Diarrea en becerros

Definición

La Diarrea en becerros es una enfermedad del tracto gastrointestinal de etiología diversa (generalmente infecciosa), caracterizada por diarrea profusa,deshidratación y eventualmente muerte de becerros, que afecta a los animales de menos de un mes de edad.

Etiología

Son diversos los agentes etiológicos identificados, entre ellos se ubican los siguientes: infecciosos, parasitarios y virales. Los más significativos, por su alta incidencia son los infecciosos, entre los cuales los más importantesson: Escherichiacoli y Salmonella typhimurium.

Epidemiología

En el caso de la colibacilosis, hay dos formas definidas de la enfermedad: La primera se presenta en los primeros días de vida, provocando diarrea acuosa severa. La segunda ocurre entre la segunda y la séptima semana de edad.

Ambas, formas son responsables de una alta mortalidad en becerros, así como de la merma productiva de los animales. En el caso de la salmonelosis (germen del cual hay cientos de serotipos), esta afecta a animales entre la primera y la séptima semana de edad, causando también una diarrea severa y afectando el rendimiento inmediato y posterior de los animales.

En el caso de la colibacilosis, los factores epidemiológicos son: bajos niveles de inmunoglobulinas séricas, que hacen muy susceptible al becerro para padecer ésta infección; dichos niveles de inmunoglobulinas se deben a una deficiencia en la ingestión de calostro en las primeras horas de vida, por lo que el becerro no cuenta con suficiente protección pasiva.

El caso de la salmonelosis también puede atribuirse a deficiencias inmunológicas, especialmente hijos de hembras primerizas que no le transfieren suficientes cantidades de inmunoglobulinas. La importancia de la inmunidad calostral está bien apoyada en investigaciones, aunque en condiciones de campo el veterinario no puede determinar el nivel de inmunoglobulinas en el calostro consumido.

Patogenia

Al ingresar el agente etiológico y proliferar en cantidades exageradas, sus toxinas provocan una respuesta inmediata del organismo debido a la ruptura de la homeostasis intestinal la cual, fisiológicamente se caracteriza por la secreción y reabsorción continua de agua dentro del tracto intestinal, lo que propicia el proceso de absorción de nutrientes por las paredes intestinales dejando salir heces sólidas convenientemente humectadas que facilitan su evacuación.

Cuando se inicia un proceso diarreico, la secreción de agua hacia el intestino es exagerada, quedando anulada la reabsorción, de ahí que la excresión sea acuosa o diarreica.

Signos clínicos

El primer signo evidente puede ser la excreción diarreica que puede ser amarillenta o blanca debido a la dilución de los pigmentos biliares que dan coloración a las heces normales. La fiebre es otro signo que suele acompañar a la diarrea.

Los animales muestran pérdida del apetito y postración. Si la diarrea se prolonga, los síntomas de deshidratación se hacen evidentes de 10 a 12 horas después de iniciado el proceso de enteritis aguda, siendo patente entra las 16 y 24 horas posteriores, llegando a ser tan grave que causa la muerte del animal.

En los últimos estadios de la enfermedad no tratada o sin respuesta al tratamiento, la hipotermia es un signo que anuncia la muerte.

Diagnóstico

Para establecer el diagnóstico se requiere tener en cuenta los antecedentes epidemiológicos. El aspecto macroscópico de las heces puede orientar sobre la causa de la diarrea. Por lo general, las diarreas producidas por lesiones del intestino
delgado son profusas y en ocasiones tan claras como el agua.

Las diarreas asociadas con lesiones de intestino grueso se caracterizan por ser de pequeño volumen, heces blandas y mucoides. La toxemia y la fiebre sugieren que la enteritis es bacteriana y posiblemente septicémica (salmonelosis).

En las diarreas alimenticias, las heces suelen ser voluminosas, blandas y malolientes. El animal se encuentra alerta y no presenta efectos sistémicos.

Prevención y tratamiento

  •  Asegurarse que los becerros ingieran calostro entre las primeras 6 a 12 horas de nacidos.
  • Asegurar que todos los utensilios utilizados en la alimentación del becerro sean lavados y desinfectados después de cada comida.
  • Asegurar que la efectiva separación de los animales afectados de los sanos.
  • Limpiar y desinfectar los alojamientos donde han estado los animales afectados.
  • Es posible vacunar contra ciertos organismos causales de diarrea.
  • Dependiendo del tipo de vacuna, lo más recomendable es inmunizar a la madre para que transfiera inmunidad a su cría vía calostro, ya que estas, hasta pasadas tres semanas adquieren capacidad inmunológica plena.
  • En cuanto al tratamiento, éste deberá estar orientado a:
    􀂊 Restituir los líquidos perdidos, lo cual se puede hacer con preparaciones comerciales específicamente preparadas (soluciones de electrólitos) o, en su defecto, tener una preparación propia que incluya sales y fuente de energía.
    􀂊 La rehidratación puede hacerse induciendo la toma en forma directa o administrando IV una preparación específica (una deshidratación de 10% equivale a una pérdida de 4.5 litros de agua).
    􀂊 Es imperativo el tratamiento con antibióticos específicos en dosis adecuadas según el germen causal.
    􀂊 Está indicada la administración de protectores intestinales y absorbentes (caolín y pectina) para revestir la mucosa intestinal e inhibir secreciones.