Pavos

Reproducción del pavo

Manejo reproductivo del pavo

Manejo reproductivo del pavo

Manejo reproductivo de los pavos

Gran parte del éxito de la producción de pavos está directamente relacionado con el confort dentro de las instalaciones. Por lo tanto, es vital, garantizar el cumplimiento de los parámetros mínimos ambientales que favorecen el desarrollo productivo de estas aves en sistemas de confinamiento.  A continuación analizaremos cada uno de los factores que intervienen durante el proceso productivo de los pavos.

Le puede interesar Cuantos pavos por metro cuadrado 

Parámetros reproductivos del pavo

Son puntos de comparación, que expresan el ideal de producción y los resultados que  se desean obtener en la granja. Con ellos se valora la eficiencia de los procesos y se analizan posibles soluciones a problemas o alternativas para mejorar los parámetros.

Relación hembra – macho y su correlación con la fecundidad

La relación es de 8 a 10 hembras por macho en sistemas semiintensivos; en sistemas caseros esta relación puede bajar de 5 a 7 hembras por macho.

Fertilización natural en pavos

Los sistemas tradicionales utilizan la fertilización o monta natural. El macho se  mantiene con las hembras dentro de un encierro para que las monte y fertilice.  Este proceso presenta algunos inconvenientes de manejo, por ejemplo:

• La consanguinidad es alta a causa de una mala o nula rotación de reproductores.

• Los machos tienden a pelear, lo cual dificulta su manejo; en ocasiones hay que colocar los animales en jaulas para familias (8 a 10 hembras y un macho).

• Incrementa los costos de producción.

• Es un método utilizado en granjas caseras. 

Por las razones anteriores, se han buscado soluciones más prácticas, como inseminar artificialmente a las hembras.

Le puede interesar Manejo del pavo 

Inseminación artificial en pavos

Este sistema es muy poco utilizado, ya que las grandes empresas avícolas prefieren importar los huevos fértiles.  Los machos deben ser sometidos a un programa de selección, buscando en ellos aquellas características fenotípicas y genotípicas que se quieran resaltar o fijar. Se debe establecer un programa de selección.  Antes de la extracción de semen, los machos se someten a un ayuno de cuatro o cinco horas para evitar que defequen y contaminen el semen.

Es imprescindible procurar que los animales estén tranquilos, que reconozcan a los
operadores y que éstos los tomen con sumo cuidado. Los animales seleccionados son sometidos a masajes para que eyaculen. Estos se aplican sobre la región dorso caudal y abdominal. Es importante que no se efectúen en forma muy enérgica para evitar la ruptura de capilares (lo que contaminaría el semen con sangre) y sin provocar dolores que podrían inhibir al macho en posteriores extracciones (Buxadé y Blanco,1995).

Una vez obtenido el semen se debe proceder a inseminar a las hembras. Con masajes especiales se logra que la pava prolapse (saque) el oviducto y, por medio de una jeringa o una micro pipeta (tubo muy delgado), el semen es depositado en el fondo de la vagina. Para mantener un buen nivel de fecundidad es necesario realizar la inseminación con intervalos precisos y en horas de la tarde, cuando la postura (poner huevos) es mínima.

Al comienzo de la postura, se deben hacer tres inseminaciones casi consecutivas. La primera, al día siguiente de recoger los huevos: la segunda, a los tres días y la última, una semana mástarde (Buxadé y Blanco,1995).

Con este sistema

• El consumo de alimento de los machos disminuye, ya que no son necesarios tantos dentro de las granjas (un macho puede producir suficiente semen para cubrir de 50 a 100 hembras por ciclo).

• Disminuye el espacio requerido para los machos.

• Se evitan problemas debidos a peleas entre machos.

• Mejora el control de la fertilidad de los machos seleccionados.

• Mejoran los índices de fertilidad dentro de los planteles.

Aspectos negativos

• Se necesita personal capacitado.

• Se necesita un laboratorio especializado.

• Se requiere equipo para la extracción y manejo del semen.

• La labor se incrementa al tener que inseminar las pavas.

Manejo del huevo fértil en pavos

Por lo general, las pavas inician la etapa de postura a partir de la semana 30 de vida. Al  iniciar la postura y hasta que se acostumbren a entrar en los nidos, se debe recorrer la granja para retirar de los rincones a las pavas y obligarlas a introducirse en los nidos (lo cual no es fácil); además, se puede iniciar un proceso de selección para eliminar o reducir el instinto que les impulsa a incubar los huevos, apartando todas las pavas cluecas.

Las pavas pueden llegar a poner por ciclo (de 4 a 5 meses) de 30 hasta 160 huevos.  La puesta de huevos en el piso es un problema que se debe corregir, ya que las pavas tienden a quebrar los huevos. Además, estos se ensucian, lo que incrementa el número de huevos que no se podrán incubar. Es aconsejable agregar abundante paja o virutas de madera en el fondo de los nidos, para que éstos sean bien mullidos y atractivos para las hembras.

Ello contribuye a disminuir la postura en el piso.  La recolección de huevos hay que hacerla, como mínimo, cuatro veces al día. Los huevos sucios se deben limpiar en seco con papel de lija y todos aquellos que presentan anormalidades o pesen menos de 70 g, tienen que ser descartados.  Estos huevos desechados pueden ser vendidos en el comercio para consumo humano, siempre y cuando no hayan entrado en un proceso de incubación. 

Los huevos deben incubarse lo antes posible, para obtener porcentajes de fertilidad altos.  En el caso de almacenar los huevos para posterior incubación, se deben considerar los siguientes aspectos:

• El tiempo de almacenamiento debe ser inferior a diez días. 

• La temperatura de almacenamiento puede oscilar entre los 13°C y 18.3°C grados centígrados (65° f).

• La humedad relativa debe oscilar entre el 75-85 por ciento.

• Los huevos deben colocarse en cartones, con la parte más gruesa hacia arriba (cámara de aire).

• Los huevos deben colocarse sobre el cartón en posición inclinada, de 30 a 45 grados, para que no se les pegue la membrana. Esta posición deberá variarse cada 12 horas como mínimo.

• Después de 7 días de almacenamiento los nacimientos decrecen un 1 por ciento por día los primeros cuatro días y un 2 por ciento a partir del décimo día después del
almacenamiento.

• Cuando los huevos son almacenados por más de 15 días su fertilidad baja rápidamente, y puede llegar a cero (Echeverría 2006; Buxadé y Blanco,1995).

Sistemas de incubación en pavos

Natural

Las hembras cluecas son aquellas aves que interrumpen la postura debido a un  control hormonal natural. Este cambio estimula el instinto materno por incubar sus huevos.  Mientras dura la cloquera, la hembra suspende la postura. La hembra presenta una reacción de agresividad al aproximarse a otros animales: “erizamiento del plumaje” reducción del consumo de alimento y la insistencia en permanecer inmóvil en un nido. 

El tiempo de incubación es de 28 días. La temperatura promedio de incubación natural es de 37,5 °C (Buxadé y Blanco 1995; Duran 2006).  En sistemas caseros se deben retirar todos los días los huevos de los nidos, con ello se aumenta la cantidad de huevos producidos por hembra. Una vez que las hembras se encluequen (seleccionadas), les será colocada la cantidad de huevos que ellas puedan incubar sin problemas (15 a 17 huevos). Con este sistema de producción de pavillones podemos generar suficientes crías para una pequeña granja casera.

La incubación natural no es un método rentable para sistemas de producción comercial. Esto se debe a dos factores:

• La producción de crías baja.

• La producción de crías es estacional, por lo que no puede abastecer un mercado que exige constancia en la entrega.

La única alternativa para manejar rentablemente un sistema casero sería abastecer un mercado que requiera un pavo producido de forma orgánica o natural.




Artificial

Este sistema de incubación utiliza equipos que simulan el proceso natural de  incubación. Se controlan la humedad, temperatura, ventilación y el movimiento del huevo. Es importante maximizar la producción de huevos en sistemas de incubación artificial para que esta sea rentable. Se debe reducir la incidencia de la incubación natural dentro de las granjas comerciales.

A sólo tres semanas de iniciada la postura, aparecen las primeras pavas cluecas y, si no se combate el fenómeno, el porcentaje aumentará rápidamente. El método más eficaz para reprimir ese impulso natural consiste en marcar aquellas hembras que permanecen en los nidos al oscurecer, esto sucede porque a las pavas cluecas les atraen las áreas oscuras, calientes y cómodas.

Si a la mañana siguiente aún se encuentran en ellos, deberán ser trasladadas a jaulas o corrales con piso enrejado y luz muy intensa, sin modificar el foto período (horas luz). Mantenidas en esas condiciones por espacio de tres a cinco días, interrumpen la cloquera (Echeverría, 2006; Buxadé y Blanco,1995).  Aunque indirecto, otro método muy efectivo para controlarlas es impedir que las pavas se familiaricen demasiado con el corral de postura.

Cuando se observe que permanecen demasiado tiempo en los nidos se deben trasladar todas las aves a otro corral que posea distinta disposición de nidos, comederos y bebederos. Los cambios deben iniciarse poco después de que alcancen el pico de postura y nunca a intervalos menores de ocho a diez días (Echeverría, 2006; Buxadé y Blanco, 1995).

Utilizando los comentarios anteriores sobre el manejo inicial de los reproductores y de la postura de las pavas, se analizará a continuación el proceso para incubar los huevos de forma artificial.

Selección del huevo fértil para incubar

Se debe proceder de la siguiente manera:
• Los huevos para incubación deben provenir de animales sanos.

• No se debe haber iniciado el crecimiento del embrión.

• Huevos bien formados; se desechan los deformes.

• El peso debe ser mayor de 70 gramos.

• Deben estar libres de rajaduras.

• El color debe ser brillante.

• La cáscara debe ser lisa, sin ninguna aspereza.

• Se debe desechar cualquier huevo poroso.

• Se debe desinfectar los huevos con San –O-fec (Laquinsa) a razón de 0,4 cc/litro, cada vez que se recogen y se seleccionan, para eliminar cualquier tipo de bacteria que pueda matar el embrión (Echeverría, 2006).

No olvides suscribirte por correo aqui

Mas Información

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema creado por Anders Norén