Origen: Antigua raza Italiana, lograda a partir de cruzas de vacunos importados e indígenas y la estabilización de estos descendientes en el ambiente local. La raza mejorada de Romaña (gentile), que se desarrolló en las llanuras, es de más talla y más precoz que la raza montaraz de Romaña (di montagna), aunque ésta última es superior para el trabajo.

Distribución

El ganado de Romaña domina en las provincias de Forlí y Ravena, extendiéndose por las provincias de Bolonia, Faenza, Pesaro, Rovigo, Padua y Venecia. Los bueyes se venden a otras zonas. Se encuentran en los ricos suelos de las llanuras, en las colinas más bajas y en las laderas de las montañas.

Características físicas

El pelo corto y sedoso es gris, con matices más obscuros en el pescuezo, las espaldas, alrededor de los ojos y las patas. La capa es menos obscura en las hembras; la piel está pigmentada y la lengua, hocico y orificios naturales; la borla de la cola y las pezuñas son negros. La piel es flexible, suelta y de grosor mediano.

La cabeza es de perfil recto, frente ancha y cara relativamente corta con morro grande. Los cuernos de longitud mediana, negros en la raíz, se vuelven amarillos en la base, y tienen pitones negros; brotan hacia afuera, hacia arriba y hacia adelante en los machos, pero en las hembras las puntas se tuercen hacia atrás.

El tronco es rectilíneo en su perfil y cilíndrico; el tórax es profundo y los costillares bien arqueados; las espaldas son musculosas; los lomos y el dorso son anchos y de mediana longitud. Los cuartos traseros son largos y amplios, pero descienden en declive desde la espina dorsal. La patas son relativamente cortas, musculosas y de buena osamenta.

Pesos y rendimientos

Machos:

1 año: peso promedio de 455 kg.
2 años: peso promedio 725 kg y 146 cm de alzada
Adultos: 1,100 kg y 158 cm de alzada

Hembras:

1 año: peso promedio de 335 kg
2 años: 500 kg y 136 cm de alzada
Hembras adultas: 640 kg y 144 cm de alzada

Características funcionales

El promedio de los pesos al nacer es de 46 a 51 kg, para los machos, y de 41 a 45 kg, para las hembras. Estos animales, bien conformados, se han desarrollado para la producción de carne y trabajo; son robustos y sanos, relativamente cortos de patas cuando están bien alimentados, y musculosos.

Son dóciles y potentes, activos y buenos trabajadores; poseen excelente capacidad de crecimiento, desarrollo corporal y engorde. Los músculos llegan bastante abajo en las patas, de manera que las proporciones de la canal son satisfactorias. La calidad de la carne es buena, sabrosa, marmorizada, tierna y de fibra fina. Se obtienen rendimientos a la canal de 58 a 60% con los cebones, y de 55 a 60% con los bueyes y vacas para carne.