Enfermedades ovinas y carpinas

Biología de los nemátodos gastrointestinales en pequeños rumiantes

nemátodos gastrointestinales

 Biología de los nemátodos gastrointestinales en pequeños rumiantes

Los huevos de nemátodos gastrointestinales son expulsados del organismo del animal parasitado en las heces y liberados sobre las praderas (Mehlhorn, 2004).

En este momento se encuentran en estado de embriogénesis, salvo los de Strongyloides papillosus que ya contienen larvas (L1) formadas. En condiciones adecuadas de humedad y temperatura, en 1 ó 2 días se desarrolla el embrión dentro del huevo y eclosiona una larva de primer estado (L 1) (Niec, 1968).

La estructura de la L1 es muy simple, posee cavidad bucal y esófago bulboso (rabditiforme) provisto de un aparato valvular característico en forma de Y al que sigue un intestino simple que termina en el ano (Mehlhorn, 2004).

Esta larva de primer estado se alimenta con las sustancias contenidas en las heces fecales y con bacterias, esporas de hongos y agua. Pasado un tiempo, y después de algunas horas de inmovilidad, la larva sufre una primera muda y cambia su envoltura, transformándose en larva de segundo estado (L2). Su morfología es muy semejante a la larva primera, solamente que es mucho más grande y su esófago es menos rabditiforme, pero con aparato valvular bien visible. Se alimenta en forma similar a la L1 (Niec, 1968).

Después de 2-3 días, las larvas de segundo estado sufren una nueva muda convirtiéndose en larvas de tercer estado o larvas infectantes (L3) (Mehlhorn, 2004).

Estas conservan la envoltura de la L2, la que le sirve de protección contra los factores externos. La L3 no se alimenta del mundo externo, consumiendo en cambio reservas contenidas en las células intestinales. Las larvas infectantes son muy activas y pueden subir por los tallos y llegar a las hojas de pasto.

Las larvas infectantes constituyen la última etapa del ciclo biológico fuera del huésped definitivo. Ingeridas con el forraje penetran en la mucosa del abomaso o del intestino, donde sufren dos mudas más, convirtiéndose en larvas de cuarto y quinto estado y finalmente en los nemátodos maduros, formas sexuales. El ciclo biológico completo varía según la especie desde más o menos 17 días (Cooperia spp.) hasta 25-45 días (Nematodirus spp) (Niec, 1968).

El Haemonchus contortus es uno de los principales nemátodos que afecta a ovinos y caprinos (Burke, 2005). Su ciclo de vida (Figura 1) es de tres semanas aproximadamente. La larva infectiva es consumida por los animales con el forraje y una vez en el rumen, ésta continua su desarrollo, viaja hasta el abomaso y allí llega a su estado adulto. Una hembra adulta de nemátodo puede producir miles de huevos y consumir cerca de 200ul de sangre diariamente. La gran capacidad de excretar huevos de las hembras es la principal causa de las epidemias que se generan al inicio de las épocas lluviosas cuando las condiciones climáticas son favorables para el desarrollo de las larvas (Burke, 2005).

Ciclo de vida de Haemonchus contortus

Figura 1. Ciclo de vida de Haemonchus contortus

Método FAMACHA

Se trata de un sistema desarrollado en el sur de África para identificar ovejas con anemia a causa de H. contortus (Bath y Van Wyk, 2001). Consiste en comparar las membranas de la mucosa ocular de las ovejas con una tarjeta (Figura 2) que clasifica los estados de anemia en cinco categorías de acuerdo al color.

En el índice 1 se encuentra el rojo normal, en los índices 2, 3 y 4 hay diferentes tonos de rosado, llegando en el índice 5 al color blanco; los animales en índices 1 y 2 se consideran normales, los animales en nivel 3 en riesgo, en nivel 4 anémicos y en el nivel 5 se ubican animales con anemia severa. El sistema recomienda tratar a los caprinos que se encuentren en los índices 3, 4 y 5 y a los ovinos en índice 4 y 5, dejando a la discreción del examinador si trata los ovinos que se encuentren en índice 3. (Kaplan et al., 2004).

Método FAMACHA

Figura 2. Tarjeta FAMACHA

El sistema FAMACHA© ha sido ampliamente validado en el sur de África con buenos resultados. Muestra mayor efectividad en ovejas que en cabras, sin embargo, sigue siendo una herramienta útil en esta última especie.

En los Estados Unidos se validó el sistema con datos obtenidos de 39 fincas productoras de ovinos y caprinos, ubicadas en los estados sureños de Arkansas, Georgia, Louisiana y Florida, y en las Islas Vírgenes estadounidenses, utilizando 847 ovejas y 537 cabras de diferentes edades y razas. Se obtuvieron correlaciones significativas entre hematocrito y FAMACHA ©  y entre el recuento fecal de huevos de nemátodos y FAMACHA , lo cual indica que es un método útil para identificar anemia en ovejas y cabras en esta región geográfica (Kaplan et al., 2004).

Según Van Wyk (2001) los programas de control de nemátodos gastrointestinales deben estar orientados a incrementar la llamada población refugio, que es aquella que no ha sido expuesta al medicamento terapéutico y que posee un conjunto de genes que la hace sensible al antihelmíntico. Así se disminuye la frecuencia de alelos resistentes en la población y por consiguiente se evitan los problemas de resistencia presentes actualmente.

El sistema FAMACHA contribuye a detectar aquellos animales que requieren tratamiento farmacológico de acuerdo al estado anémico y permite dejar otros animales que no lo necesitan sin tratamiento, contribuyendo así a aumentar la población refugio (Kaplan et al., 2004).

Taninos como mecanismo de control de parásitos internos

La alta incidencia de nemátodos gastrointestinales en pequeños rumiantes, especialmente Haemonchus contortus y en menor escala otros, como Cooperia spp., Trichostrongylus colubriformis, Oesophagostomum spp. y Strongyloides papillosus y la resistencia que los mismos han generado a gran parte de los fármacos antiparasitarios hacen necesaria la búsqueda de nuevas soluciones a este problema (Álvarez et al.,2004).

En el Hospital Veterinario de la Universidad de Auburn en el estado de Alabama, se encontró que el 70% del ganado ovino y el 90% del ganado caprino que fue examinado y tratado en los últimos siete años, presentó problemas de parasitismo (Pugh y Navarrete, 2001 citado por Kaplan et al., 2002).

El nemátodo más patógeno de las regiones tropicales y subtropicales es Haemonchus contortus, el cual además de ser endémico de estas regiones geográficas, se ve favorecido por las lluvias continuas que permiten la presencia de estados larvarios en las pasturas durante casi todo el año. Así puede causar la muerte a ovejas y cabras de todas las edades en cualquier época (Waller, 2002).

Existe evidencia que los taninos presentes en las leguminosas en niveles medianos contribuyen al control de parásitos gastrointestinales en pequeños rumiantes, lo cual se traduce en un mejor desempeño productivo. Paolini et al. (2003a), suministraron a cabras una suspensión de extracto de quebracho (Schinopsis sp), para observar el efecto de sus taninos sobre el recuento fecal de huevos de Haemonchus contortus, el número de gusanos presentes en el cuerpo y los cambios en la densidad de la mucosa del abomaso. Hubo disminución en la cantidad de huevos en las heces fecales, pero no en los otros dos indicadores estudiados. Los resultados sugieren que los taninos tienen un efecto sobre la fecundidad de las hembras de Haemonchus contortus, reduciéndose así la excreción de huevos.

Molan et al. (2000) evaluaron el efecto de extractos de taninos de diferentes leguminosas sobre la migración larval de Trichostrongylus colubriformis.

Encontraron un efecto positivo de los taninos extractados de todas las especies estudiadas sobre la inhibición de la migración larval, la cual fue mayor con una concentración de 1000ug/ml que con 100ug/ml.

La respuesta en la migración larval fue mayor después de 7 meses de exposición que después de solo un mes. Estas observaciones sobre la importancia del tiempo de exposición de los parásitos a los taninos para el resultante efecto sobre la población de gusanos en el abomaso coinciden con lo encontrado por Pomroy y Adlington (2006). Estos últimos evaluaron el efecto de la suplementación con sulla (Hedysarum coronarium) con niveles de taninos de 2.6% por un período de 10 días.

Después de este tiempo sacrificaron los animales y contaron los gusanos de nemátodos, pero no encontraron diferencias respecto al tratamiento testigo, lo cual sugiere que se necesitan mayores períodos de exposición a los taninos para facilitar su efectividad.

Lange et al. (2006) evaluaron el efecto de los TC presentes en el heno de Lespedeza cuneata sobre el parasitismo de H. contortus en corderos. Utilizaron un grupo de animales infectados naturalmente y otro de corderos infectados experimentalmente.

Las dietas basales de heno de L. cuneata y heno de pasto bermuda (grupo control) fueron suplidas por 49 días. Posteriormente alimentaron ambos grupos con heno de pasto bermuda como dieta única durante 14 días adicionales. El conteo fecal de huevos se redujo entre un 67 y 98% en los animales mientras recibieron el heno de L. cuneata, pero se incrementó nuevamente al suspender su uso, lo cual indica un efecto de los TC sobre la fecundidad de las hembras de H. contortus. Estos resultados sugieren que el heno de L. cuneata puede ser utilizado para disminuir la carga parasitaria en las pasturas por su efecto sobre la excreción de huevos al medio.

1 Comentario

  1. RICARDO E. CAICEDO R

    lo considero una buena referencia de parásitos intestinales. principalmente en el método de FAMACHA en cual es útil para detectar el Haemochus contortus

Leave a Reply

Desarrollado Por OzunaSoft