Causas de los parásitos internos en caprinos.

Los factores que predisponen a la infestación son la humedad y las temperaturas  y el pastoreo  muy cerca del suelo. Condiciones de primavera predisponen a las forestaciones.  Los animales que se alimentan  por ramoneo  están menos expuestos a infestarse con algún tipo de parásito.

Se ha demostrado  que en zonas áridas la exposición directa del sol disminuye la incidencia de parásitos. Esta ventaja, más la gran actividad de ramoneo de los animales, hace que la incidencia de parásitos intestinales sea de poca importancia.

Sin embargo, existen factores  que incrementan  el problema; por ejemplo, el sobrepastoreo,  la baja condición corporal y un estado  sanitario  deficiente.

El sobrepastoreo implica una mayor carga animal por superficie y tiempo y los animales se ven obligados a extraer una mayor cantidad de forraje, obteniéndolo  cada vez más cerca del suelo. Por otra parte, mientras más animales, mayor es la cantidad de fecas por superficie, lo que ayuda a los parásitos a completar su ciclo biológico.

Los adultos desarrollan resistencia a la infestación parasitaria por lo que la incidencia de infestaciones  es menor que en los animales jóvenes. Los animales malnutridos están más expuestos a infestaciones parasitaria; especialmente en los animales jóvenes.

La mayoría de los parásitos intestinales, redondos, planos y la fasciola, en algunas etapas  de su desarrollo necesitan  humedad para continuar su ciclo. Por lo que los sectores de las aguadas usados en los sistemas extensivos son una fuente de infestación. Allí los animales beben, defecan y consumen el pasto que se desarrolla con la humedad, dándose las condiciones ideales para la infestación parasitaria.

Algunos de los síntomas de la infestación parasitaria son: anemias, mucosa pálida en los ojos y boca, pérdida de peso, disminución de crecimiento, disminución de la producción de leche, estado  lánguido, pelaje descolorido, diarrea, heces con mucosas y sangre. En casos graves es posible observar huevos de los parásitos en las fecas.

Control de los parásitos internos en caprinos.

Para prevenir y controlar las infestaciones, los corrales deben mantenerse limpios y secos, hacer rotación del pastoreo, mantener  la condición corporal, dar una alimentación balanceada, evitar la contaminación de los alimentos con materiales fecales y hacer tratamientos periódicos con antiparasitarios.

Le puede interesar Alimentación y Manejo Nutricional de la Cabra

Mención especial merece el manejo de aguadas, las cuales deben aislarse instalando un cerco a su alrededor, teniendo que sacar el agua a contenedores o bebederos  con una manguera, de modo que los animales no se introduzcan a ellas y no las contaminen con fecas y orina. Con ello se evita también el consumo de forraje que se desarrolla en las proximidades (Figura 1).

Le puede interesar Sanidad en cabras

La mayor parte de los antiparasitarios que son eficientes en el control de los parásitos internos son de la familia de los Benzimidazoles (Thiabendazole, Fenbendazole, Oxfendazole, Mebendazole), Avermectin (lvermectin) y depolizadores de membranas  celulares  (Levamisole). De estos, Alvendazole controla  la fasciola  hepática  conocido también como prihuin o yuta. Para mayor efectividad estos deben ser rotados con otros productos para no generar resistencia.

 

Figura 1. Manejo de aguadas para disponer de agua limpia para los animales.