Enfermedades bovinas

Neosporosis Bovina

Neosporosis Bovina

Neosporosis Bovina

Neosporosis Bovina

Que es la Neosporosis Bovina

La Neosporosis Bovina es una enfermedad parasitaria. En los bovinos produce aborto en el segundo tercio de la gestación o problemas neonatales en becerros.

Etiología Neosporosis Bovina

Neospora caninum es un protozoario de la familia Aplicomplexa, el cual fue identificado en 1988 como un género distinto ya que anteriormente era confundido con Toxoplasma gondii. En la actualidad, se desconoce el ciclo biológico de este microorganismo. Los taquizoítos miden de 5-7 micrómetros.

Epidemiología

La Neosporosis Bovina es una enfermedad similar a la toxoplasmosis en perros y rumiantes neonatos.  La Neospora caninum no se distingue de la T. gondii en secciones histológicas. Se desarrolló una prueba de inmunohistoquímica para auxiliar el diagnóstico sobre el parásito en secciones de tejido reactivas a estudios parasitoscópicos.

Se ha detectado la presencia del parásito en fetos bovinos, así como en sus placentas, también se descubrió que está asociado con la parálisis neonatal, así como con la del becerro recién nacido.

En estudios recientes desarrollados en el este y noreste de los Estados Unidos, se informó que las infecciones por Neospora son la principal causa de aborto en el ganado lechero. No obstante, se reportan casos similares en otras partes del mundo, por lo tanto, es de distribución mundial.

Transmisión Neosporosis Bovina

Los resultados de muchas investigaciones a nivel mundial han determinado que la transmisión transplacentaria de Neospora caninum es considerada la ruta más importante o dominante de la infección en el ganado, ya que hasta un 75-95% de las terneras nacidas de vacas infectadas, nacen infectadas.

La otra vía de transmisión es horizontal, a partir de la ingestión por parte de la hembra gestante de agua o pasto contaminado con ooquistes depositados por un huésped a trasvés de la materia fecal.

La inmunidad natural que desarrollan los animales es insuficiente para prevenir completamente la transmisión vertical de N. caninum, lo cual representa uno de los grandes retos en términos del control y la prevención de la enfermedad (Figura 16). El problema radica en que N. caninum es un parásito intracelular obligado, por lo cual se espera que la inmunidad mediada por células y no los anticuerpos tengan un papel importante en la protección.

Esencialmente, todos los autores están de acuerdo en que Neospora es una causa significativa de pérdida fetal en bovinos. Esta entidad tiene una presentación similar a la Diarrea Viral Bovina, y más aún, se han observado asociaciones entre dos entidades lo cual agrava el panorama en cuanto a la presentación de abortos a nivel de campo.

Signos clínicos Neosporosis Bovina

Sólo se reportan infecciones clínicas en perros y becerros. El único signo clínico observado en las vacas infectadas es el aborto bovino; los fetos generalmente están autolisados y raramente momificados. Esto ha resultado un hallazgo patológico importante, sin embargo, ha sido difícil determinar la causa de la momificación, ya que los tejidos se encuentran autolisados.

Los fetos no presentan lesiones macroscópicas determinantes. Los periodos en que se presentan la mayoría de los abortos, oscilan entre el cuarto y el sexto mes de gestación. La infección causada por Neospora en bovinos no siempre produce aborto; también puede suceder que la infección se adquiera congénitamente y por ello se encuentre en neonatos.

En el caso de éstos, los signos clínicos varían, pero generalmente estos se limitan a disfunciones en miembros, los cuales se inician con leves defectos propioceptivos hasta terminar en la parálisis. Estos signos empiezan a manifestarse entre el segundo y el quinto día posterior al nacimiento.

La parálisis ascendente, seguida por contracción muscular, causa hiperextensión de miembros, debilidad cervical, además de disfagia, la cual progresa hasta causar la muerte del recién nacido. Los animales que llegan a estabilizarse, presentan parálisis posterior.

Se han identificado lesiones asimétricas de la médula espinal. Generalmente, las constantes fisiológicas se mantienen normales.

Sintomas reproductivos

Las consecuencias reproductivas de la infección en un animal gestante pueden ser:

  • Muerte fetal y aborto.
  • Momificación fetal.
  • Nacimiento de terneros débiles y muerte neonatal.
  • Nacimiento de terneros clínicamente sanos, pero congénita o persistentemente infectados.

Los abortos se presentan entre los 90 y 240 días de gestación, aunque la mayor presentación (78%) se puede concentrar entre los 4-6 meses, ya sea de manera esporádica o en forma de brotes. En los casos reportados no se han detectado signos clínicos previos al aborto, el cual se caracteriza por la expulsión de un feto usualmente en estado autolítico (descompuesto) y que ocasionalmente presenta grados variables de momificación.

Lesiones microscópicas

Por lo general, las lesiones encontradas en los fetos o en los becerros se localizan en el cerebro, médula espinal, corazón y, ocasionalmente, en pulmones y riñones. Además, se identifican las siguientes lesiones:

a) Miocarditis y encefalitis no supurativa, necrosante, multifocal.

b) Focos centrales de necrosis rodeados por células inflamatorias (células gliales y mononucleares).

c) Encefalitis multifocal con focos de gliosis o necrosis, los cuales están ocasionalmente mineralizados e inflamados.

d) En el músculo esquelético y en el corazón se encuentran taquizoítos intracelulares, además, en este último, se observan en las fibras de Purkinje y las células endoteliales.

e) Lesiones menos frecuentes incluyen necrosis hepática multifocal.

f) Nefritis intersticial no supurativa, focal.

g) Neumonía intersticial.

h) Adenitis adrenal.

Pérdidas que ocasiona

Las pérdidas económicas se ven representadas en mortalidad de terneros, abortos, mortalidad embrionaria, incremento en la tasa de descarte de animales, incremento en los intervalos entre partos e incremento en los costos de reemplazo de animales por causas reproductivas

Diagnóstico Neosporosis Bovina

No se ha estandarizado la prueba ante mórtem en ganado bovino, sin embargo, se usa la prueba de inmunofluorescencia como una prueba indirecta de anticuerpos fluorescentes, la cual detecta anticuerpos contra taquizoítos.

Tratamiento Neosporosis Bovina

En estudios experimentales, donde se trabaja con cultivos celulares, se ha visto que existe una variedad de agentes efectivos que actúan sobre los taquizoítos, tales como: lasalocid, monenzina, piritexim, pirimethamina y trimetoprim. El tratamiento es efectivo, siempre y cuando se aplique antes de desarrollarse las manifestaciones clínicas severas.

El tratamiento en perros, está basado en trimetoprim sulfadoxina, a dosis de 15 mg/kg, dos veces al día, durante seis semanas. También se puede utilizar oxitetraciclina, 10 mg/kg por vía intravenosa lenta cada 12 o 24 horas.

Control y prevención Neosporosis Bovina

Las vacunas disponibles comercialmente a nivel mundial comúnmente han sido vacunas muertas preparadas con células completas de N. caninum; sin embargo, su eficacia en la prevención de la infección congénita ha demostrado ser muy limitada y por ellos su valor ha sido cuestionado por la comunidad científica.

Uno de los principales cuestionamientos acerca de la vacunación es que los animales inmunizados serán todos seropositivos, lo cual hace imposible utilizar la serología como una herramienta de diagnóstico para implementar un programa de erradicación de los hatos.

Por lo anterior, se sugiere hacer diagnóstico diferencial con entidades bacterianas, virales y protozoarios que cursen con sintomatología similar y que pueden producir aborto, y se recomiendan algunas prácticas de manejo nivel de hato para recudir la infección de N. caninum como:

  • Reducir al mínimo la contaminación fecal de forrajes o agua por perros u otros potenciales hospedadores definitivos (en el caso de la trasmisión horizontal).
  • Eliminar rápidamente fetos bovinos abortados, membranas fetales, placentas o terneros muertos, para evitar su consumo e infección de los hospedadores definitivos.
  • Limitar introducción de animales infectados al hato.
  • Sacrificar los animales infectados.

Algunos de estos métodos de control no son económicos ni de fácil aplicación en nuestro medio, pero debe realizarse el esfuerzo, considerando que hasta la fecha no existe ningún fármaco conocido que pueda utilizarse para controlar la infección por N. caninum en el ganado bovino.

La transferencia de embriones ha demostrado ser un método eficaz en la prevención de la transmisión vertical del N. caninum en bovinos, mediante el uso de donadoras y receptoras que sean seronegativas. Este método sin duda exige un mayor nivel de monitoreo de la enfermedad y mejores medidas de bioseguridad en fincas y centrales de transferencia.

El objetivo final para el control exitoso de esta enfermedad debe concentrarse en la prevención de la transmisión vertical (de madre a hija). La mayoría de laboratorios de diagnóstico realizan en la actualidad, de manera rutinaria, pruebas serológicas rápidas (ELISA, ELISA competitiva o IFA) para determinar el estatus de Neospora a nivel individual o de hato, ya que se presume que la transmisión vertical se produce vía hematógena (sanguínea).

Ganancias obtenidas con la prevención

La ganancia más importante cuando se maneja un programa de control de Neosporosis es la disminución del riesgo en la presentación de la infección congénita, la cual permite que N. caninum persista en los hatos; así mismo, su control reduce la probabilidad de interacción con otros patógenos como por ejemplo la Diarrea Viral Bovina. Adicionalmente, se genera la cultura del manejo adecuado de placentas y fetos abortados que se constituyen en fuente de infección tanto de Neospora como de otras enfermedades.  

Otros Artículos de enfermedades bovinas 

Síguenos en Nuestro Canal de Youtobe

 

Si quieres recibir los artículos  en tu correo suscribete  aquí:   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema creado por Anders Norén