Enfermedades ovinas y caprinas

Nem√°todos gastrointestinales en ovinos

Nem√°todos gastrointestinales

Nem√°todos gastrointestinales

 Nemátodos gastrointestinales

Este post hace parte de capitulo Parásitos en ovinos que esta pagina esta actualizando constantemente y que lo puedes revisar en el enlace.

Nematodos gastrointestinales

La infección por nematodos gastroentéricos (NGE) o nematodiasis gastroentérica es una de las parasitosis más comunes en los paises tropicales, afectando principalmente a los ovinos. Su importancia varía de acuerdo con las condiciones climatológicas en los diferentes sistemas de producción, creándose la necesidad de desarrollar y emplear productos antihelmínticos dirigidos a su control para reducir las pérdidas que provocan.

La nematodiasis gastroent√©rica es causada por diversos par√°sitos internos en ovinos con diferente¬†localizaci√≥n en el animal. Los que est√°n se√Īalados en el cuadro 1 son los m√°s¬†comunes y de mayor importancia cl√≠nica y econ√≥mica. Los ubicados en el¬†abomaso (cuajo) e intestino delgado de sus hospedadores alteran la digesti√≥n y¬†absorci√≥n de nutrientes.

Cuadro 1. Los nematodos gastroentéricos de los ovinos de acuerdo a su
localización.

El Haemonchus (o gusano en forma de ‚Äúpalo de barber√≠a‚ÄĚ) por mucho es el¬†par√°sito m√°s virulento de los peque√Īos rumiantes que por sus h√°bitos¬†hemat√≥fagos se convierte en uno de los que tienen mayor grado de afectaci√≥n,¬†le siguen el Trichostrongylus y Nematodirus. Menci√≥n especial merece el¬†Oesophagostomum (gusano nodular) pues ocasiona la formaci√≥n de peque√Īos¬†abultamientos en la pared intestinal, obligando al decomiso de esta v√≠scera en¬†el rastro.

Ciclo del nematodo en ovinos

Los huevos de nemátodos gastrointestinales son expulsados del organismo del animal parasitado en las heces y liberados sobre las praderas (Mehlhorn, 2004).

En este momento se encuentran en estado de embriogénesis, salvo los de Strongyloides papillosus que ya contienen larvas (L1) formadas. En condiciones adecuadas de humedad y temperatura, en 1 ó 2 días se desarrolla el embrión dentro del huevo y eclosiona una larva de primer estado (L 1) (Niec, 1968).

La estructura de la L1 es muy simple, posee cavidad bucal y esófago bulboso (rabditiforme) provisto de un aparato valvular característico en forma de Y al que sigue un intestino simple que termina en el ano (Mehlhorn, 2004).

Esta larva de primer estado se alimenta con las sustancias contenidas en las heces fecales y con bacterias, esporas de hongos y agua. Pasado un tiempo, y después de algunas horas de inmovilidad, la larva sufre una primera muda y cambia su envoltura, transformándose en larva de segundo estado (L2). Su morfología es muy semejante a la larva primera, solamente que es mucho más grande y su esófago es menos rabditiforme, pero con aparato valvular bien visible. Se alimenta en forma similar a la L1 (Niec, 1968).

Después de 2-3 días, las larvas de segundo estado sufren una nueva muda convirtiéndose en larvas de tercer estado o larvas infectantes (L3) (Mehlhorn, 2004).

Estas conservan la envoltura de la L2, la que le sirve de protección contra los factores externos. La L3 no se alimenta del mundo externo, consumiendo en cambio reservas contenidas en las células intestinales. Las larvas infectantes son muy activas y pueden subir por los tallos y llegar a las hojas de pasto.

Las larvas infectantes constituyen la¬†√ļltima etapa del ciclo biol√≥gico fuera del hu√©sped definitivo. Ingeridas con el forraje¬†penetran en la mucosa del abomaso o del intestino, donde sufren dos mudas m√°s,¬†convirti√©ndose en larvas de cuarto y quinto estado y finalmente en los nem√°todos¬†maduros, formas sexuales. El ciclo biol√≥gico completo var√≠a seg√ļn la especie desde¬†m√°s o menos 17 d√≠as (Cooperia spp.) hasta 25-45 d√≠as (Nematodirus spp) (Niec, 1968).

Ciclo de vida de Haemonchus contortus

Figura 1. Ciclo de vida de Haemonchus contortus

El Haemonchus contortus es uno de los principales nemátodos que afecta a ovinos y caprinos (Burke, 2005). Su ciclo de vida (Figura 1) es de tres semanas aproximadamente. La larva infectiva es consumida por los animales con el forraje y una vez en el rumen, ésta continua su desarrollo, viaja hasta el abomaso y allí llega a su estado adulto. Una hembra adulta de nemátodo puede producir miles de huevos y consumir cerca de 200ul de sangre diariamente. La gran capacidad de excretar huevos de las hembras es la principal causa de las epidemias que se generan al inicio de las épocas lluviosas cuando las condiciones climáticas son favorables para el desarrollo de las larvas (Burke, 2005).

Adentro del animal las larvas penetran a los tejidos del abomaso e intestinos, mudan otra vez y pasan a L-4, después se transforman en L-5 o preadultos que maduran sexualmente y pasan a adultos. Tras la cópula, las hembras comienzan a poner huevos, cerrándose así el ciclo, esto ocurre por lo menos a los 21 días después de ingeridas las L-3.

Causas de la parasitosis

La infecci√≥n por NGE se presenta en los sistemas productivos donde se¬†practica el pastoreo; es un problema sanitario frecuente en los sistemas con praderas irrigadas y en zonas con clima tropical h√ļmedo.

Esta parasitosis es muy com√ļn por el hecho de que la mayor√≠a delos peque√Īos rumiantes se encuentran en pastizales, muchas veces comunales(donde pastorean conjuntamente bovinos, ovinos y caprinos). Otro factor ambiental es el sobre pastoreo que permite un incremento en la poblaci√≥n de la infecci√≥n y de la ingesti√≥n de un mayor n√ļmero de larvas por animal.

Es importante mencionar que la presencia de par√°sitos en la pradera es¬†consecuencia de la carga parasitaria que posee el animal, la cual var√≠a en¬†funci√≥n al estado inmune del reba√Īo. Cuando los ovinos se encuentran¬†pastoreando todo el a√Īo en praderas infectadas por NGE ingieren diariamente¬†una cantidad variable de L-3 que estimula al sistema inmunol√≥gico.

En cuanto al estado fisiológico del ovino parasitado, básicamente es el caso de las ovejas, ocurre un aumento en la eliminación de huevos de nematodos gastroentéricos cuando está cerca el parto o en la lactancia y se conoce como alza posparto o alza lactacional. Este fenómeno es importante pues la oveja representa una fuente de contaminación para la pradera que redundará, a mediano plazo, en un mayor riesgo de adquisición de NGE para los corderos.

Figura. 2. Ovejas con una disminución considerable en su condición corporal como  consecuencia de una nematodiasis gastroentérica severa.

Los ovinos nativos o criollos y algunas razas de pelo, son considerados más resistentes de adquirir la enfermedad en relación con los animales exóticos, ya que los primeros han tenido, con el paso del tiempo, una selección natural sobreviviendo los animales más resistentes a los parásitos gastrointestinales  de la región. Esta característica es muy importante para la elección de la raza de ovino a criar en ciertas regiones del país con alta probabilidad de adquirir y padecer la nematodiasis gastroentérica.

Desde el punto de vista clínico, aunque hay muchos tipos de NGE, solo pocos causan problemas. El Haemonchus es el responsable de altas ortandades, particularmente en animales jóvenes.

Las consecuencias más significativas de una nematodiasis gastrointestinal son los pobres resultados en la ganancia de peso, la disminución del crecimiento, la mala calidad de la canal de un animal parasitado, el decomiso de vísceras, así como el costo en medicamentos y servicios veterinarios. Cabe mencionar que la producción de lana disminuye inevitablemente.

La severidad de la infección varía de acuerdo a la cantidad de parásitos presentes y el estado nutricional del animal. Si son pocos parásitos y el ovino posee un buen estado nutricional, la enfermedad incluso pasa inadvertida (subclínica, con ausencia de signos clínicos).

En una nematodiasis gastrointestinal severa, en los corderos en crecimiento se observa baja de peso, pérdida de la lana, anorexia, mucosas y conjuntivas pálidas y apatía, también puede haber diarreas intermitentes y edema submandibular.

El diagnóstico clínico a través de los signos que presenta el animal es dificultoso y poco preciso pues existen otras enfermedades que tienen una manifestación similar a la nematodiasis intestinal (fasciolasis, coccidiosis, cestodosis, paratuberculosis, linfadenitis caseosa visceral y desnutrición entre otras).

Por lo anterior, el diagn√≥stico de laboratorio ser√° una herramienta √ļtil para el la¬†detecci√≥n de NGE. Se recomienda efectuar ex√°menes de laboratorio como las¬†¬†t√©cnicas de flotaci√≥n y Mc Master (donde se conoce el n√ļmero de huevos¬†eliminados por gramo de heces) y de cultivo larvario (se identifican los tipos de¬†NGE presentes). Es conveniente efectuar los muestreos de heces y pruebas de¬†laboratorio en forma rutinaria cada mes o dos meses para conocer la din√°mica¬†de eliminaci√≥n de huevos de NGE y elegir el mejor momento y el producto¬†antiparasitario a utilizar.

Mas informacion de par√°sitos en ovinos

No Olvides suscribirte aqui para que te lleguen nuestras publicaciones al correo

Mas Información

 

  1. RICARDO E. CAICEDO R

    lo considero una buena referencia de par√°sitos intestinales. principalmente en el m√©todo de FAMACHA en cual es √ļtil para detectar el Haemochus contortus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Revisa Política de Privacidad

Revisa Política de cookies

Tema creado por Anders Norén