Reproducción de la cabra

Gestación de la cabra

Gestación de la cabra

Gestación de la cabra

Gestación de la Cabra

Cuanto dura la gestación de la cabra

El período de gestación en cabras dura en término medio alrededor de 150 días, Sin embargo puede variar según la raza de la cabra y el individuo, con valores de desde 144 a 151 días.  

 En el mismo se pueden diferenciar dos períodos de importancia central que son: Gestación 1 (G1: los primeros 100 días) y Gestación 2 (G2: los últimos 50 días) los cuales son necesarios tenerlos en cuenta porque las necesidades nutricionales de estos dos períodos son totalmente distintas.

Servicio e inicio de la gestación de la cabra (G1)

Durante el servicio su estado corporal debe ser bueno lo que facilita la implantación del embrión, fijación del feto a la placenta, y ofrece un buen punto de partida para transitar las restricciones invernales.

Durante el primer trimestre de la gestación, tanto la oveja como la cabra dependen de la funcionalidad del cuerpo lúteo para llevar a cabo la gestación. Posteriormente la placenta pasa a ser la fuente principal de progesterona en la oveja, mientras que el cuerpo lúteo en la cabra es indispensable para mantener la gestación.

A diferencia de otras razas caprinas, la cabra Angora presenta abortos tardíos, asociados a una disfunción de la glándula adrenal materna. Probablemente la causa se deba a la alta presión de selección ejercida sobre esta raza para la producción de pelo mohair (van Rensburg, 1970).

Esta característica de las cabras se asocia a la presentación de abortos espontáneos tardíos. Así por ejemplo un estrés nutricional puede producir una hipoglucemia persistente en la hembra y en el feto y activar el eje hipotálamo hipofisiario fetal alterando el funcionamiento endócrino placentario. La prostaglandina liberada por la placenta, causa la regresión del cuerpo lúteo de la preñez, con la consiguiente expulsión de uno o más fetos.

El aborto en la cabra es precedido por una disminución en el nivel sanguíneo materno de cortisol, que produce un aumento en la liberación de cortisol fetal, desencadenante de los partos prematuros. De esta forma, cualquier situación de estrés, ya sea nutricional, de manejo (confinamiento) o climática (tormentas,nieve), puede provocar una insuficiencia adrenal, que induce abortos en grado variable.

Las cabras en esta etapa deben ser bien manejadas, proporcionando energía y proteínas adicionales para que se encuentren en excelentes condiciones en el momento del apareamiento y durante el primer mes de gestación, porque cualquier aumento o reducción de los niveles nutricionales en este período influirán en la supervivencia y la migración de los embriones.

También debe evitarse que la cabra engorde, o esté en condición a 4 (característico de cabaña), porque el engorde reduce el crecimiento de la placenta y consiguientemente el tamaño de los embriones.

En G1, el/o los fetos, sólo se desarrollan el 30 % del peso que tendrán al nacimiento, por lo cual, los requerimientos de la madre son solo de mantenimiento, siendo necesario ofrecerles alimentos que cubran sus necesidades nutricionales.

Segunda etapa de la gestación (G2)

El último tercio de la gestación y el inicio de la lactancia son periodos muy críticos. Durante las últimas 6 semanas de preñez se produce un aumento exponencial del 70% de crecimiento del feto, con lo cual también lo hacen las necesidades nutricionales, en estos momentos la madre exige alimentos nutritivos adicionales, pero como la capacidad del rumen está disminuida en un 50 % por el tamaño del feto que lo comprime, es recomendable suplementar con concentrados energéticos y proteicos; la adición de estos elementos debe hacerse mediante alimentos concentrados, si en esta fase la cabra sufre carencia energética pierde tejido de las ubres de la cabra, lo que afectará considerablemente el crecimiento de los chivitos nacidos.

Un buen estado nutricional asegura el nacimiento de una cría fuerte, y que la madre cuente con leche en cantidad y calidad suficiente. Es de destacar que la cabra, a diferencia de la oveja, tiende a abortar ante restricciones nutricionales fuertes durante la gestación. Debido a esta circunstancia, problemas nutricionales en esta etapa puede dar menor número de nacimientos disminuyendo la prolificidad del hato.

La proporción de proteína bruta durante las 3 últimas semanas de la gestación y las 3 primeras de la lactancia, debe ser del 17 % para alcanzar los mejores resultados. Las necesidades de energía metabolizable son mayores durante la lactancia que al final de la gestación.

Durante la gestación, la futura madre debe acumular reservas corporales que permitan después del parto la cabra tener una buena producción de leche, la cabra mal alimentada produce menos leche y manifiesta menor instinto maternal que las madres bien alimentadas.

 Para garantizar una buena lactancia, la cabra debe recibir suficiente alimento de buena calidad, lo que se logra destinándose los mejores potreros a las cabras con crías. Las necesidades nutricionales de las madres con mellizos son 30% más elevadas que las de las madres con una sola cría.

La capacidad de consumo de las cabras durante el último tercio de gestación, varían de 820 g a 2,1 Kg de MS por día, estando disminuida en relación con el peso vivo (PV) o el peso metabólico (PV 0.75).

En resumen, para lograr la meta de un número elevado de cabritos nacidos vivos, debe lograrse que la chiva llegue al servicio en la mejor condición corporal posible, pudiendo reservarse un buen potrero para uso exclusivo durante el servicio y la parición. Eventualmente, se puede pensar en una suplementación.

En el potrero de reserva deberían estar presentes especies de buena calidad forrajera. Durante el servicio, los animales pueden aprovechar el crecimiento de la temporada anterior de estos pastos, y durante la parición los primeros rebrotes de primavera.

Diagnóstico de preñez

cabra en gestacion

cabra en gestacion

El diagnóstico temprano de gestación, menor a  60   días de gestación (DG), se determina por:

Las cabras durante  la estación  reproductiva  no retornan  en celo  entre los 19 a 21 días del último estro o celo de la cabra.

El nivel de progesterona  sanguínea,  a  partir  de  los  días 19 a  22  post estro, se mantiene en valores superiores a 1 ng/ml. Niveles de progesterona inferiores a 1 ng/ml determinan que no hay gestación.

La  detección  de  los  latidos  fetales  por  ultrasonido  es  posible  a partir de los 40 DG. La no auscultación de los latidos significa la ausencia de preñez.

La técnica ecográfica determina la preñez a partir de los 26 DG, siendo efectiva en un 100% a partir de los 30 DG.

Entre los 60 a 110 DG se pueden realizar las siguientes determinaciones:

Colocando  la  cabra  en  decúbito  dorsal,  mediante  la  colocación  en  el recto de una varilla de plástico de sección redonda (30 cm longitud), se eleva   el   útero   grávido   hacia   la   pared   abdominal,   para   realizar   la palpación  del  contenido  uterino.  En  el  animal  no  gestante  se  palpa  la varilla.  Con  experiencia  a  los  70  a  100  DG  el  diagnóstico  tiene  un elevado índice de acierto.

La utilización  de equipo  de ultrasonido  tipo A que se utiliza  en cerdos puede ser empleado  entre los 65 a 100 DG, con una eficiencia del 85 al 90%.

El diagnóstico  de una preñez avanzada, 100 a 120 DG, se realiza con la cabra sentada; el feto se palpa colocando  ambas manos en las ingles y realizando movimientos para detectar partes duras del mismo.

Mas informacion de reproducción de la cabra

Seguiremos actualizando informacion de la reproducción de la cabra, para no perdértela puedes suscribir tu correo aquí complemente gratis

Mas información relacionada

2 Comentarios

  1. Ricardo Marín

    Excelente publicacion me gustaria recibir sus publicaciones

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Revisa Política de Privacidad

Revisa Política de cookies

Tema creado por Anders Norén