Como afrontar el celo de perros y gatos 

Estrategias para tranquilizarla

Cuando una gata o una perra está en celo, hará cualquier cosa —quizás incluso abrir la cerradura con su chapa de identificación- para salir en busca de un romance.

La «enfermedad del amor» ataca a las perras 1 Vez  cada 6 meses, mientras que las hembras de los felinos se vuelven seductoras entre los meses de febrero y octubre.

Las gatas en celo maúllan y aúllan sin cesar, al tiempo que se restriegan contra cualquier objeto que encuentren en su camino. Las perras, por su parte, se muestran inquietas y alteradas.

Los posibles candidatos masculinos se vuelven insoportables, sobre todo cuando la peluda femme fatate alienta sus cortejos. Cuando las hormonas arrecian, Romeo exige estar con Julieta.

Esterilizar a la hembra es la única forma de poner punto final a estos inconvenientes. Muchos veterinarios consideran que es la mejor solución no sólo para evitar embarazos no deseados, sino también para evitar las molestias que acompañan al celo.

Para perros y gatos

Ofrézcale un sucedáneo de amor.

La conducta de la hembra y sus, a menudo, insoportables serenatas son, en realidad, demandas de atención. Ayúdale a distraerse de sus problemas, mimándola más de lo acostumbrado o incluso ofreciéndole una golosina. Las muestras de afecto ayudarán a tranquilizarla.

Distráigala.

Aunque la hembra parezca estar obsesionada por una idea fija, agradecerá Otras formas de atención. Dele su juguete favorito y juegue con ella. O tiéndase en el suelo y acariciarle la barriga. Una vigorosa sesión de juego le hará olvidar momentáneamente su deseo. Revisa Puntos para evitar el aburrimiento de los perros y gatos

Póngale música

Con frecuencia, las hembras en celo se tranquilizan al escuchar una melodía relajante. A los animales de compañía les gusta la música clásica, en especial, Mozart. Pero tenga cuidado con la música estridente, con sonidos semejantes a los que podrían emitir otros animales. Ciertas tonalidades pueden incluso evocar la excitación sexual.

Déle clorofila.

Las pastillas de clorofila, de venta en tiendas de dietética, pueden ayudar a enmascarar el olor del celo.

Restrinja su territorio.

Las perras en celo pierden sangre, por lo que pueden dejar manchas indelebles en muebles y alfombras. Aunque las gatas no pierden sangre, en ocasiones orinan en distintos lugares de la casa para anunciar su «disponibilidad» a los posibles pretendientes.

En consecuencia, lo más práctico es aislar a la hembra todo el tiempo posible en el cuar­to de baño, en una jauja O en cualquier otro sitio fácil de limpiar.

Cierre la puerta con llave.

Las perras y las gatas en celo harán cualquier cosa para salir a la calle. Debe tener especial cuidado de que no escape cuando usted salga, por ejemplo, para recoger el periódico o para ir al trabajo.

Si la hembra acostumbra a pasar la mayor parte del día a la intemperie, confínela en una jaula o en una zona vallada del jardín, donde ningún macho pueda acercarse.

Tenga cuidado de los intrusos capaces de saltar la valla y no olvide vigilar al animal del vecino. No sería la primera vez que una pareja se aparea a través de una valla. En ocasiones, la pasión agudiza el ingenio.

Solo para perros

Manténgala limpia.

La limpieza escrupulosa de la secreción sanguinolenta que se produ­ce durante la temporada de celo puede ayudar a combatir el olor que atrae al macho. Sobre todo, durante la semana intermedia del celo, lave los cuartos traseros y las patas de la perra 1 o 2 veces al día.

Póngale pañales.

Para evitar que la perra en celo manche la casa, póngale pañales. En las tiendas de artículos para animales de compañia se venden bragas especiales en una amplia variedad de tallas: desde las pequeñas, para chihuahuas y gatitos, hasta las supergrandes para San Bernardos. Estas bragas están diseñadas para sujetar compresas desechables y tie­nen una abertura en la parte posterior para dejar pasar el rabo.

Estimule su apetito.

Con frecuencia, el apetito de las perras disminuye durante la tempo­rada de celo. y no es de extrañar; al fin yal cabo, tienen otras cosas en la cabeza. Para alentar a la perra a que coma (y con ello ayudarla a conservar sus fuerzas), ofrézcale manjares especiales, como alimentos para bebé o un poco de hígado cocido. Revise  Cuanto debe comer tu perro (Infografia).

Temas relacionados