Definición: La tricomoniasis es una enfermedad genital del ganado bovino; se caracteriza por provocar esterilidad, aborto temprano y piómetra.

Etiología: El agente causal es un protozoario flagelado llamado Trichomonas fetus. 

Epidemiología:La tricomoniasis es de distribución mundial y repercute de manera importante, sobre todo, en el aspecto económico del ganado cárnico. En el ganado Lechero tiene menos importancia, por la mayor difusión de la inseminación artificial, siendo ésta última, un efectivo método de control.

Patogenia:Por lo general, la tricomoniasis se introduce en un rebaño al agregar una vaca o toro infectado, que la transmite por medio de la monta o coito. Puede ocurrir que el toro sea el que infecte a la vaca, pero también puede suceder a la inversa.




Signos clínicos: La mayoría de los toros no muestran signos de la enfermedad, pero en ocasiones puede haber una ligera balanopostitis, presentándose poco después de que el toro ha sido infectado, ésta se caracteriza por la formación de pequeños nódulos y secreciones mucopurulentas. Estos signos desaparecen  posteriormente, pero puede persistir una ligera secreción mucosa.

En el caso de las hembras, la mayoría desarrolla una vaginitis de gravedad variable, la cual se presenta entre 3 y 9 días después de haber sido cubiertas por un toro infectado. La vulva y la vagina pueden estar edematosas e hiperémicas. Un pequeño porcentaje de las vacas infectadas desarrollan vaginitis crónica, presentando una textura rasposa. La infección puede desarrollarse en la vagina, pero con mayor frecuencia llega a infectar al útero a través del cérvix (metritis).

Útero de vaca Jersey con metritis por Trichomonas.




Posteriormente, las vacas infectadas aparecen con piómetra, que puede ser resultado de la muerte y maceración del embrión. Una vez que se realiza la concepción, generalmente ocurre la muerte embrionaria entre la primera y la decimosexta se manas. Este aborto temprano hace que muchas vacas infectadas tengan un estro retardado. En los primeros cuatro meses de gestación puede ocurrir el aborto, pero después del quinto mes la posibilidad se vuelve mínima.

En el caso de que sucediera el aborto, los fetos generalmente presentan una coloración grisácea y permanecen envueltos en sus membranas. No existen signos de putrefacción, y la Trichomonas Fetus se puede observar en los líquidos fetales. Después de pasar por tres ciclos de estro sin cargarse, la mayoría de las vacas quedan libres de la infección, es decir, adquieren inmunidad local, la cual puede demostrarse, sin embargo, ésta no es adecuada para prevenir la infección.

Diagnóstico: La historia del rebaño y los signos clínicos pueden ser indicadores de tricomoniasis, pero el diagnóstico definitivo depende de la confirmación de la presencia de Trichomonas Fetus en el material tomado de los genitales de un toro o de una vaca. Todos los toros deben ser examinados, ya que es posible aislar al T. fetus a través de lavados prepuciales. La detección en el caso de las vacas, es más variable debido al ciclo estral. Las vacas con piómetra ofrecen una excelente oportunidad parael diagnóstico, sin embargo, en las que tienen vaginitis, el diagnóstico de la presencia de T. fetus, es más difícil.

En los fetos abortados, el líquido gástrico especialmente del abomaso y el amniótico, pueden tener abundantes tricomonas. Cuando se sospecha de la presencia de la enfermedad, y se dificulta encontrar al microorganismo, el tiempo óptimo para tomar muestras y dar un diagnóstico preciso, es de 7 a 21 días después del apareamiento. Las pruebas de aglutinación del moco Vaginal y del suero sanguíneo también pueden ser utilizadas.




Tratamiento: El tratamiento de los toros se realiza mediante lavados prepuciales o tratamientos con ungüentos, basados en acriflavina, los cuales tienen 90% de efectividad. Estos tratamientos pueden hacerse con el toro en pie, con previa analgesia peneana. Se recomienda la aplicación de estrógenos, a razón de 50 mg de dietilbestrol, y prostaglandinas a las Hembras infectadas que presentan piómetra, para estimular las contracciones y lisar al cuerpo lúteo, de esta manera se facilita la limpieza del útero. Se utilizan infusiones vaginales a base de acriflavina.

Control: Cualquier control debe cuidar, básicamente, la prevención de la infección durante el coito. La medida más sencilla y, por lo tanto, la más eficaz para prevenir la transmisión venérea es eliminar a los toros de la granja e introducir la inseminación artificial.