Enfermedades bovinas

Anaplasmosis Bovina

anaplasmosis del ganado

Anaplasmosis Bovina

Anaplasmosis Bovina

Definición de anaplasmosis

La Anaplasmosis es una infección no contagiosa del ganado bovino. Se caracteriza por anemia e ictericia asociadas con la presencia de ciertos cuerpos en los eritrocitos, llamados anaplasmas. La enfermedad es más frecuente en áreas donde el desarrollo de vectores tales como garrapatas, moscas y mosquitos es grande, como pantanos y riveras.

La mayor parte de los casos se presenta en primavera, verano y principios de otoño, correspondiendo al periodo de actividad de los vectores, aunque se pueden presentar algunos casos durante todo el año.

La Anaplasmosis afecta a todas las razas de bovinos y a otros rumiantes, como antílopes, búfalos, camellos, venados, ovinos y cabras, que han sido reportados susceptibles a la enfermedad, aunque raras veces la desarrollan en forma aguda o fatal. Los animales que sobreviven a la infección inicial de anaplasmas permanecen como portadores de la enfermedad y, por lo tanto, quedan como reservorios.

Etiología Anaplasmosis Bovina

Como regla, a la observación microscópica, sólo hay uno o dos organismos sin estructura definida por eritrocito; no tienen citoplasma aparente pero algunas veces se observa un halo débil rodeando al gránulo.

Se encuentran tres formas de anaplasmas:

  1. Cuerpos extraeritrocíticos con un tapón en el extremo.
  2. Formas lisas de anaplasma en el interior de los eritrocitos.
  3. Formas rugosas de anaplasma, cada una conteniendo 8 cuerpos como esporas, también dentro de los eritrocitos.

La presencia de cuerpos iniciales en los eritrocitos de los animales portadores indica que están relacionadas con la supervivencia de los parásitos en el caso de premunidad.

Transmisión de la Anaplasmosis Bovina

Experimentalmente se han demostrado que numerosos artrópodos son capaces de transmitir la anaplasmosis; por lo menos, 19 especies de garrapatas la transmiten, la mayoría son únicamente vectores mecánicos: Boophilus decoloratus. B. microplus, Dermacentor variabilis, Hyalomma lusitanicum, Hyalommasta aegyptium, Ixodes ricinus, I. scapularis, Ornithodoros lahorensis, Rhipicephalus appendiculatus, R. bursa, R. evertsi, R. sanguineus y Argas persicus.

De igual manera moscas de los géneros Tabanus y Stomoxis y mosquitos Psorophora y Aedes. Sin embargo, Boophilus annulatus, Dermacentor occidentalis y D. andersoni son vectores biológicos.

Las garrapatas son los principales vectores naturales en muchas áreas ya que la enfermedad hace su aparición tres o más semanas después de su nacimiento en la primavera y tiene gran incidencia cuando el ganado está engarrapatado. Aun en ciertas zonas libres de garrapatas, la enfermedad es enzoótica; ahí las moscas de los caballos parecen ser el principal vector.

Patogenia Anaplasmosis Bovina

Después de la inoculación de sangre infectada en animales susceptibles, hay un período de incubación que generalmente varía de 14 a 15 días, aunque se han reportado períodos más largos. No se conoce definitivamente si hay multiplicación del agente dentro de las células de la médula ósea roja o en los órganos internos de los huéspedes antes de que los cuerpos del anaplasma aparezcan en la sangre periférica.

El porcentaje en la sangre periférica junto con las células parasitadas aumenta en forma definida hasta que aparece dentro de los eritrocitos durante ocho a trece días; posteriormente, hay una declinación del porcentaje de las células parasitadas, hasta que los cuerpos de anaplasma son muy difíciles de localizar en un frotis sanguíneo.

Es posible que los eritrocitos sean tomados por los fagocitos del sistema endotelial y no desintegrados en el torrente sanguíneo. Esta conclusión es supuesta por la ausencia de la hemoglobinuria y por el aumento del bazo e hígado como se observa en el examen posterior (post mortem).

No se observa hemoglobinuria en casos de anaplasmosis sin complicaciones; puede producirse el aborto, y algunos sujetos muestran trastornos cerebrales, llegando a excitarse en algunas convalecencias.

La mortalidad puede variar de 5 a 10%, llegando incluso a casos entre 50 y 60%. Las variaciones de estos cuadros típicos se observan en becerros con afección de tipo medio, en los cuales hay depresión temporal, pérdida de apetito, pérdida de brillo del pelo, pérdida de carnes, constipación y, algunas veces, fuertes descargas mucopurulentas por ojos y nariz.

La mayoría de los signos pueden pasar inadvertidos, sin embargo, se ha notado que las infecciones de animales jóvenes están asociadas con los portadores sanos. Casos más severos son vistos en animales de un año, aunque la mortalidad es baja.

La anaplasmosis crónica puede presentarse después de un ataque severo en algunos pacientes con vitalidad reducida o baja capacidad regenerativa sanguínea; en estos casos los cuerpos marginales disminuyen lentamente cuando los eritrocitos jóvenes aparecen, pero síntomas como anorexia, fiebre leve, sed, pulso aumentado, ictericia y emaciación pueden continuar por algunas semanas o meses; la recuperación es lenta y la anaplasmosis puede convertirse en anaplasmosis crónica cuando la anemia e ictericia son extremas.

Diagnóstico Anaplasmosis Bovina

El diagnóstico presuntivo de anaplasmosis está basado en el reconocimiento de anemia e ictericia en animales de más de un año de edad.

La incidencia estacional (época de lluvias) en el diagnóstico positivo de un animal sospechoso depende de la demostración de anaplasmas a través de la observación microscópica de los frotis sanguíneos teñidos Los anaplasmas pueden disminuir en la sangre circulante y su número ser indetectable.

En algunos casos antes de la anemia, dificultando su observación sin que esto elimine la posibilidad de su presencia; casos sobreagudos y agudos deben ser diferenciados de otras afecciones severas, como la fiebre carbonosa, los envenenamientos y los disturbios gastroentéricos.

Cuando la anemia es manifiesta, la enfermedad debe ser diferenciada de leptospirosis y hemoglobinuria bacilar, lo mismo que de piroplasmosis en áreas donde estas enfermedades son enzoóticas.

El diagnóstico se basa en la presencia de los cuerpos marginales en los glóbulos rojos. Es posible confundirlos cuando se examina la sangre de animales jóvenes o anémicos en los que se encuentran los cuerpos de Jolly y estos aparecen como núcleos degenerados de eritrocitos inmaduros.

Desde el punto de vista serológico, se ha utilizado en EE.UU. ampliamente la prueba de fijación del complemento. Se ha descubierto el uso de anticuerpos fluorescentes para detectar anaplasmas esparcidos en la sangre.

Prevención Anaplasmosis Bovina

La erradicación completa es difícil debido al gran número de garrapatas e insectos involucrados. En áreas enzoóticas la norma es el control de garrapatas. Una forma de control se basa en la premunición, para la cual se recurre a los siguientes procedimientos:

  1. Vacunación con sangre que contenga anaplasmas. Esto provoca una reacción moderada en los animales y sólo se hace en áreas en donde se sabe existe Anaplasma centrale.
  1. Vacunación con vacuna preparada con sangre conteniendo Anaplasma centrale muertos. Se recomiendan dos vacunas espaciadas por 6 semanas.

Conoce Carbón sintomático

Tratamiento Anaplasmosis Bovina

 Se ha reportado el uso de la aureomicina contra anaplasmas, la droga fue dada inicialmente a la dosis de 10 mg/kg seguido de 5 mg cada 12 horas durante 5 días. Aparentemente, previene el desarrollo de los síntomas clínicos y da tiempo para que estos sean de poco efecto, sin embargo, la enfermedad se establece.

Algunos han considerado el uso de tetraciclinas, como la oxitetraciclina, bajo condiciones de campo; la dosis es de 4.4 a 11 mg/kg por vía endovenosa. Se recomienda el uso de transfusión sanguínea para una rápida recuperación.

El uso de vacuna de anaplasma se encuentra en etapa de confirmación experimental que promete grandes ventajas. Es necesario considerar que el control de los artrópodos hematófagos juega un papel importante para disminuir la incidencia de esta enfermedad.

Inmunidad y Resistencia

El ganado puede contraer la enfermedad a cualquier edad, sin embargo la mortalidad y severidad aumentan con la misma. Los terneros de menos de 6 meses exhiben una resistencia natural, pues Aun cuando se infectan, raramente exhiben los signos clínicos (Alonso y Blandino, 1988).

El ganado entre 6 meses y tres años comienza a incrementar el padecimiento y ocurren más muertes con el avance de la edad.

En general la parasitemia y la anemia son menos graves en los animales jóvenes, posiblemente debido a que la respuesta inmune celular es mayor por la competencia del timo, el sistema hematopoyético es más activo y por el papel más activo de la hemoglobina fetal (Richey y Palmer, 1990).

La existencia de inmunidad previa, la velocidad de transmisión y la edad a la que ocurre el primer contacto con el parásito (primoinfección), determinan el efecto clínico que causará este contacto entre el huésped y el parásito. El cuadro clínico típico de la infección aguda por a. marginale ocurre únicamente en animales adultos susceptibles cuando se transportan a regiones endémicas.

En los sitios donde las garrapatas son abundantes la epidemiología de esta enfermedad se caracteriza por la estabilidad enzoótica, que implica la presencia de un alto porcentaje de ganado infectado, con la rara ocurrencia de la enfermad clínica (Benavides, 1985).

Esta relación se mantiene debido a dos factores: la inmunidad pasiva (anticuerpos), proveída por el calostro y la temprana infección de los terneros, los que se demostró que poseen resistencia innata hasta cerca de los nueve meses de edad.

Durante esta edad los animales adquieren la infección sin presentar los signos aparentes de la enfermedad y la inmunidad resultante, una vez establecida, es mantenida en el ganado adulto mediante reinfecciones, sin síntomas clínicos (Cetrá y Col., 2000).

En regiones donde la población de garrapatas se reduce artificialmente con un intenso control, se rompe el equilibrio, pues no todos los terneros se infectan antes de los nueve meses de edad, creando así un segmento de ganado susceptible, que muy posiblemente desarrollarán la enfermedad clínica aguda cuando tengan contacto con el hemoparásito tiempo después.

Esta situación es conocida como inestabilidad enzoótica, en la cual la enfermedad se vuelve periódicamente aparente, coincidiendo con períodos favorables para la reproducción de las garrapatas (Benavides, 1985).

Otras enfermedades bovinas

2 Comentarios

  1. Stevenso Carrasco

    Gracias amigo por tu exposición muy completa y sencilla

  2. Josè Alejandro Romero Martinez

    fue de útil e importante la información suministrada , gracias por toda la información . un fuerte abrazo desde el Carmen de Bolivar ( Bolivar ) .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema creado por Anders Norén