Nutrición animal

Sal Proteinada

Sal proteinada

Sal Proteinada

Sal Proteinada para el ganado 

Los pastos tropicales tienen un potencial de producción de leche de 8 a 9 lt/vaca/día y carne de 1 kg/animal/día de ganancia de peso vivo. Sin embargo, los niveles de producción que a menudo se alcanzan están entre 20 y 60% del potencial. Lo anterior, se debe a las deficiencias de proteína, minerales y energía de los pastos que no son corregidos a través de una adecuada suplementación animal. Estas deficiencias tienen un efecto negativo sobre el consumo y digestibilidad del forraje provocando que este valioso y económico recurso no sea debidamente aprovechado.

Se estima que una pastura sólo consigue ofrecer a los animales un 60% de los requerimientos en la estación  lluviosa  y  apenas  de  un  20  a  30%  durante  la  estación  seca,  por  lo  que  es  necesario suplementar.

Una buena pastura ofrece el 81% de la proteína exigida y el 65 % de la energía.

Es posible sacar novillos precoces a base de pasto con edad máxima de 24 meses y peso de 1000 libras, a través de un manejo adecuado de la pastura (fertilización, pastoreo rotacional) y ofrecimiento de sal proteinada en verano. Con este sistema se obtienen animales con carne de mejor calidad en términos de suavidad, así como una mayor ganancia para el productor al acortar el periodo de ceba, abriendo espacio para introducir nuevos animales.

La ganancia de peso de animales que reciben sal proteinada está relacionada al medio ruminal. La inclusión de proteína (urea y harina de soya), energía (maíz, sorgo), así como minerales, (micro y macro   elementos)   en   la   dieta   proporciona   un   ambiente   favorable   al   crecimiento   de   los microorganismos, facilitando la degradabilidad de los forrajes y aumentando su consumo hasta un 30%.

La  función  de  la  sal  proteinada  es  corregir  posibles  deficiencias  en  el  rumen,  incrementando  la población de la flora microbiana y así la digestión del forraje. El uso de sal proteinada como suplemento para animales en pastoreo ofrece la oportunidad al ganadero de mejorar sus ganancias y optimizar en forma económica la producción animal a través de un mejor aprovechamiento del forraje.

Sal proteinada para verano

En la estación seca, las pasturas pierden calidad y los animales bajo pastoreo que no reciben una suplementación a base de proteína y energía pierden hasta un 20% de su peso, retrasando los índices reproductivos, edad al sacrificio y su rendimiento. Se recomienda y es necesario que durante la estación seca los animales tengan acceso a sal proteinada a voluntad. Para tener éxito es importante disponer de suficiente forraje, aunque este seco.

Sal proteinada para invierno

El uso de sal proteinada en invierno se recomienda en fincas con pastos de baja calidad, con menos de 7% de proteína. En estas condiciones se pueden lograr incrementos de peso de 100 a 200 gramos. En una pastura de buena calidad y bien manejada, los animales logran ganancias de peso promedio superiores a los 400 g/día durante la estación lluviosa, independiente del suministro de una sal proteinada.

La sal proteinada para uso en invierno conlleva un menor nivel de proteína y más energía (35% de PB, 57% de NDT) comparada a la sal proteinada de verano. Siendo una opción a considerar sobre todo cuando se cuenta con pasturas cansadas de baja calidad o que no se fertilizan. El consumo se sitúa entre 0.2 a 0.4 % del peso vivo del animal.

A la sal proteinada de invierno también se le llama “sal energética” por contener un mayor nivel de energía. Sin embargo, los contenidos de energía consumida son tan bajos para producir respuesta animal, que es incorrecto adoptar ese nombre.

Uso de sal proteinada

El uso de sal proteinada se está incrementando especialmente en verano, en países Suramericanos, entre ellos, Brasil, donde los productores han comprobado su ventaja, hasta el punto que actualmente se comercializa más sal proteinada que sal mineral convencional.

Se recomienda para animales en pastoreo o con acceso a forraje voluminoso y fibroso. Corrige la deficiencia de minerales y proteína, aumenta el consumo y la digestibilidad del pasto, aún en estado avanzado de madurez, reduciendo el rechazo y la pérdida de forraje. Permite mejorar la producción animal basada en pasturas a niveles cercanos a su potencial, en el trópico de 1 kg de ganancia de peso diario y de 8 a 9 lt/día de leche. Los niveles de producción que alcanzan dependen en parte de la disponibilidad y calidad de forraje de la pastura. La tasa de retorno marginal anual de la tecnología es alta, comparable a lo que se obtiene con los bloques nutricionales.

Se requiere para su uso, un mínimo de inversión que consiste en la construcción de saleros techados que protejan la sal de la lluvia. El volumen de los ingredientes que se maneja es bajo, reduciendo el espacio para su almacenamiento y esfuerzo para la distribución. Se pueden formular raciones que permitan el suministro a intervalos hasta de siete días debido al bajo consumo voluntario y la buena conservación de la mezcla.

Relación costo beneficio

La relación costo beneficio para la sal proteinada en verano es siempre positiva. Una ganancia de peso diaria de 300 gramos, significa 9 kg al mes o 40 kg en cinco meses, que corresponden a la estación de verano.

El costo por quintal de la sal proteinada está en torno de los B/. 16.00 lo que proporciona ventajas directas, por la ganancia de peso y beneficios indirectos inherentes al mantenimiento constante de un rebaño bien nutrido.

Ventajas de la sal proteinada

Es fácil de preparar, almacenar y manipular en la finca.

  • El animal come a voluntad, autorregulando su consumo.
  • Corrige posibles deficiencias proteicas en el rumen del animal.
  • Evita que el animal pierda peso en verano e inclusive puede producir una ganancia moderada de peso entre 100 a 400 g/día.
  • Una vaca de 8 litros de leche puede aumentar en torno de 1.6 l/día.
  • Suple deficiencia proteica a nivel del rumen
  • Evita que el ganado pierda peso en verano
  • Debe contarse con suficiente pasto seco

Consumo de sal proteinizada

Cuando se utiliza sal mineral convencional el consumo por animal puede variar entre 40 a 70 g/día. El consumo de sal mineral proteinada debe estar alrededor de 0.1% del peso vivo (kg), o sea 1 g/kg de PV. Así que un animal de 300 kg consumirá 300 g/día.

La sal proteinada no debe faltar en los saleros ya que su interrupción reduce la eficiencia. Los saleros deben estar techados para evitar que se moje por lluvias inesperadas

Formula para elaborar sales

Se trata de una sal mineral conteniendo urea y granos (maíz, sorgo, trigo, harina de algodón, soya). Cuando se trabaja con urea, es necesario agregar azufre. En caso de no usar sulfato de amonio, puede usar azufre pero agregar sólo unos 100 gramos.

Los ingredientes deben mezclarse en forma homogénea. Para ajustar el consumo de 1 g/kg de peso vivo, los niveles de sal común pueden subirse o bajarse en relación al maíz.

En general, la mezcla contiene en torno de 50% de proteína. Con la siguiente fórmula se evita pérdida de peso en verano y se logra ganancias de peso de 200 a 300 g/día, siempre y cuando se tenga disponible suficiente pasto seco.

Raciones utilizadas y resultados obtenidos teniendo como base pasturas Brachiaria humidicola. 2001 A 2005.

Formulas para sales proteinada

Formulas para sales proteinada

Mas formulas

1. Maíz molido (12%), harina de soya (36%), urea (10%), Sulfato de Amonio (2%), minerales (20%), sal común (20%)

2. Maíz molido (12%), harina de Balo (40%), urea (15%), Sulfato de Amonio (3%), minerales (10%), sal común (20%).

Recomendaciones de uso

Generalmente, se recomienda una relación sulfato de amonio-urea de 1:10. La pulidura tiene un valor adicional como secante del agua que produce la urea y la sal. En ambientes de alta humedad relativa se recomienda al menos una proporción de pulidura de 10%.

Las raciones para terneros destetados de 9 a 12 meses de edad, deben tener mayor contenido de pulidura que de melaza y un mayor contenido de proteína verdadera, recomendándose reemplazar una parte de la proteína cruda (PC) de la urea por la de harina de soya.

La urea, sulfato de amonio, la pulidura y melaza, se adicionan a la sal mineral al momento que va a consumirse; los minerales pueden ser mezclados con la sal y almacenados con anterioridad. La urea y los otros ingredientes sólidos se mezclan sin melaza, lo más homogéneo posible, tratando de eliminar los terrones de urea para evitar posibles intoxicaciones y después se le adiciona la melaza para su mezcla.

Para mayor seguridad, previo al uso de raciones con urea, se recomienda un periodo de consumo de sal, al menos de 10 días, o introducir progresivamente la urea. La mezcla debe de estar protegida de la lluvia usando salero techado. El suministro de estas raciones puede realizarse cada tres días.

La cantidad suministrada por animal debe controlarse y estar acorde con el nivel de suplementación que se desee. Dependiendo del consumo voluntario se pueden realizar los ajustes necesarios en la proporción de los ingredientes.

Descarga una cartilla para mas informacion aquí

1 Comentario

  1. Moishela

    Gracias Reinaldo, lo hago con gusto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Revisa Política de Privacidad

Revisa Política de cookies

Tema creado por Anders Norén