Monta de la yegua

Monta de la yegua

La hembra destinada a la reproducción tendrá la edad, desarrollo somático y genital, adecuados. Se le someterá a examen hematoquímico, hemoparásitos y exudados vaginales a las vacías de la campaña anterior o que tengan antecedentes de procesos infecciosos, aplicando los tratamientos específicos, previo antibiograma.

El celo se determinará por los signos externos de la hembra, post-tratamiento ante el caballo, evaluando micciones frecuentes y parpadeo del clítoris. Se emplea un caballo celador, que se maneja por un personal experimentado, para evitar daños a las reproductoras, o se prescinde de su uso, siempre que el operario reconozca los signos de celo.

Lee mas informacion sobre los signos y celo de le yegua

Manejo de la Yegua para la monta

Antes de la cubrición se debe “recelar” la yegua, generalmente con otro semental de menor valor, a fin de asegurar que la yegua acepta al macho. Para ello, acercaremos a este semental, llamado “recela” y si la yegua lo acepta sacaremos al semental destinado a cubrir. El semental debe tener una cabezada con la que se pueda sujetar sin problemas al reproductor, que sólo debe usarse para cubrir, a fin de que el animal distinga si sale para cubrir o simplemente para trabajar

a la hembra se le debe lavar la zona perineal, vendarle la cola y de ser necesario poner un tirapié para restringir los movimientos de los miembros posteriores. Para lavar la zona perineal, en caso de utilizar jabón, este debe ser no detergente y el agua con la que se enjuaga debe ser tibia. Si la yegua presenta la cirugía de Caslick, se tiene que realizar la episiotomía antes del servicio.

Una yegua que está en “calor”, no requiere más que sujetarla mediante un almartigón y un ronzal, pero si la yegua es muy nerviosa el uso de un arcial es recomendado. En casos más extremos se pueden utilizar alfa 2  agonistas, como xilacina o detomidina.

Las patas de la yegua deben ser trabadas (con material destinado al efecto) para impedir coces y su cuello protegido para evitar mordiscos. Es muy frecuente trabar a la yegua con cuerdas normales, provocando importantes rozaduras.

Manejo del Garañón para la monta

Se debe controlar perfectamente al garañón, para lo cual se puede colocar la cadena de ronsal sobre la ternilla, para tener más control sobre él. Antes de llevar al semental al área de montas, se recomienda limpiar perfectamente los cascos del caballo, y posteriormente cubrirlos con cinta metálica.

Después se debe desplazar al garañón de su caballeriza a un área donde se lavará el pene, los testículos, abdomen caudal y la parte media de los miembros posteriores con agua tibia. Lo ideal, es que el pene este erecto para poderlo lavar. Esta erección ocurre naturalmente en sementales ya experimentados antes de la monta, pero otros requieren recelar a una hembra. 

Al inicio de la época reproductiva, la fosa del glande y el proceso uretral deberán ser cuidadosamente lavados. Así como también después de cada monta, el pene debe ser enjuagado. Es importante mencionar que para lavar el pene es recomendable que la persona que lo realiza utilice guantes de exploración (Figura 1.). Antisépticos o soluciones jabonosas, deben ser empleados con mucho cuidado debido a su poder espermicida. Finalmente, el semental es llevado junto a la yegua para realizar la monta.

Figura 1. Limpieza del pene antes de la monta o colección de semen.

El Personal de la monta de la yegua

Para el manejo reproductivo necesario para la monta dirigida está limitado a la detección diaria de las hembras en celo mediante recela y, en el momento de la monta, se necesita personal para inmovilizar a la hembra y manejar al semental, cuidando que no se produzcan accidentes en el salto como, por ejemplo, las caídas por resbalones en suelos inadecuados, enredos de las extremidades en los trabones, violencia del semental, como patadas y mordidas, etc. Así mismo, es muy importante conseguir que se respete el tiempo de estimulación sexual correcto, con beneficios tanto en el macho como en la hembra.

Una persona debe sostener a la yegua, una segunda deberá manejar al garañón, y una tercera deberá asistir al semental durante la penetración (este asistente puede colocar la mano en la base del pene para sentir la pulsación uretral y confirmar que la eyaculación ha ocurrido).

Instalaciones para la monta en caballos 

El área donde se llevará a cabo la monta natural, debe ser un lugar quieto, seco y seguro, con superficies no derrapantes, alejado del resto del establo o del criadero. De preferencia debe ser un área de 20 x 12 m, techado, con puerta de entrada y de salida en diferentes direcciones. Es importante que esta área se limpia y libre de polvo.

Monta dirigida de la yegua

En cada campaña reproductiva, cada semental puede cubrir hasta 40 yeguas. El semental se mantiene estabulado en cuadras, con sus regímenes de alimentación y manejo diferenciados y se le asigna un grupo de yeguas según el plan de apareamiento y presentación de celo. Como en el resto de los sistemas, hay que realizar un examen riguroso de sementales y yeguas y utilizar sólo los que estén aptos para la reproducción. Este es una variante más efectiva, garantiza la seguridad de sementales y yeguas y un trabajo individual hembra a hembra.

Es muy importante conseguir que se respete el tiempo de estimulación sexual correcto, con beneficios tanto en el macho como en la hembra; se encuentra una mayor calidad en el esperma del semental si se dan tiempos de 10-15 minutos de estimulación sexual antes del salto.

También obtendremos suficiente relajación del cuello uterino e incremento de las secreciones vaginales y uterinas que facilitan a su vez la cópula, reduciendo o evitando las peligrosas roturas de fondo vaginal producidas por el órgano copulador. Así mismo, la presencia de este moco favorece la progresión del espermatozoide que “nada” hacia las partes distales del útero en busca de un óvulo al que fecundar.

En contra, la monta dirigida limita el uso del semental, ya que cuando le coincida más de una yegua al día, habrá que repetir el salto y en esta especie no se aconseja que la frecuencia de salto sobrepase uno al día en días alternos, si queremos que no se afecte la calidad del eyaculado.

No es infrecuente por lo tanto encontrar durante la temporada reproductiva a los sementales cubriendo varias veces al día durante muchos días seguidos, con las consecuencias que esto conlleva no sólo en la calidad seminal, que llega en algunos casos a presentar alteraciones graves (oligospermia) con descenso de la fertilidad, sino que además se incrementa el riesgo de infecciones y accidentes en los machos.

Desventajas de la monta natural del caballo

Existen algunas desventajas en el caso de este manejo reproductivo como son:

• Aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades venéreas. 

• Lesiones a la yegua, semental o manejador.

• Mayor número de montas por semental.

• El número de espermatozoides depositados en la yegua no se conoce.

Vídeo de monta natural del caballo

Otros artículos de interes

Te gustaria recibir nuestros artículos en tu correo? , suscribete gratis 

Mas Información