¿Cómo sería un mundo sin veterinarios?

Les confieso que hace unas semanas que quería mostraros este vídeo que llegó con el arranque del nuevo año, pero casi se me traspapela. Aún tiene todo el sentido verlo, así que aquí os lo traigo.

Parte del Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña
, que plantea cómo sería un mundo sin veterinarios en para intentar poner de manifiesto la importancia de la profesión ante toda la sociedad. Algo que no debería ser preciso hacer, pero que es cierto que resulta necesario.

El vídeo, realizado con entrevistas a varias personas que están con sus mascotas en la calle, pretende promover la reflexión en torno a la necesidad de la profesión veterinaria, así como fomentar el debate sobre la atención a los animales de compañía, pero, también, sobre la salud y la seguridad alimentaria.

 

 

Ya os he dicho con frecuencia en el pasado que los veterinarios son nuestros aliados para mantener sanos y felices a nuestros animales, también para mejorar la salud de toda la población por relación directa. Como en todos los oficios hay cosas a mejorar, algunas que están en sus manos y otras que no. Como en todos los oficios hay también garbanzos negros y grises. Pero en cualquier caso eso no debe ensombrecer su valor, lo necesarios que nos resultan.

(GTRES)

La iniciativa me gustó porque no se limitaba al vídeo. Los veterinarios catalanes también crearon una serie de retos que ellos debían afrontar. Siempre es bueno hacer autocrítica e intentar mejorar. Son los siguientes:

Promover un uso racional de los antibióticos para el control de enfermedades. Los veterinarios afrontan el nuevo año con la necesidad de la adopción de medidas de control más estrictas ante las resistencias antimicrobianas ya detectadas y de las nuevas que se detectarán.

Vigilar el incremento de las enfermedades infecciosas. El incremento de la incidencia de enfermedades parasitarias, infecciosas y de zoonosis transmisibles está relacionado con el fenómeno del cambio climático, pero, también, al incremento de la movilidad global de animales y personas.

Motivar una mayor colaboración entre profesionales de la salud. Se impone la necesidad de una colaboración más estrecha con todos los colectivos profesionales de la salud, para generar sinergias y trabajar de una manera más eficaz en la prevención y el control de enfermedades, y para una promoción de una mejor salud global.

Potenciar el apoyo a las facultades de veterinaria. Ofrecer una visión más amplia de las oportunidades profesionales para los estudiantes de veterinaria y mejorar el apoyo para los veterinarios tras superar la licenciatura para garantizar el ejercicio profesional en todos los ámbitos y con las mejores condiciones posibles.

Ampliar el apoyo a los profesionales de veterinaria. Hacer un seguimiento profesional del sector veterinario para evaluar las dificultades del ejercicio de la profesión, establecer un seguimiento de las condiciones de trabajo y crear una “ventanilla única” para asesorar y promover oportunidades profesionales.

Revisar el marco regulador de las empresas veterinarias. Para garantizar la coexistencia de diferentes modelos comerciales, pero, también, para garantizar la profesionalidad en estos entornos comerciales y, al mismo tiempo, explorar las implicaciones para la regulación de nuevas tecnologías, como la telemedicina.

Mejorar la percepción de la sociedad y la incidencia pública.Especialmente para promover el valor de la atención veterinaria y la comprensión de los usuarios sobre los costes y las tarifas veterinarios. También, con el objetivo de desarrollar una agenda local y global de actuaciones lideradas por los veterinarios en temas o ámbitos la salud pública, la educación y la regulación

Fuente: https://blogs.20minutos.es