Resultado económico del PRI en un sistema de ceba

Por Kevin Gonzalez Martinez

Zootecnista 

Según VÉLEZ y GIL (2002), el resultado económico del PRI siempre será superior a la ceba tradicional de pastoreo, ya que los kilos/ha/año puede ser de 800 kilos/ha/año en lugar de 350 kilos, que ha sido el índice promedio de los últimos 5 años de  ceba en el caso de  la hacienda  Santa Elena con un total de 40.000 cabezas vacunas. Esto nos da un incremento del 128% en la producción por hectárea y una reducción en los costos de producción debido a menor control de maleza, menos mano de obra, entre otros, de hasta un 20%.

En un estudio de un modelo de producción de carne en un sistema de pastoreo en el Valle del Sinú, se encontró que la ganancia neta de peso por hectárea durante el periodo fue de $577.683 (Us $222), en tanto en la época seca la ganancia neta por unidad de superficie fue de $842.132 (Us $324), proyectado a un año, las ganancias netas alcanzarían $1.539.083 (Us $592) y  $1.726.843 (Us $664), respectivamente para la época de lluvia y sequía para el caso que se mantuvieron durante el año las ganancias por animal al igual que los costos. La rentabilidad mensual de la inversión obtenida fue de 4.32% para la época de lluvia, siendo superior a la alcanzada  durante la época seca que fue de 5.67%, convirtiéndolas muy atractivas, ya que superan a la ofrecida por la banca comercial (MONTOYA et al., 2003).

Según PINHIERO (1973), para que estas iniciativas alcancen el éxito y que sus responsables tengan resultados financieros positivos mediante una adecuada retribución,  para ello es necesario que se realice una real implantación de PRI, no debiendo confundir a éste con una manera división de pasto o una rotación indiscriminada de los potreros. El PRI, sin ser algo milagroso, ofrece un significativo retorno financiero, siempre y cuando exista un proyecto adecuado, recursos financieros y técnicos para su implantación y explotación.

Otros resultados del PRI

La fertilidad, Incremento creciente del potencial del suelo, ya que las consiguientes concentraciones de las disposiciones,  asume vital importancia en el mejoramiento del tapiz herbáceo que con el tiempo, se convertirán en pastadas permanente haciendo innecesarios en algunos casos  el uso de  fertilizantes artificiales por mayor incorporación de nutrientes orgánicos  (PINHEIRO, 1973; VÉLEZ y GIL 2002).

Según GUEVARA (1994), El  producto obtenido es de alta calidad biológica, unos de los factores críticos de la aplicación de esta tecnología, están definidos por la complejidad del manejo del pastizal y el cercado y el suministro del agua en los cuartones y esto pudo ser influenciado por la suplementación y el manejo estratégico de la distribución anual de los partos.

Se realiza un uso armonioso de los recursos naturales y su respectiva preservación y mejoramiento de esto debemos admitir y comprender que tanto la conservación de los recursos naturales, como el buen trato a los animales y la aplicación de métodos ecologistas de producción, no son lirismos ni utopías  de mentes sensibleras si no, por el contrario, constituyen un método racional del uso del pasto, con productividad creciente costos declinares y mínimo impacto ambiental (VELEZ y GIL, op cit).

 Social: más oportunidad de trabajo;  donde la capacitación del personal, estimulo y motivación por parte del empresario ganadero es el punto clave fundamental en todo rodeo de producción pastoril (PINHEIRO, op cit; VOISIN, 1967; MESSINA, 2005).

Descargara el articulo en PDF aqui