Diarrea neonatal en caprinos 

Causa de la diarrea neonatal en caprinos

La diarrea neonatal  en caprinos es uno de los problemas más frecuentes en los primeros días de vida de la cría. Es causada, por Echerichia coli, Salmonella sp y Criptosporidiosis, en conjunto, probablemente, con otras  bacterias  patógenas, virus y protozoos como la Coccidia.

Es muy fácil que después del nacimiento las crías inhalen e ingieran estas  bacterias, virus y protozoos del medio ambiente. La presentación de la enfermedad depende del número y virulencia de los organismos ingeridos y del grado de inmunidad que haya adquirido la cría mediante los anticuerpos del calostro.

Se asocia con mayor frecuencia a la crianza intensiva, cuando las crías son alimentadas con sustitutos lácteos, manejados  descuidadamente en cuanto a su higiene y la de los utensilios donde se preparan, contenedores (bar lácteo o mamaderas) y chupetes. A la falta de limpieza se suma la humedad que pueda haber en los corrales. En condiciones extensivas, la incidencia de diarrea puede incrementarse, además, por exceso de calor, humedad o frío.

Le puede interesar El Aborto en las Cabras 

Control de la diarrea neonatal en caprinos 

 Tres son los aspectos necesarios que se deben considerar en el éxito del control de la enfermedad.

  • Higiene: Los corrales de parición y los corrales de las crías deben estar siempre limpios y secos. La humedad favorece la incidencia de Coccidiosis causada por protozoos del género Eimeria, una de las causantes de diarrea en las crías.
  • Consumo de calostro: La susceptibilidad de las crías a la enfermedad depende de la inmunidad que hayan adquirido al consumir el calostro. Por ello es necesario que la madre tenga una buena condición corporal para que produzca calostro suficiente, en volumen y calidad. También debe asegurarse que el recién nacido consuma todo el calostro posible.
  • Constante observación: Durante el período de crianza debe observarse constantemente a las crías para detectar tempranamente los problemas de diarrea, ya que la probabilidad de éxito es mayor con tratamiento precoz.

Le puede interesar Manejo del Cabrito 

Tratamiento de la diarrea  neonatal en caprinos

 Las crías afectadas deben ser trasladadas a lugares limpios, secos y temperados, donde se debe realizar lo antes posible una terapia de hidratación con electrolitos,  por ejemplo, cloruro de sodio (sal común), cloruro de potasio, bicarbonato de sodio, glucosa o glicina para evitar que el animal se deshidrate.

Estas soluciones deben dosificarse cada 6 a 8 horas, entregando cada vez entre 200 a 300 ml desde  el momento  en que se pesquisa la sintomatología.  Estos productos pueden ser adquiridos en el comercio y vienen preparados.

Durante la fase de la enfermedad es necesario suspender el consumo de leche de cabra o al menos disminuirlo. En la medida que se observa mejoramiento  de la diarrea, se puede incrementar  levemente el consumo de leche.

En el comercio existe una variedad de medicamentos antidiarreicos y protectores intestinales como kaolinas y pectinas. Las diarreas pueden ser tratadas con diferentes antibióticos, como Neomicina, Penicilina, Estreptomicina y Nifuraldezone.