Istalaciones Equinas

El alojamiento de los caballos es fundamental y su orientación va depender de la zona. Según la zona la zona geográfica, se debe procurar que las construcciones queden ubicadas en dirección este-oeste para climas cálidos, buscando que su interior permanezca fresco la mayor parte del día.

Para climas fríos debe estar en dirección norte-sur buscando un ambiente tibio dentro de la construcción. Para zonas con vientos muy fuertes y fríos, se recomienda tener barreras vivas, aproximadamente a unos 10 metros de las caballerizas. 

El alojamiento debe permitir un espacio adecuado en los pasillos para permitir el movimiento seguro de los caballos y sus cuidadores. En las caballerizas no debe existir ningún objeto saliente que pueda lastimar a los animales.

Las paredes deberán ser lo suficientemente altas para prevenir las interacciones con los caballos alojados a los lados. Las paredes, puertas, ventanas, comederos y bebederos, independientemente de  los  materiales utilizados, no  deben  presentar superficies angulares o formas que puedan causar daño físico a los animales.

Es recomendable diseñar las puertas de 1,6 a 2 m de ancho y de 3 m de alto, aproximadamente, para facilitar el movimiento de los animales, sin riesgo ni lesiones.Debemos tener en cuenta que nuestros caballos permanecen mucho tiempo confinados en sus cuadras, por este motivo, un correcto diseño resulta imprescindible.

1. Espacio y densidad de las instalaciones equinas

Un caballo necesita como mínimo un alojamiento de 3 x 3 m.

Las dimensiones ideales son 3.50m x 3.50m x 3m para el caballo, para el pony 3m x 3m, ya que se les debe proporcionar la facilidad de moverse sin que tenga un percance con alguna pared al momento de acostarse o levantarse.

El espacio debe estar acondicionado para la comodidad del animal como es la luz ya que la oscuridad artificial puede afectarlos en su visión, debe contar con una excelente ventilación de lo contrario puede presentar diversos trastornos bronquiales.

Densidad de población.

Idealmente los caballos deberán alojarse en caballerizas individuales de por lo menos 3.5 x 3.5 m x

3.0 m y tener acceso a un corral de ejercicio de 10 x 27.5 m ó mayor. Después del destete es conveniente que cada animal tenga una caballeriza separada. En el corral de ejercicio se debe mantener una separación por edad y compatibilidad.

2. El Piso de las instalaciones equinas 

El suelo debe ser fácil de limpiar y no resbaladizo.

El material más usual es el recebo compactado. Estos pisos son flexibles, absorbentes, silenciosos, blandos, conservan una agradable temperatura, mantienen los cascos húmedos y brindan agarre al pisar. Antes se coloca gravilla o piedra porosa y arena como material base filtrante, de 15-20 cm sobre el suelo original, para que sirva de drenaje y finalmente se pone una capa de recebo apisonado y nivelado de por lo menos 15 cm de espesor, con pendiente hacia la puerta no mayor al 2%.

Una mezcla formada por 2/3 de arcilla y 1/3 de arena, drena bien, tiene problemas de olor mínimos y se renueva con facilidad. La arena sola tiene el inconveniente que se pueden ingerir algunas partículas, aumentando el riesgo de cólico.

Los pisos de concreto, asfalto o ladrillo en general son duraderos, no requieren mantenimiento, son fáciles de limpiar e higiénicos, tienen el inconveniente de ser rígidos y no tienen capacidad de desagüe, también están asociados con una mayor incidencia de lesiones en las extremidades como trastornos de ligamentos y tendones.

Son muy fríos y al ser deslizantes cuando están mojados son peligrosos para caídas, precisan una cantidad considerable de cama y/o que los caballos permanezcan al aire libre mínimo durante 4h/día. Los pisos deberán tener una superficie durable, no resbalosa. 

Los pisos de madera, usados algunas veces en Europa para pisos elevados, carecen de durabilidad, son absorbentes, difíciles de limpiar, acumulan la orina, también conservan malos olores, son deslizantes cuando se humedecen, son propensos a atraer roedores y en general son poco higiénicos, no obstante brindan una buena tracción y constituyen una superficie tibia.

Los pisos deben ser antirresbaladizos y de superficie dura; no deben generar frío; se debe adecuar un buen drenaje. Existe un tipo de ladrillo especial para las cuadras, el concreto que es el material más usado hoy en día, hay otras alternativas posibles como ladrillo, pavimento, cemento rugoso, caliza o tablillas.

Los pisos, independientemente del material con el que se construyan, deben tener una pendiente del 2%, para facilitar un adecuado drenaje, esta inclinación debe quedar lo más alejado de la puerta, formando la alcantarilla para facilitar la limpieza del mismo.

3. El techo

El techo tiene que aislar tanto del frío como del calor:  Los techos también deberán tener una altura adecuada, de 3 m para permitir al caballo asumir una postura normal y evitar lesiones en la cabeza.

4. La cama para los caballos

Debe estar limpia y seca, con un grosor mínimo de 20 cm, siendo superior junto a las paredes para evitar traumatismos. En la práctica se suele colocar la mayor cantidad en el centro buscando que la cama sea más confortable y consiguiendo, sin embargo, que sea menos segura. Los tipos de cama pueden ser los siguientes :

19-Sin título

Se debe proporcionar suficiente cama en la forma de aserrín, paja, cascarilla de arroz o algún otro material adecuado. Deberá existir un drenaje adecuado para evitar problemas en los cascos y que el animal se ensucie innecesariamente, pero su función principal es la de absorber la humedad causada por el estiércol y la orina. El mantenimiento de la cama debe ser diario, y preferiblemente cuando el animal no esté en la pesebrera. Procurando así animales limpios y secos, y el medio ambiente libre de olores. Los animales no deberán tener acceso al estercolero para evitar infestaciones de parásitos. También  te puede interesar (Áreas para la inyección en equinos)

5. Las paredes

Deben ser perfectamente lisas para que no se rocen. No debe tener ningún saliente, por pequeño que éste sea. Las paredes de separación entre cuadras no deben llegar al techo, para favorecer la ventilación.

6. El comedero y el bebedero

Se deben situar lo más lejos posible entre sí. El comedero y bebedero deben ser cuidadosamente diseñados e instalados para evitar que se enganche la cabezada.

 Los caballos están adaptados a comer a nivel del suelo. Sin embargo, cuando la comida se deposita en un comedero adecuado, se evita el desperdicio y se mantiene la salubridad y el control de la comida. Serán suficientes para contener 6.5Kg de cereal y se situaran de forma conveniente y donde sea fácil su limpieza.

Si se sitúan en la parte anterior del compartimento del caballo, el personal responsable de la distribución del pienso puede observar la conducta del caballo cada vez que recibe la ración, otros criadores prefieren por comodidad y seguridad, que se ubiquen de manera tal que el trabajador dosifique la ración sin necesidad de entrar a la caballeriza.

 El agua debe estar siempre limpia y disponible a libre acceso o proporcionárselas por lo menos dos veces al día. Los requerimientos de agua dependen de varios factores, tales como la temperatura ambiental, la función del animal y la composición de la dieta. Sin embargo un caballo en general requiere de 2 a 4 L de agua por cada Kg. de materia seca.

 Un caballo con dieta de mantenimiento en un ambiente termo neutral puede requerir de 15 a 35 L, pero uno que está trabajando y sudando o lactando puede requerir de 50 a 80 L.

 Tenemos también los comedores de heno, los más cómodos de utilizar son del tipo triangular curvo, los cuales deben colocarse a 120 cm. del suelo evitando algún contratiempo con el caballo al momento de levantarse. Al utilizarse las argollas para colgar el heno y los arrendaderos debe estar aproximadamente a 1.60 m, éstos sujetos con un nudo corredizo que facilite el correr de la red sin caerse a medida que el caballo come y evitando que se le enreden las extremidades.

8. Las puertas y Las ventanas

Deben ser grandes para evitar traumatismos, siendo preferibles las de dos hojas que mejoran la ventilación y la iluminación.

Se deben abrir por arriba y hacia dentro de manera que el aire que entra se dirija hacia la parte superior.

  Es aconsejable poner una reja entre las cuadras que les permita verse pero no morderse. Además mejora la ventilación y la iluminación. En base a lo explicado, podemos concluir que una cuadra debe ser espaciosa, segura, confortable, ventilada, luminosa y seca.

 Es fundamental una buena iluminación y ventilación. Por ello son más adecuadas las cuadras exteriores. Una caballeriza bien iluminada y con acceso a un corral de ejercicio es deseable para que los caballos se mantengan en condiciones óptimas de salud y tono muscular. 

   Bajo condiciones de laboratorio o en instituciones educativas, se deberá proporcionar un cuarto o área separada de la  zona de las caballerizas para realizar procedimientos de preferencia con una manga de manejo.

   El alojamiento del potrillo, será amplio y deberá poseer puerta que abra directamente hacia la manga de pastoreo, por seguridad deberá estar separado de los alojamientos de los caballos adultos. La puerta debe permanecer abierta, esto brinda la posibilidad de que el potrillo disfrute de aire fresco, luz solar y ejercicio adicional.

   Las yeguas gestantes tendrán un área de alojamiento similar, con la excepción de que no tendrán libre acceso a la pradera; las yeguas vacías (no gestantes) se mantendrán en campo, alejadas del resto del yeguerizo dado que éstas están más dispuestas a correr y cocear a las demás.

  Hay tres tipos básicos de alojamientos:

 a) Establo. Los caballos permanecen atados en los establos, aunque existe controversia respecto a su Información objetiva en relación con el uso de los establos aún no se encuentra disponible, pero se  debe tener  en  cuenta el  bienestar animal antes  que  la comodidad humana.

 b) Pesebreras abiertas. Están construidas típicamente en hileras. Un techo saliente encima del frente de las pesebreras puede proveer refugio a los caballos y ayudar en los climas inclementes. La mitad superior abierta de la puerta de la pesebrera les permite a los caballos disfrutar del aire fresco y de un ambiente estimulante. Las pesebreras abiertas también pueden ser construidas alrededor del diseño de un patio.

Caballeriza.

pesebreras para caballos

Las caballerizas se construyen en muchas formas y tamaños que varían desde bajas y largas, para ocupar hasta con 100 caballos, hasta mini caballerizas, que se ocupan con una docena de caballos.

Las caballerizas tienen ventajas y algunas desventajas: entre las primeras, hay un costo adecuado para su construcción, facilitan un excelente ambiente de trabajo y usan el espacio abierto; es decir, las trancas abiertas entre las pesebreras dentro  de  la  caballeriza,  ayudan  a  suplir  las  necesidades  de comportamiento de  los caballos. La desventaja principal está asociada con las grandes caballerizas de baja altura, en las cuales puede ser difícil lograr una adecuada mezcla del aire. 

Algunos países han construido pesebreras individuales dentro de un corral o cobertizo grande, los cuales pueden encontrarse en el pasillo central que posee puertas en sus extremos, este tipo de construcción se adopta principalmente en las regiones frías, y puede ser adoptada en todo tipo de regiones ya que tiene gran facilidad de transformación. 

No importando el tipo de construcción es importante que estos cuenten con pesebres para los alimentos concentrados, el recipiente para el heno y un anillo para atar tanto el fardo de heno o que puede ser utilizada para atar al caballo mientras se le cuida. 

Los bebederos pueden ser automáticos, esto es recomendable, ya que el caballo como hemos explicado es de costumbres y pronto se acostumbrara, también puede ser en  cubos, los cuales deben ser fijos  y seguros evitando que se volteen, tienen que estar siempre limpios ya que al momento de beber, el caballo suelta babas y con frecuencia se forma el limo, por este motivo deben fregarse con frecuencia. 

Existen distintos tipos de caballerizas, las que son aisladas y las colectivas, las aisladas deben ser de dos piezas, inferior y superior, el de tipo inferior se debe conformar por dos piezas con dos cerrojos exteriores en la parte de arriba y otro en la parte de abajo, facilitándole al mozo el cierre inferior. La parte superior de este tipo de caballeriza, debe estar siempre abierta de tal manera que le dé libertad al caballo de saber lo que pasa a su alrededor y sólo se cerrará cuando ocurran malos tiempos. 

El techo debe sobresalir aproximadamente 1 m. delante de la fachada de esta manera en tiempo de lluvia el animal puede asomarse y puede ser alimentado sin ningún riesgo a mojarse. Las de tipo colectivo son ventiladas por las ventanas y puertas del lugar, siendo la puerta de una sola pieza. 

Como hemos mencionado anteriormente todos los tipos de caballeriza deben tener ventilación, iluminación y otros factores que serán tratados más adelante, todo con el debido cuidado, ya que el animal puede recibir percances si estuvieran colocados de una forma inadecuada. 

Los animales estabulados que no reciben suficiente ejercicio se aburren y como consecuencia pueden presentar ciertos problemas de comportamiento tales como: bamboleo, morder el borde del pesebre o de la puerta, tragar aire, masticar madera o caminar en círculo por la caballeriza.




higiene en las instalaciones para caballos

La higiene y el ambiente físico de un establo pueden afectar la seguridad y el bienestar del caballo mediante:

a) El incremento  en  la  magnitud  de  las  oportunidades  de  microorganismos  infecciosos, parásitos, gases nocivos y partículas irritantes o alergénicas.

b) La alteración de la resistencia local o sistémica (orgánica) del caball c) El incremento del riesgo de daño físico.

d) Fallas para llenar las necesidades de comportamiento del caballo.

El diseño y el manejo de un establo dependen lógicamente de la evaluación de estos efectos.

 Se debe sacar todos los días el estiércol de los establos tanto por la por la mañana como por la tarde, esto evitara el desarrollo de los patógenos que pueden enfermar a los animales.

Cuando el caballo no esta en la caballeriza por alguna razón, aprovecha la ocasión para remover totalmente la cama, procura que las partes más profundas queden en la superficie y asegúrate que toda la cama se encuentre seca y ventilada. Por lo menos una vez a la semana cambia una parte de la cama. 

Si llevas un buen manejo de limpieza el cambio total de la cama lo puedes hacer cada 20 ó 30 días. Cepilla el comedero a conciencia por lo menos una vez a la semana para retirar todos los residuos de alimento que pudieran estar adheridos ahí, para evitar que se descompongan y enfermen a tu caballo.

Si tu caballo no consume todo el alimento, retira las sobras para que no consuma alimento en descomposición, no aumente su ración del día al agregar nuevo alimento, y conozcas con exactitud cuánto comió. Si tu caballo deja de comer es indicativo de alguna enfermedad, malestar o falla en la dentadura Limpia diariamente el bebedero, retira los restos de alimento y tierra que encuentres en él. 




El Ambiente adecuado para caballos

Se debe tener en cuenta las siguientes consideraciones al momento de construir o seleccionar una caballeriza para los caballos:

Temperatura.

La temperatura interna de las instalaciones y la ventilación dependen en gran parte del clima, del número de animales alojados y de los materiales empleados en la construcción de las mismas. Los caballos pueden tolerar bajas temperaturas siempre y cuando exista suficiente protección de los vientos y lluvias extremas.

De igual manera pueden tolerar temperaturas altas siempre y cuando se les proporcione sombra en praderas y una ventilación y humedad apropiadas en las caballerizas. Debe existir suficiente agua potable y fresca disponible en todo momento., especialmente en climas calurosos. La temperatura óptima se encuentra entre 10 y 15ºC, aunque pueden tolerar de – 7 a 29ºC si se alojan en caballerizas secas y libres de corrientes de aire.

Ventilación.

La temperatura, los niveles de vapor de agua, las concentraciones de gases nocivos, el polvo y los microbios son afectados por la ventilación. Así mismo, ayuda al control de la condensación, disminuye el nivel de patógenos transportados en el aire, los cuales no pueden ser controlados por otros medios, y ayudan a prevenir el enmohecimiento de los materiales de la cama.

Una construcción bien planeada debe permitir un adecuado intercambio de aire, que ayude a reducir la humedad, concentración de amoníaco y polvo en su interior. Es ideal poder utilizar techos con respiraderos en forma de campana, ventanas grandes o acoplar extractores de aire en las paredes.

La capacidad de ventilación debe ser de por lo menos 2.8 m3 /min. Por cada 450 Kg. A  temperaturas de  -1  a  10ºC  y deberá incrementarse a medida que  aumente la temperatura.

Humedad.

La humedad relativa en alojamientos para caballos deberá estar entre 50 y 80%.

Luz.

La cantidad de luz deberá permitir el examen adecuado del caballo y de su caballeriza. Se debe evitar la oscuridad total, por lo que deberá existir luz artificial durante la noche. Se recomiendan por lo menos 200 lux para los pasillos y áreas de alimentación y manejo.

No olvides suscribirte por correo aqui

Mas Información 

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star