La sanidad  es la condición básica para una buena  producción  animal. En la planificación del manejo de los toros se debe  tener especial atención  a este aspecto, ya que durante el servicio, la salud de los toros es desafiada por la intensidad  del trabajo. Además, hay que recordar que durante el servicio pueden aparecer enfermedades, por lo tanto, el toro debe quedarse protegido adecuadamente en términos  de su salud. Los aspectos  relacionados  con la salud que deben ser cuidadosamente observados  son:

Vacunar los toros

 vacunar los toros, según el calendario sanitario anual del establecimiento y con alguna vacuna específica para la categoría si el veterinario recomendar.

Dosificaciones de los toros

Todos  los  toros  deben   ser  desparasitados  60  días  antes del inicio del servicio; en el inicio de la temporada de servicio; al final de la temporada de servicio; fuera de estas etapas, a cada 90 días de intervalo. Cuando la temporada de reproducción es más de 90 días, se puede  aplicar una toma  durante el servicio. Los toros jóvenes (menores  de 3 años) deben  ser dosificados con un intervalo de 60 días. Recuerde que algunos endoparásitos también controlan la garrapata. Tenga cuidado.

Te puede interesar Fertilidad del Toro

Parásitos externos  (ectoparásitos)

Controlar  la infestación de garrapatas, bernes  y moscas. Para esto se debe  seguir el control de la estancia, pero recuerde que la categoría  de los toros necesitan muchas veces una estrategia especial para la garrapata y para la tristeza parasitaria bovina (TPB). Bicheras pueden causar lesiones localizadas en el tracto reproductivo y inutilizar el toro.

Leer tambien Manejo del Toro Antes de la estación Reproductiva 

Se debe prestar especial atención a los toros de otras estancias, particularmente con respecto a la garrapata y las plantas tóxicas.

Por lo tanto, hable con el vendedor del toro y pregunte acerca de este tema.

Cuidados de Emergencia en toros

Observar eventuales lesiones que pueden ocurrir principalmente en el prepucio, en el pene y en el escroto. Observar el aparato locomotor, con especial atención a la conducta de caminar, verificando posibles lesiones en las patas y pezuñas. Verificar posibles daños en los ojos y en la boca y evitar que los toros tengan acceso a las plantas  tóxicas sin conocimiento previo.

Te invitamos a suscribirte aqui para que no te pierdas ningún contenido .