c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-header-0–>

El secado de la cabra es el procedimiento que se realiza para terminar con el período de lactancia. Se inicia con una fase de descanso de ordeñas y luego de preparación de los animales para el siguiente período de lactancia.

El secado se aconseja desde que la cabra cumple 3 meses de preñez. Con esta práctica la ubre se recupera de la lactancia y fabrica mejor calostro para las nuevas crías. El animal se prepara con tiempo para el parto y las crías terminan su crecimiento completo sin problemas.

El largo de la lactancia debería alcanzar a 305 días para permitir un intervalo de descanso de 60 días antes de que comience la siguiente gestación. Normalmente, solo el 30% de los animales alcanza este largo de lactancia, siendo lo más común una duración cercana a los 250 días.

Después de parir, la producción de leche aumenta hasta, más o menos, el día 29 a 30 de lactancia, posteriormente comienza a disminuir hasta que el animal deja de producir.

En los últimos días de lactancia, cuando el volumen de leche obtenido por ordeña no alcanza a 100 cm3, conviene primero disminuir el número de ordeñas a una vez al día y luego a día por medio, hasta que no se produzca más leche.

En ese momento  se realiza una terapia de secado, que consiste  en introducir desinfectantes y antibióticos por el canal del pezón, para mantener la ubre libre de patógenos y disminuir la probabilidad de infección y de cuadros de mastitis. A esto se llama preparar el pezón para la próxima lactancia.

Los productos utilizados se obtienen  en el comercio y son conocidos como productos para terapia de secado.

Las cabras que se ordeñan dos veces al día, para secarlas se dejarán de ordeñar en la tarde durante una semana, luego se ordeñarán un día si y otro no, durante otra semana y después se dejarán de ordeñar por completo. Las que se ordeñan diario pueden ordeñarse un día si y otro no, durante una semana y luego dejarlas de ordeñar.

El secado se hace más rápido si al mismo tiempo se le reduce la ración de comida y agua por 1 ó 2 días de modo que no afecte la preñez. Cuando dejamos de ordeñar a las cabras que queremos secar debemos mantenerlas lejos de los lugares donde se ordeñan, esto hace que se le pase el estímulo de producir leche