c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-header-0–>

El tema del agua es una cuestión vital que, sin embargo, parece ser por el trato que suele dársele algo que aún no merece demasiada atención. O en verdad, no le damos la que debería. Sin embargo, hoy se calcula que son más de 600 millones las personas que no tienen acceso a fuentes de agua segura. Además, de acuerdo a lo que se proyecta, la demanda de agua y energía seguirá creciendo y, de continuar como hasta ahora, para el 2040 alrededor de 600 millones de niños vivirán en zonas de recursos de agua limitados.

Factores como el cambio climático, el aumento de la población, el desarrollo de la industria y el incremento del consumo, están disminuyendo la disponibilidad de agua potable en el mundo. Además, los conflictos bélicos también amenazan el acceso a las fuentes de agua potable.

En vista a esta situación, un equipo de estudiantes de Diseño Industrial del Tecnológico de Monterrey campus Puebla (México), crearon un invento que podría ayudar a cultivar en zonas de conflicto o en tierras poco fértiles, mediante la orina.

“Rise” es la nueva creación que idearon los estudiantes y que consiste básicamente en un tapete hexagonal de un poco más de un metro de ancho, formado por cuatro capas que tienen la función de filtro (filtros de carbono activo, mallas, semillas y acrilato de potasio). Ellos lo definen como un “textil inteligente” que está hecho de materiales 100% biodegradables.

De esta manera se podrían producir alimentos en zonas en situaciones críticas y, al mismo tiempo, ahorrar agua para riego. “La satisfacción mas grande es saber que como diseñadores no estamos creando necesidades, sino resolviendo necesidades globales”, explican los creadores.

Aunque para algunas personas consumir un alimento al que le fue vertido orina le resulta desagradable, los estudiantes explican que al pasar por los filtros, de ésta solo quedan los nutrientes necesarios para que las plantas puedan crecer en pocos días y sin necesitar agua.

“Rise” aún se encuentra en una etapa de experimentación, pero ya han ganado el concurso internacional RSA Student Desing Awards 2017, en la categoría “Wearing Intelligence”.

Inicialmente el proyecto fue pensado para el conflicto en Siria, pero los estudiantes quieren adaptarlo a cualquier lugar para que pueda ser usado como herramienta para garantizar la seguridad alimentaria en tiempos de escasez; por eso están en la búsqueda de compañías y organizaciones que quieran apoyarlos para potenciar su crecimiento.

FUENTE: