La culpa no es de la vaca

 

Por MV Jairo Faría Romero. Venezuela.

 

Después de muchos años de investigaciones y pesquisas, los estudiosos de la materia encontraron que La culpa de la la baja e ineficiente producción de leche y carne, que hacen el negocio de la ganadería, poco atractivo, no son sus vacas ni su genética, pues hay otros sospechosos de la baja producción y baja rentabilidad de las fincas en nuestros países tropicales analizando los problemas de la ganadería.

Encontraron que desde hace décadas estamos alimentando y durmiendo con el enemigo; este es: EL MAL MANEJO DE LOS PASTIZALES.

(También te puede interesar: Fabricas de biofertilizantes colapsan)

Abusamos de la capacidad de sustentación de nuestros pastizales, cuando los pastoreamos con altas cargas instantáneas, y por mas de tres días en cada potrero, en tal sentido que el ganado termina consumiendo el rebrote,.

Ésto hace que las raíces se debiliten consumiendo las reservas sin concederle el tiempo de reposo necesario para acumularlas de nuevo.

El consumo de estas reservas disminuye la oferta forrajera y por ende las condiciones nutricionales de los pastos, hasta terminar por desaparecer por completo.

Pero ademas de loa anterior agredimos el suelo con el uso de fertilizantes químicos, herbicidas, invermectinas que se van con las excretas que lo acidifican, y exterminan la biota del suelo; vale decir: escarabajos, lombrices, miriapodos, o cienpies, y millones de microorganismos que lo hacen naturalmente fértil.

Por otra parte, eliminamos los arboles en los potreros, cuyas raíces extraen nutrientes desde las capas mas profundas del suelo y la depositan en la superficie como hojas ramas flores y frutos, cuya sombra mantiene la humedad del suelo y evitan la muerte de la biota por insolación.

Ante esto EL SILVOPASTOREO VOISIN, se convierte en la técnica ganadera mas racional, orgánica y eficiente del mundo, esta llamado a revertir esas situación.

No a merita inversión cuantiosa, mas allá de unas cercas eléctricas y unos bebederos cuyo costo se cubre a corto plazo con los beneficios generados y la disminución de los costos de producción por el ahorro de mas del 50% de los insumos.

Deje de dormir con el enemigo, abandone la ineficiencia.