RECOMENDACIONES SOBRE INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Recomendaciones sobre inseminación artificial
Recomendaciones sobre inseminación artificial

RECOMENDACIONES SOBRE INSEMINACIÓN ARTIFICIAL BOVINA 

A continuación se dan algunas recomendaciones generales, encaminadas a evitar los problemas observados con mayor frecuencia en los programas de inseminación artificial en bovinos.

Si al observar calores ve hembras interactuando, identifique los animales dentro del grupo y luego mírelos con mayor detenimiento.

 

Requisitos de la finca para iniciar el programa de inseminación

Antes de iniciar cualquier programa de inseminación, hay que asegurarse que la finca llena por completo los siguientes requisitos:

– Buena nutrición.
– Identificación clara de los animales.
– Lugar adecuado para la inseminación.
– Disponer de un buen inseminador.
– Contar con el equipo necesario.

El momento de inseminar a la vaca

Además de los aspectos que todo inseminador conoce con respecto a las manifestaciones de celo en las hembras y al mejor momento para inseminar, cabe hacer los siguientes comentarios:
– Cuando el calor se observa a mediodía, es mejor inseminar el animal al finalizar esa misma tarde (ojalá a comienzos de la noche), antes que dejarlo para el día siguiente.
– Por ningún motivo deben inseminarse hembras que tengan el moco con un color distinto al cristalino como de clara de huevo.
– Cuando sea necesario inseminar varias hembras, sólo descongele una pajilla cada vez.

El manejo de los equipos de inseminación artificial bovina

Cuando se vaya a colocar la tapa del termo, hay que secarla bien antes de hacerlo, pues de lo contrario se congela el agua y se pega a las paredes, imposibilitando destaparlo posteriormente.
Cuando el termo dura un tiempo sin nitrógeno y vuelve a cargar, hay que ir agregando pequeñas cantidades, rotándolas por la pared interna para que se enfríe poco a poco (no hay que preocuparse si se produce abundante vapor), hasta que finalmente se pueda agregar el líquido en forma abundante para llenarlo por completo.

El inseminador

Un buen inseminador debe estar adecuadamente capacitado; ser hábil en la realización del proceso; tener conciencia clara en cuanto a que la productividad de la explotación depende en buena parte de su rendimiento y, sobre todo, debe ser una persona ética y honesta. Es recomendable tener más de una persona capacitada en este proceso, para evitar problemas cuando falte quien normalmente lo realiza.

La observación de calores de la vaca

De este proceso depende el éxito o el fracaso del programa, y es precisamente el área donde se presentan problemas con mayor frecuencia.
Al observar calores, hágalo inicialmente desde lejos para que los animales no se asusten con su presencia y cambien de actividad. Si ve hembras interactuando, identifique los animales dentro del grupo y mírelos con mayor detenimiento, pero de todas maneras hay que tomarse el tiempo necesario para observar animal por animal, pues de lo contrario hay pequeños detalles que pasan desapercibidos.
– Si hay vacas echadas, aproveche para mirar la vulva o el piso debajo de ella, pues en esta posición el moco sale abundantemente si el animal se encuentra en calor.
– Hay que estar pendientes de las vacas que bajan la producción de leche durante el ordeño; pueden estar en calor.
– Las observaciones que se hagan hay que relacionarlas con las anteriores, para establecer si han ocurrido cambios.
– Registre en un cuaderno todos los detalles por insignificantes que parezcan.
– No se confíe en las observaciones de otra persona. 
– Hay que comprobar personalmente lo que está sucediendo.
– En clima caliente, debido a las altas temperaturas que se presentan en las horas del mediodía, los animales tienen la tendencia a mostrar más sus calores temprano en la mañana o al finalizar la tarde. Esto hay que tenerlo en cuenta al establecer las horas en que se detectan calores.
– En fincas extensas o en aquellas de ganado mestizo de Cebú, que no tiene manifestaciones externas de calor tan evidentes como las razas europeas, es aconsejable tener calentadores equipados con chinbol.

Registros e indicadores

Con el fin de hacer un seguimiento adecuado a todo el proceso, es indispensable llevar registros de los eventos y establecer indicadores para evaluarlo, tales como el de pajillas/concepción, que en un buen programa de inseminación no debería ser superior a 1.5.

 

Artículos Relacionados

 

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta información, no se podrá difundir en ninguna forma y por ningún medio ni virtual ni impreso excepto para uso privado.

Kevin Gonzalez

Zootecnista, Magíster en Administración, Docente Universitario.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.