Tipos de Pastos

Pasto Guinea Mombasa (Panicum máximum, Jacq)

Pasto Guinea Mombasa

Pasto Guinea Mombasa (Panicum máximum, Jacq)

Origen Pasto Guinea Mombasa

Es una planta nativa del África Tropical y Subtropical, que ha sido ampliamente cultivada en América del Sur, al Oeste de la India, al Sur y Este de Asia.

Descripción del Pasto Guinea Mombasa

 El pasto guinea Mombasa es una gramínea tropical perenne, de características muy similares a la especie Tanzania, tanto en calidad nutricional, como en producción de forraje.

 

Entre sus principales ventajas  están, la tolerancia a la sequía, al encharcamiento temporal; alta calidad nutricional; excelente palatabilidad y digestibilidad. [1]

Pasto Guinea Mombaza

Clasificación botánica.

El pasto Guinea Mombasa presenta la siguiente clasificación taxonómica:

Reino:                    Vegetal

División:                 Embriophyta

Clase:                    Angiospermae

Subclase:               Monocotiledónea

Orden:                   Glumiflorae

Familia:                  Gramineae

Género:                 Panicum

Especie:                 maximum2

Morfología Pasto Guinea

El pasto guinea mombasa,  es conocido también como  india, es una gramínea perenne, con raíces profundas, éstas se ensanchan en la corona de planta formando un corto rizoma.  Las hojas son largas y anchas, muy bien distribuidas en los tallos, presentando una alta relación de hoja/tallo y al igual que una alta tasa de rebrote.  La altura de la planta depende de la variedad, yendo desde  0,80 metros  hasta más de 2,00 metros.[2]

El período de floración y producción de semilla se prolonga por un largo tiempo, dando origen a una maduración irregular en la penícula.  Estas  pequeñas semillas están recubiertas de glumas (cubierta floral), las cuales son lisas y vellosas; existen cerca de dos millones por kilogramo.

semillas guinea

 Variedades.

Actualmente  en  Colombia se están cultivando dos variedades mejoradas introducidas desde Brasil, que se caracterizan por sus excelentes condiciones agronómicas, como buena relación de hojas a tallos, alta digestibilidad, muy buena producción de forraje y magnifica capacidad de carga.

Estas variedades son la Tanzania, que se adapta muy bien a zonas secas y fértiles y la Mombasa que se desarrolla en zonas un poco más húmedas, pero no inundables. Ambas  variedades responden muy bien a la fertilización y al manejo intensivo; las producciones de carne y leche obtenidas con estas variedades de acuerdo a estudios realizados, han sido altas (Bernal, 2003)[3].

Suelos.

El pasto guinea crece en distintos tipos de suelos.  La guinea puede sobrevivir completamente a un largo período de sequía, pero solo muestra sus mejores condiciones bajo un medio  húmedo. Su mayor productividad se da en suelos franco-arcillosos (Bernal 2003).

Fertilización

Este tipo de gramínea generalmente responde bien a la fertilización nitrogenada,  después de 6 a 8 meses de implantada. Las dosis aplicadas al cultivo dependen de la fertilidad del suelo, en el cual se encuentre establecido. La fertilización con fósforo y potasio debe hacerse cada año, con el fin de mantener una alta producción de forraje y un buen nivel de fertilidad del suelo. Para estas aplicaciones se recomienda tener en cuenta el análisis de fertilidad del suelo, ya  que en algunos suelos es necesario complementar periódicamente dicho proceso con elementos  denominados menores (Bernal, 2003).

Usos

El pasto Guinea se utiliza principalmente en pastoreo. En épocas de mucha producción y por la gran altura que alcanza, puede usarse para corte, heno o ensilaje.  Debido al gran volumen de producción y a la alta calidad de forraje es una de las especies preferidas por los ganaderos para conservar, especialmente ensilada (Bernal, 2003).3

Cuando el pasto alcanza de 80 a 100 centímetros de altura o antes de iniciar la floración, se considera la época más adecuada para el pastoreo; ya que en estas condiciones presenta hasta el 60% de digestibilidad.

Para una mayor persistencia y eficacia en su utilización se recomienda pastorear con rotación, con un periodo de ocupación  por potrero  no mayor a 6 días y teniendo como descanso de 35 a 45 días, en épocas de buena humedad. En época seca y cuando no hay riego disponible, se debe aumentar los periodos de descanso para que el tiempo de recuperación sea mayor (Bernal, 2003).

Método de siembra.

 La densidad de siembra es de 5 a 6 kg. /ha de semilla sexual con un valor cultural del 70% (% de pureza x % de germinación). Debe sembrarse a una profundidad de 1 a 2 cms.  Este pasto es de fácil establecimiento cuando se usa semilla sexual, pudiéndose sembrar con voleadora manual, sembradora mecánica o al voleo manual; igualmente se puede sembrar asociado con maíz a los 70  u 80 días después de germinado éste; procurando regar la semilla entre los surcos, el lote debe estar limpio de “malezas”, haciendo más económico su establecimiento.  La siembra con material vegetativo (cepas) es más costosa por la cantidad de jornales que demanda.

Mezcla con leguminosas.

 El pasto guinea se asocia muy bien con las leguminosas, especialmente con kudzú, desmodium, centrosema, clitoria, soya perenne, maní forrajero y muchas especies nativas más. La importancia de estas mezclas, radica en que se aumenta el valor proteínico de la ración y aporta nitrógeno al suelo.

Para la siembra en asocio, se usan de 5 a 6 Kg. de semilla de guinea seleccionada y  luego se toman los Kilogramos de semilla necesarios (generalmente de 2 a 5 Kg.), de acuerdo al tipo de leguminosa escogida (Bernal, 2003).

Producción de forraje.

Esta gramínea bajo condiciones naturales y en suelos relativamente fértiles, puede  llegar a producir de 12 a 15 toneladas de forraje seco por hectárea / año (aproximadamente de 60 a 75 toneladas por hectárea / año de forraje verde); realizando cortes cada 7 a 9 semanas y aplicando urea a cantidad de 50 Kg / ha / año se han alcanzado rendimientos de 30 a 40 toneladas / ha / año de forraje seco (aproximadamente 150 a 200 toneladas / ha / año de forraje verde).

En pastoreo continuo y bajo condiciones naturales, puede mantener de 2 a 2.5 animales por hectáreas; aplicando fertilización, riego y rotación de potreros su capacidad de carga puede aumentar de 5 a 6 animales por hectáreas (Bernal, 2003).

Control de plagas y enfermedades.

Para esta especie se han reportado pocas plagas de importancia económica; sin embargo, algunos insectos como los gusanos comedores de hoja (gusano ejército), pueden presentar ataques eventuales de alguna significación. Algunas veces se presenta el carbón en la espiga y el Helminthosporium en las hojas, en forma leve. No se recomienda controles químicos como tratamiento  fitosanitario (Bernal, 2003).

Producción de semillas

El pasto guinea muestra abundante floración pero su recolección y beneficio son difíciles. Por lo tanto es necesario utilizar semillas seleccionadas y beneficiadas con alta tecnología, que aseguren un producto de superior calidad. La semilla tiene un porcentaje elevado de cariópsides vacías  o semillas vanas (Bernal, 2003).

Otros pastos

Bibiografia

[1] Curso virtual de Agrostología. Capitulo 1: Gramíneas y leguminosas forrajeras

[2] BLANQUICET y SIERRA. 2007. Caracterización de hongos formadores de micorrizas arbusculares y visiculo arbusculares nativas, asociadas con el pasto Guinea mombasa, bajo diferentes fuentes de abonamientos. Proyecto de grado.

 [3] BERNAL E., Javier (2003): pastos y forrajes tropicales, producción y manejo. Banco ganadero.   Cuarta    edición. Bogotá.  p 417 – 421

[4]  CUADRADO, MEJÍA et. al. 2002. Ensilaje del pasto guinea (Panicum maximum) cultivar mombaza para romper la estacionalidad de la producción. CORPOICA –Turipaná.  Cereté-Córdoba.

1 Comentario

  1. Adolfo

    Quiero aprender más de variedades y manejo de pastos de rápido crecimiento

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Revisa Política de Privacidad

Revisa Política de cookies

Tema creado por Anders Norén