Mejoramiento genetico

16. Arlinda Chief, El toro que transformó la industria lechera mundial

 El toro que con 16.000 hijas transformó la industria lechera mundial, el Arlinda Chief

El siguiente articulo esta basado en la publicación realizada BBC mundo.

En la década de los 70 existió un semental que revolucionó la industria láctea de Estados Unidos, ya que sus hijas producían mayor cantidad de leche que cualquier otra, llegando a generar ganancias de miles de millones de dólares al año. Tanta fue su fama y su demanda, que en la actualidad sus genes se encuentran en el 14% de las vacas Holstein.

El mejoramiento genético fue clave a lo largo de la historia para incrementar el potencial de la ganadería.

Un caso testigo de esto es el de Arlinda Chief, un toro de condiciones excepcionales y que es uno de los que más ha reproducido sus genes por todo el mundo.

El ejemplar estadounidense, nacido en 1962, ha tenido la muy respetable cifra de 16.000 hijas, 500.000 nietas y 2 millones de bisnietas, según indican investigadores de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos.

Por cuenta de la inseminación artificial, un método que se extendió en la industria lechera a partir de la década de 1960, el material genético de ese toro transformó la industria lechera.

Y como se viene descubriendo desde entonces, ha tenido impactos económicos tanto positivos como negativos.

Genética

Arlinda Chief, un toro de raza Holstein, había sido identificado como un ejemplar de condiciones genéticas particularmente deseables.

Es por eso que sus dueños empezaron a comercializar el semen congelado del toro, que sirvió para inseminar a vacas en hatos de todo el mundo.

Con la genética se mejora la productividad de las vacas. La descendencia de Arlinda Chief no ha parado de batir récords.

En 1975, la vaca Beecher Arlinda Ellen, una de sus hijas, produjo 23 galones de leche en un día, un récord mundial para la época. Otro hijo de Arlinda Chief, un toro conocido como Walkaway Chief Mark, es él sólo responsable del 7% del genoma en las vacas de raza Holstein en América del Norte, según la publicación especializada Milkgenomics.com.

La propagación de material genético de supertoros como Arlinda Chief, escogidos por su impacto en la productividad de los hatos lecheros, tuvo un efecto económico profundo en toda esa industria.

Milkgenomics.com estima que el promedio de producción de leche por lactancia en Estados Unidos aumentó en 380% entre la década de 1940 y 2005, gracias en buena parte a los métodos de inseminación artificial.

Mutación

Hasta ahí todo bien.

Pero con el tiempo, la industria empezó a descubrir que había un pequeño defecto en la herencia genética de Arlinda Chief. Una pequeña mutación genética causaba problemas de fertilidad a algunas vacas.

Esa mutación hace que algunos de los fetos de las crías mueran antes del nacimiento en los úteros de las vacas inseminadas con el esperma de este toro.

Ello ha generado costos en la industria estimados en US$420 millones, por cuenta de 500.000 abortos espontáneos en todo el mundo, según indicala Universidad de California en un comunicado, que hacen referencia a los estudios que ha realizado sobre el tema el académico de la institución Harris Lewin.

El equipo de Lewin identificó la anomalía genética, en lo que es visto como un paso importante para corregir el problema.

Hoy los criadores de ganado pueden hacer pruebas de diagnóstico para evitar que el semen comprado para mejorar la productividad del hato lechero transmita el defecto a su ganado.

Negocio

Pero no hay que ser demasiado severo con el famoso semental y su herencia genética.

Y es que las características “positivas” que el material genético de Arlinda Chief difundió por todo el mundo vacuno compensa con creces los defectos descubiertos, según dijo Lewin en declaraciones a BBC Mundo.

La producción lechera de Estados Unidos llegó a más de US$35.000 millones anuales
La producción lechera de Estados Unidos llegó a más de US$35.000 millones anuales. Foto: Getty
 Su impacto positivo a lo largo del tiempo “puede estar alrededor de los US$30.000 millones”, asegura el investigador.

Según la Universidad de California en Davis, el número de vacas lecheras en Estados Unidos llega a los 9,32 millones y la producción total en 2015 fue de 209.000 millones de libras de leche.

El valor de toda esa leche: más de US$35.000 millones anuales.

Algunos adelantos geneticos

Arlinda Chief encarna el poder y los peligros de la cría selectiva, lo que ha hecho enormes ganancias para la industria láctea. La vaca promedio de hoy produce cuatro veces más que la leche como uno de los años 1960. Y en la última década, la industria láctea ha abrazado grandes volúmenes de datos, la secuenciación de miles de vacas lecheras para identificar los marcadores genéticos que se correlacionan con la producción de leche prodigiosa. Tomó algunos genetistas inteligentes para darse cuenta de que también podrían buscar genes defectuosos que han sido acecho sin ser detectados.

La forma tradicional para poner a prueba el potencial de un toro era para “probar” que: Espera a que alcanza la madurez sexual, lo aparearse con varias vacas, esperar a que sus hijas crezcan, se aparean sus hijas, y finalmente poner a prueba su producción de leche. (Vacas, como los humanos, sólo producen leche tras el parto.) Los científicos tomarían esos números de producción de leche junto con algunos otros factores como la longevidad y la forma de la ubre para calcular el “mérito red”, una métrica que todo lo abarca utilizados para clasificar los toros por la forma tanto valor sus genes se suman a sus vacas hija. El proceso duró años.

Nuevas formas de analizar el ADN que cambiaron. El USDA trabajó con la compañía biotecnológica Illumina para crear una prueba de marcadores genéticos en 50.000 lugares en el genoma del ganado. Luego se combinaron los datos de marcadores genéticos con los datos de producción de leche. La prueba en realidad no dicen los criadores de la secuencia de los genes subyacentes, pero les hace saber que en la ubicación A, B, y C son marcadores correlacionadas con rasgos deseables. Tirando de estos datos juntos, podían predecir el mérito neto de un novillo utilizando ADN solo.

Estas pruebas genéticas marcadoras son mucho más baratos que demuestra un toro. “Se puede pasar un cuarto de millón de pruebas 10 toros para tener un graduado para la producción de esperma”, dice Tad Sonstegard, director científico de la empresa de genética ganadera Acceligen, que previamente había trabajado también en las pruebas de ADN, mientras que en el USDA. “O usted podría probar cientos de toros por alrededor de un par de cientos de dólares por pieza.”

Y lo más importante, un ahorro de tiempo. Dado que los agricultores ya no tuvieron que pasar años probando un toro, podrían poner un toro de primera categoría en la producción de semen a los 10 meses de edad. Esto significaba que los agricultores ya podían criar dos generaciones de vacas lecheras en el momento en que una vez llevó a criar sola duplicando el ritmo de mejora en la genética de vacas lecheras. Las cosas están cambiando tan rápido que a día de hoy toro de alto rango no se queda en en la parte superior por mucho tiempo. “Dentro de un año, ya que es una noticia vieja”, dice Duane Norman, un asesor técnico para el Consejo sobre la cría del ganado lechero .

division

     facebook descarga  Yuo Tube mqdefault

2 Comentarios

  1. Enrique Durán Meléndez

    Me agradaría que publicaran la historia del toro ROSAFE CITATION, que puso a la lecheria mexicana en el mapa mundial en los años 60´s.
    Es interesante saber que nació en Canada, pero se hizo famoso en nuestro país.
    Gracias.

Deja un comentario

Desarrollado Por OzunaSoft