Cinco consejos claves para enfrentar la cojera en las vacas

Una y otra vez, la investigación muestra que existen múltiples factores de riesgo diferentes que resultan en la cojera de una vaca. Desde el alojamiento de vacas y las camas hasta el manejo del estiércol, la nutrición, la higiene de la vaca y el programa de despezuñe o recorte, hay muchos factores a considerar.

Esta es la razón por la cual hay tanto enfoque en identificar vacas cojas. Si nos enfocamos en identificar la cojera prematuramente, podemos actuar temprano y asegurar que las vacas ligeramente cojas mejoren y regresen como miembros productivos al hato de ordeño, y podemos trabajar hacia atrás para identificar los problemas específicos que causan la cojera en las vacas.

En otros artículos nos hemos enfocado en las cojeras desde el punto de vista del veterinario, pero esta vez, lo haremos desde la perspectiva de otro asesor en el establo. En este caso, es el Canadiense Jaime Sullivan, Despezuñador o Recortador de pezuñas de Rippleview Hoof Care en Manitoba y esto fue lo que nos dijo:

No aceptes que las vacas cojas son normales

Esto puede parecer obvio, pero en la industria actual, se está volviendo “normal tener unas pocas vacas cojas”. Nuestra perspectiva o marco de referencia, está actualmente configurado para ver esto como “la norma”, lo que significa que a menudo no lo hacemos. Vea esto como un problema o prioridad importante.

Esto es un problema porque nos impide abordar problemas subyacentes que causan cojera, y es una pendiente resbaladiza hacia abajo donde lo anormal se vuelve normal. Sullivan dice que sus mejores clientes por bajo nivel de cojera simplemente no aceptan tener una vaca coja.

Es como los productores que se enfocan en prevenir la mastitis de la vaca en todo momento: el resultado final es tener conteo de células somáticas considerablemente bajos. Y al igual que las infecciones de ubres, las vacas cojas están destinadas a aparecer, pero simplemente se trata de tener un plan de acción establecido para que usted y su personal puedan tomar decisiones inmediatas y efectivas sobre cómo abordar el problema.

Tenemos que abordar las lesiones infecciosas

Con la dermatitis digital que presenta más del 40 por ciento de la cojera de la industria, Sullivan dice que es el lugar obvio para comenzar. Especialmente porque en el día del recorte, el Despezuñador puede hacer un poco para ayudar a controlar la dermatitis digital además de modelar el pie. Sullivan también enfatiza a los clientes que los hatos con altos niveles de dermatitis digital tienen una mayor probabilidad de tener otras lesiones debido a cambios en los pies y piernas de la vaca y su comportamiento.

Más específicamente, esto ocurre debido a la transferencia de peso, el cambio de marcha, el aumento del crecimiento del talón (que causa el cambio en la conformación de la uña) y los cambios en el comportamiento al echarse y comer. A fin de cuentas, debemos capacitar al personal sobre la identificación adecuada de las diferentes lesiones infecciosas y contar con protocolos de detección temprana y tratamiento.

Lo que es más importante, estos deben estar en su lugar para que los esfuerzos de prevención con baños de inmersión de pie sean exitosos.

Registros, registros y más registros

Nuestras recomendaciones hasta el momento se han centrado en establecer protocolos y planes de acción adecuados para detectar y abordar problemas de manera temprana. Sin embargo, como dice Sullivan, es necesario que sepa dónde están sus problemas reales para desarrollar protocolos efectivos para prevenir y mejorar y esto comienza con el mantenimiento de registros precisos y actualizados.

Le puede interesar Pododermatitis Bovina

Él sugiere que hay una buena posibilidad de que su despezuñador tenga algún tipo de programa de computadora para registrar lesiones o que tenga datos de días de recorte ingresados en el programa del establo, como el DairyComp 305.

Úselos para informar sus protocolos. Por ejemplo, un hato con un problema de úlcera de suela, tendrá diferentes lugares para buscar soluciones (tiempo de pie, comodidad del establo, etc.) que tener problemas de enfermedad de la línea blanca, que son un problema de trauma (manejo de suelos y manejo del ganado) o lesiones infecciosas, que son problemas de higiene.

Los registros también son cruciales para rastrear las tendencias, por lo que puede identificar problemas potenciales antes de que se conviertan en problemas graves. Por ejemplo, Sullivan dice que la hemorragia de suela y las hemorragias de línea blanca son solo etapas tempranas de úlceras y enfermedades de la línea blanca y un aumento en el día de recorte debería hacer sonar la campana de emergencias.

Es fantástico hacer un seguimiento de estos problemas, y con las computadoras, teléfonos, tabletas y aplicaciones, se ha vuelto más fácil que nunca. Pero debemos usar esta información y tomar medidas para que sea efectiva y valiosa.

Esté preparado para el día del recorte

Como despezuñador ocupado, esto no debería ser una sorpresa tan importante para Sullivan. Estar listo para el día de recortes va más allá de tener un lugar adecuado para que el despezuñador tenga vacas esperando en un corral de espera. Él quiere que la mayoría de las vacas que estén en la línea para recorte estén por propósitos de prevención.

Es decir, que las vacas se secan a mitad de la lactancia o de 80 a 100 días en leche. Sullivan dice que la frecuencia de los ajustes de prevención más allá de eso será específica del hato, dependiendo de la falta o el desgaste excesivo, del entorno del establo. Una discusión con su despezuñador sobre la frecuencia de los recortes preventivos debe tener lugar.

Si la mayoría en su lista son vacas cojas y dedos largos (acciones correctivas), entonces será difícil mejorar el bienestar de la vaca y la rentabilidad de la granja a largo plazo. Hable con su despezuñador sobre cómo pueden trabajar juntos para mejorar.

Reuniones del equipo de Asesores

Sullivan es gran defensor de las reuniones del equipo de Asesores.  Le gustaría ver a todos los asesores agrícolas (veterinario, despezuñador, nutricionista, etc.) teniendo al menos una reunión informal junto con el productor y los empleados clave de la granja. El beneficio de hacer que todos estén en la misma página y trabajar para lograr los mismos objetivos es invaluable. Sino, cada asesor puede estar yendo en una dirección diferente y al final, se logra muy poco.

Aquí es donde los buenos registros de la computadora y la comunicación de rutina se vuelven importantes. Estas herramientas le brindan a usted y a sus asesores una visión rápida de la salud de las pezuñas. También se pueden usar para medir el éxito o déficit de los protocolos actuales.

Al final del día, es importante que el equipo de su establo (incluidos los asesores) tengan claros sus objetivos de salud y planes de acción y su papel para lograrlos.

Bueno, ahí lo tiene. Cinco pasos clave para mejorar la cojera, desde la perspectiva de un despezuñador. Recuerde, hable con su propio despezuñador, el personal y otros asesores para elaborar un plan adaptado a sus objetivos de salud de la pezuña y del establo.

Enfóquese en establecer metas, actuar, reflexionar sobre lo que funciona y reajustarse según sea necesario. Tomar estas medidas puede ayudarlo a reducir la cojera, mejorar la salud de las pezuñas y el cuidado de los animales y la rentabilidad del establo.

No Olvides suscribirte aqui para que te lleguen nuestras publicaciones al correo

Mas informacion

Artículo hecho por: Steven Roche, Director y Consultor Principal de HACER para Progressive Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.