Rómulo Campos G. MV., DSc. Érika A. Hernández, Est. Zootecnia

En este enlace encontraras los efectos de la nutrición sobre todos los aspectos reproductivos Como la nutrición mejora la fertilidad del bovino

La ovulación retardada, es una situación de alteración fisiológica con diferentes orígenes. La falla en sí, ocasiona asincronía en los tiempos de liberación de los gametos. El óvulo es liberado tiempo después de que los signos corporales de estro han finalizado, de esta forma, los procesos de contractibilidad del útero para permitir la migración espermática no logran ser sincrónicos con el tiempo básico de supervivencia del óvulo.

El evento es crítico en condiciones de inseminación artificial. Así, siempre la evidencia reproductiva será una falla en la fertilización. Las fallas en la ovulación llevan a una pérdida sensible en los procesos reproductivos, son de difícil diagnóstico y su consecuencia inmediata es aumento en el número de servicios por concepción y aumento de días abiertos (Grant,2005; Gordon, 2004).

Relación Energía: Proteína

Si hay un desequilibrio energético prolongado, el nivel de glucosa en la sangre (glucemia) cae. Actualmente se supone que la hipoglucemia causada por un déficit energético prolongado actúa negativamente sobre la síntesis de hormonas gonadotrofas.

Puntualmente, bajos niveles de energía se generan parcialmente ondas de LH atípicas que no ocasionan ovulación, de esta forma se explican los trastornos de la fertilidad en la deficiencia de energía, que se manifiesta principalmente a nivel de los ovarios como: aciclia, estros silenciosos, ovulación retardada  hasta  la  degeneración  quistita  del  folículo.

Con  frecuencia  en  la carencia de energía no se detecta la presencia de cuerpos lúteos y el nivel de progesterona en sangre se ve reducido. Un déficit energético anteparto provoca un retraso en la involución uterina y en la aparición del primer estro en el siguiente periodo reproductivo (Ávila, 2005). Un suministro correcto y suficiente de energía inmediatamente después del parto de la vaca (“flushing”) no puede corregir totalmente los efectos negativos acumulados.

Un exceso de fibra cruda en el pre y postparto temprano, origina ovulación retardada, por el desequilibrio central que la relación proteína-energía genera. El exceso de fibra, no proporciona adecuados niveles de energía disponible y con esto se presenta irregularidad en la pulsatilidad de la LH, llevando a retardos en la acción fisiológica de esta hormona.

Minerales

El exceso de sodio, podría influir negativamente sobre la reproducción. Puede haber un suministro excesivo extremo (150g de Na/día) debido a la ingestión prolongada de agua salada o de paja degradada con soda cáustica a la cual no se lavó lo suficiente antes de ser administrada al ganado. Clínicamente se presentan, además de síntomas similares a la acetonemia y adelgazamiento, mayor número de casos de retenciones de placenta, endometritis y trastornos de la ovulación.

Un exceso de nitrógeno no proteico (NNP) también puede originar falla reproductiva porque, en el rumen hay una producción creciente de nitritos debido a un tenor alto   de materia seca del alimento y por una ingestión rápida (Tamminga, 2006).

La transformación de nitrito en amonio puede estar retrasada por una alteración del la flora ruminal (acidosis) de manera que sobran grandes cantidades de nitritos que pueden causar una metahemoglobinemia.

En la sangre puede estar disminuida también la reducción enzimática de la metahemoglobina a través de la glucosidasa sea por una carencia de energía y/o por de vitamina C, la capacidad de la sangre en fijar oxigeno esta disminuida, la hipoxia generalizada causa disfunciones o lesiones en los tejidos con altos requerimientos de oxigeno, como por ejemplo el hígado y mucosas endometriales.

En la mucosa del vestíbulo y la vagina hay una coloración típica, cianótica   a veces marrón, que puede considerarse patognomónica. Dado que también estaría afectado el endometrio, se explicaría así las tasas bajas de fertilidad.