c505218304b50c59c3659f6dda43bae7-header-0–>

Prof. Luiz Carlos Pinheiro Machado

La teoría de la trofobiosis, desarrollada por el francés Francis Chaboussou, establece que la salud de las plantas es el producto del equilibrio o del desequilibrio de su nutrición a través de la relación entre la proteosíntesis (síntesis de las proteínas) y la proteólisis (desdoblamiento de las proteínas) en los tejidos vegetales.

Esa relación influencia directamente la resistencia o la sensibilidad de las plantas al ataque de los agentes parasitarios – insectos, ácaros, nematodos, hongos, bacterias y virus. En suelos fértiles y equilibrados las plantas tienen resistencia natural al ataque de los parásitos, pues el máximo de resistencia biológica es adquirida a través de una nutrición equilibrada.

Los organismos “inferiores” – insectos, ácaros, nematodos, bacterias, virus – según Chaboussou, tienen un bagaje enzimático insuficiente o inexistente y, por eso, necesitan alimentarse con nutrientes solubles – aminoácidos libres, azúcares solubles y otros. Además, el parásito precisa encontrar en el vegetal hospedado todos los elementos nutritivos que necesita.

En esa línea conceptual, Chaboussou afirma: “en definitiva, es el equilibrio  proteosíntesis / proteólisis lo que condiciona el estado de resistencia de la planta, en relación a sus diferentes parásitos”, esto significa que, con proteólisis dominante, hay sensibilización de la planta al ataque del parásito; con proteosíntesis dominante, hay un estímulo de la resistencia en el sentido de la inmunidad.

El exceso de aminoácidos libres y azúcares solubles en el tejido vegetal atrae las plagas y las enfermedades.

Los agro tóxicos y fertilizantes solubles hacen una iatrogenia (enfermedad provocada por el remedio), con la ruptura del equilibrio planta / predador, estimulando la proteólisis y inhibiendo la proteosíntesis.

Las carencias minerales, especialmente de micro elementos – B, Cu, Zn y otros, provocan la inhibición de la proteosíntesis, resultando en la acumulación de nutrientes solubles, que son los alimentos esenciales de los parásitos, con el consecuente aumento de su actividad predatoria.

Las plantas tienen sensibilidades diferentes, según su estadio fenológico: en la floración y en las hojas maduras parece haber mayor proteólisis, con mayor sensibilidad al ataque de los parásitos.

El aumento del tenor de MO en el suelo protege la salud de las plantas, porque el humus es rico en micro elementos solubles rápidamente disponibles para las plantas.

La cuestión principal, así, consiste en estimular la proteosíntesis de las plantas, con la producción de sustancias más complejas, alejando las plagas y enfermedades, como ocurre en suelos ricos en MO humificada.

Así, fertilizantes de alta solubilidad, como la  urea y los superfosfatos, producen una fuerte proteólisis, con lo que las plantas quedan altamente vulnerables a los ataques de parásitas. Ya con suelo rico en humus, se produce una proteosíntesis, y no ocurre el ataque de parasitas.

Chaboussou propone la fertilización con micro elementos para equilibrar la fertilidad del suelo. Considero que el mejor camino para corregir la fertilidad del suelo es con la materia orgánica, como substrato para la actividad del suelo, que es quien, realmente, hace las correcciones que el suelo demanda.

Mas artículos

No olvides suscribirte por correo aqui

No olvides compartir en las redes sociales 

Mas Información