Enfermedad de Glasser en cerdos

Enfermedad de Glasser

Publicado por

Enfermedad de Glasser

La enfermedad de Glasser es causada por el Haemophilus parasuis coloniza desde muy temprana edad las vías respiratorias superiores de los cerdos, aunque en condiciones adecuadas esta bacteria puede invadir todo el organismo y provocar una enfermedad sistémica conocida como enfermedad de Glässer, que se caracteriza por poliserositis, poliartritis y meningitis de serofibrinosa a fibrinopurulenta. Además de ser la causa de la enfermedad de Glässer,  también desempeña un papel importante en el complejo respiratorio porcino (CRP), ya sea como agente predisponente, como invasor secundario o como patógeno primario de la neumonía. 

Este Haemophilus parasuis es un pequeño bacilo Gram negativo de la familia Pasteurellaceae. Las cepas de H. parasuis se distinguen por varias características, entre ellas la virulencia. 

Actualmente el sistema de clasificación de las cepas se basa en la determinación de sus serovariedades, de las que se conocen 15 distintas:

Generalmente las serovariedades 1, 5, 10, 12, 13 y 14 se consideran sumamente virulentas (cerdos muertos o moribundos en cuatro días).

Por otro lado, las serovariedades 2, 4 y 15 se consideran moderadamente virulentas.

Y finalmente la serovariedad 8 se considera levemente virulenta y las  3, 6, 7, 9 y 11 han demostrado ser avirulentas.

Síntomas de la Enfermedad de Glasser

Los síntomas más comunes son:

  • fiebre elevada, apatía y anorexia.
  • respiración abdominal, disnea, tos intensa, dolor en tórax y abdomen, articulaciones hinchadas (sobre todo carpos y tarsos), cojeras, temblores, incoordinación, decúbito lateral y cianosis.
  • La tasa de mortalidad puede llegar al 10%.
  • Las infecciones crónicas pueden provocar un bajo rendimiento, así como síntomas como delgadez extrema, tos, disnea, pérdida de peso, cojera y pelaje áspero. 
  • En la exploración post mórtem, vemos un exudado de serofibrinoso (fase inicial) a fibrinopurulento (fase avanzada) en la superficie de una o múltiples serosas (como el peritoneo, el pericardio o la pleura), en las superficies articulares y en las meninges.

Diagnóstico de la Enfermedad de Glasser

Etapas de alimentación de lechones determinan su rentabilidad

El diagnóstico de elección esta ligada a Haemophilus parasuis y se basa en los antecedentes del rebaño, los signos clínicos, los resultados anatomopatológicos obtenidos a partir de la necropsia y el aislamiento de la bacteria, aunque a menudo el diagnóstico se complica debido a la existencia de cepas no virulentas y a la colonización precoz de las vías respiratorias superiores de los cerdos sanos.

Prevención Contra la Enfermedad de Glasser

La mejor prevención se da administrando vacunas, siempre que los programas de vacunación aborden correctamente las dos cuestiones fundamentales, que son la diversidad de serovariedades y los calendarios de vacunación. También las medidas de control de las infecciones por H. parasuis también deberían contemplar prácticas de manejo para reducir o eliminar otros microorganismos patógenos, unificar la edad del destete y el flujo de cerdos, evitar la mezcla de cerdos en todas las fases de la producción, implementar períodos de aislamiento y aclimatación de las cerdas de reposición, etc.

Tratamiento de la Enfermedad de Glasser

Principalmente la infección por Haemophilus parasuis se puede controlar con antibióticos. Se deben administrar dosis elevadas de antibióticos por vía parenteral en cuanto se manifiestan los síntomas clínicos, tratando a todos los cerdos del grupo afectado y no sólo a los que presenten síntomas.

Sin embargo, el uso responsable de los antibióticos para tratar la enfermedad de Glässer hace recomendable una comprobación rutinaria de la sensibilidad de las cepas clínicas aisladas de Haemophilus parasuis.

Referencias bibliográficas

  • Moller, K., Andersen, L.V., Christen, G. & Filian, M. (1993). Optimization of the detection of NAD dependent Pasteurellaceae from the respiratory tract of slaughterhouse pigs. Veterinary Microbiology 36, 261-271.
  • Oliveira, S. & Pijoan, C. (2004). Haemophilus parasuis: new trends on diagnosis, epidemiology and control. Veterinary Microbiology 99, 1-12.
  • Oliveira, S. (2004). Improving rates of success in isolating Haemophilus parasuis from clinical samples. Journal of Swine Health and Production 12, 308-309.
  • Rapp-Gabrielson, V., Kocus, G., Clark, J. & Stephen, K. (1997). Haemophilus parasuis: immunity in swine after vaccination. Veterinary Medicine 92, 83-90.

Autor: Fabian Martinez Viloria; Zootecnista

Más artículos sobre enfermedades porcinas

Cursos en Porcicultura

Si estas interesado en la Porcicultura te presento nuestros dos curso  relacionados.  

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta información, no se podrá difundir en ninguna forma y por ningún medio ni virtual ni impreso excepto para uso privado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.