Parto y lactancia en conejos

El mayor porcentaje de los partos se suelen presentar a los 31 días de la cubrición. Un descenso en el nivel de progesterona y aumento de los estrógenos es la causa desencadenante del mismo. A partir de ese momento, la hormona oxitocina, responsable de las contracciones de la musculatura uterina, harán que los gazapos salgan al exterior.

 

Al ser ésta una especie multípara, no se presentan distocias de parto. La duración del mismo suele ser corta 15-30 minutos (1-2 minutos por cría). A medida que van naciendo los gazapos la hembra corta el cordón umbilical, los limpia, comenzando inmediatamente a respirar y a mamar.

Le puede interesar Como cuidar conejos domésticos 

Señalar que si el día 32 de gestación la hembra aún no ha parido conviene inducirla mediante la aplicación de oxitocina (0,5cc) y estar presentes para recoger los gazapos de la jaula y entrarlos al nido. Destacar que en esta especie las crías nacen muy indefensas pues su tamaño es muy pequeño (media de 50 g), además nacen sin pelo, ciegas y sin apenas reservas energéticas.

Queda claro por tanto la importancia tan grande que tiene para ellos la calidad del nido, el alojamiento, la calidad maternal de la hembra, como no su la producción láctea.

¿Por que la coneja se come la crías?

En ocasiones, existen hembras que presentan anomalías maternales, siendo las más frecuentes el canibalismo, el parto fuera del nido y el abandono de la camada. Situaciones que generan estrés como: una alta concentración de amoniaco en el ambiente por mala ventilación, ruidos bruscos, temperaturas extremas, falta de agua, favorecen esas anomalías.

El canibalismo se suele asociar a ruidos fuertes no habituales (perros, obras cercanas), o a una falta de agua tras el parto. Los abandonos de camadas parecen más relacionados con temas de temperaturas ambientales muy bajas (< 5ºC), nidos incómodos y camas con olores extraños.

Le puede interesar Cecotrofia 

Los partos fuera de nido son propios de hembras jóvenes o muy nerviosas. Si estas anomalías se presentan, en un número elevado de hembras, se debe revisar el manejo y el ambiente de la granja. Si se trata de hembras aisladas, y es repetitivo, se debe eliminar ese animal, pues posiblemente exista una base genética.

Adopción de Gazapos

Con objeto de conseguir la máxima producción de gazapos por hembra y año, conviene que el cunicultor realice la adopción de gazapos. Estas son imprescindibles cuando, de forma inesperada, se muere una hembra dejando las crías recién nacidas huérfanas. En estos casos, la solución pasa por buscar hembras que hayan parido con menos de tres días de diferencia y distribuir los gazapos.

La situación se complica cuando se trata de animales de cierto tamaño, que ya salen del nido, pues entonces las hembras suele rechazarlos, no quedando más remedio que esperar que sobrevivan consumiendo pienso. También conviene practicar las adopciones cuando la prolificidad de las hembras es muy alta (>10), pues con ello se consigue reducir el número de gazapos por nido, lo que aumenta el peso de destete y con ello la supervivencia de la camada, obteniendo así al final del engorde mayor número de gazapos destetados por parto.

En estos casos lo que se hace es pasar gazapos de unas hembras a otras, dejando nueve crías por nido. Para garantizar el éxito, de la operación es importante tener en cuenta las siguientes pautas:

 Pasar los gazapos de más peso.
 Que la diferencia entre camadas no sea superior a 72 horas.
 Y no transferir más de 4 crías a un mismo nido.

Cuidados post-parto

Una vez ocurrido el parto, se deberán contar los gazapos (anotándolo en la ficha de la  hembra), eliminar los muertos y restos de placenta, y, si fuera preciso, añadir cama limpia. A partir de ese momento, y durante la primera semana de vida, se deberá revisar diariamente el nido. Ello permitirá comprobar el estado de las crías, reagrupar los gazapos que estén fuera del centro del nido, eliminar los que mueran o sustituir el nido por uno nuevo si está muy sucio.

Causas de mortalidad en gazapos recién nacidos.

Durante la semana es cuando se produce una mortalidad más elevada (hasta un 20%). Como principales causas están:

-hipoglucemia por falta de ingestión de leche, que se traduce en una hipotermia y muerte. Esto sucede cuando los gazapos se separan del
centro del nido y no maman, teniendo que permanecer 48 horas sin ingerir alimento), o bien cuando la producción de leche de la hembra es insuficiente (gazapos presentan la piel arrugada con manchas longitudinales en el cuerpo). En estos casos conviene frotar las mamas.

-A la “enterotoxemia láctea”, originada por la presencia de toxinas en la
leche al estar el intestino grueso de la madre colonizado por Clostridium
spiriforme.

-A aplastamientos por entrada brusca de la hembra en el nido. Frecuente
en hembras nerviosas.

Para prevenir la presencia de hongos en los nidos, una vez ha tenido lugar el parto se esparcirá un poco de azufre en polvo por encima del nido. O bien, se pueden aplicar polvos de acción secantes y desinfectantes específicos para nidos.

Lactancia en conejos

Con el parto se inicia la secreción láctea. La hormona responsable de la síntesis de  leche es la prolactina. Nada más nacer, las crías comienzan a ingerir la leche materna, que va a constituir su único alimento durante los primeros 17-18 días de edad. Durante ese tiempo los gazapos experimentan un rápido crecimiento, doblando su peso al nacimiento (50-60g) en sólo una semana (crecimiento medio diario 10 g) ello es debido fundamentalmente a la gran riqueza nutritiva de esta leche: 10-13% de grasa y 12-15% de proteína.

La hembra da de mamar 1 ó 2 veces al día, siendo su duración muy corta, de 2-3 minutos.  La cantidad de leche segregada varia de 4-8 litros, existiendo una relación positiva entre el número de crías y la producción de leche. La máxima producción se produce a la tercera semana del parto.

Esta es una de las razones por las que hay una alta incidencia de mastitis en los destetes precoces a los 21 días, desaconsejable su práctica. La duración natural de la lactación es de 7 semanas. En la cunicultura intensiva actual no se llega a completar este periodo, pues los gazapos deben ser destetados antes del próximo parto. Según el ciclo productivo que venimos considerando normal (42 días) la lactación puede durar 30-35 días.

Aunque la leche de la coneja contiene relativamente poco hierro, los fetos almacenan una cantidad suficiente en sus hígados por lo que no es frecuente que aparezcan anemias. Hoy en día se pueden practicar dos métodos de lactancia diferentes:

Lactancia libre: en ella la hembra decide el momento de amamantamiento de las crías, entrando y saliendo libremente del nido.

-Lactancia controlada: aquí la hembra tiene restringido el acceso al nido. Este método requiere el uso de trampillas a la entrada del nido. Es el cunicultor el que abre y cierra dicha entrada. Las granjas que lo utilizan dejan que las hembras entren al nido por la mañana temprano. Una vez sale la hembra, el ido se cierra hasta el día siguiente. Este método está dando buenos resultados  en la sincronización del celo de un grupo de hembras, pudiendo tal vez en el futuro sustituir al método hormonal.

Indices reproductivos

El elegir un ciclo productivo adecuado y el conocer los índices técnicos de la actividad cunícola actual, son cuestiones imprescindibles cuando se inicia un proyecto de creación de una granja, pues ello nos permitirá determinar el número de animales, el equipamiento y los metros cuadrados necesarios de alojamiento. 

Respecto al ciclo productivo serán cuestiones como: tipo de ambiente, mano de obra y  dedicación lo que determinará el ciclo más conveniente. En Canarias, la buena climatología (que favorece el alojamiento muy abierto), la baja cualificación de la mano de obra y el alto porcentaje de ganaderos con dedicación a tiempo parcial hacen recomendable la práctica de un ciclo normal de 38- 42 días.

El conocer los valores medios de los parámetros productivos de las granjas  unícolas españolas permitirá para calcular la productividad por hembra esperada, y con ello el número de animales totales. En el tema 9 se recoge una tabla con los valores de los índices técnicos de la cunicultura española de 1999.

Respecto a los índices reproductivos tenemos:

Fecundidad = Palpaciones positivas/cubriciones x 100. Se sitúa entre el 75-98%.

Fertilidad = Partos/cubriciones x 100. Se suele situar entre el 60-95%.

Receptividad = Hembras que cubren/hembras presentadas al macho x 100

Prolificidad = Número de crías/parto. Debería situarse por arriba del 5,6. Ideal medias de 9.

Partos/hembra y año = Debería situarse por encima de 7.

En una granja que aplique, por ejemplo:

 un ciclo normal de 38 días, lo que supone 9,6 cubriciones (365/38).
 Fertilidad del 75%.
 Prolificidad 9,5%
 Mortalidad global 20%

La productividad esperada por hembra y año sería:

Nº de cubriciones x Fertilidad x Prolificidad x (1- Mortalidad) = gazapos/hembra y
año.

9,6 * 0,75 * 9,5 * (1-0,2) = 54,7 gazapos/h y año = 54,7/52 = 1 gazapo/semana y hembra.

Suscribete gratis por correo

Mas informacion 

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star