de calidad de calostro, monitoreo de transferencia pasiva, promedio de ganancia de peso diaria, eventos de enfermedades y tasas de tratamientos).

Asegúrate de discutir este artículo con tu veterinario y otros consultores para identificar aspectos que optimicen la salud y crecimiento para permitir a las becerras alcanzar su potencial genético.




Artículo hecho por: Jodi Wallace, Hospital Veterinario Ormstown para progressive dairyman. Para ver este artículo en su idioma original ir a www.progressivedairy.com

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.