reproducción del caballo

El Puerperio de la yegua

Puerperio de la yegua

El Puerperio de yeguas

Que es el Puerperio de la yegua

El Puerperio de la yegua esta relacionado con el parto de la yegua, Luego del parto los órganos genitales vuelven progresivamente a su estado normal: el útero entra en involución, el endometrio se regenera y finalmente las manifestaciones estrales reaparecen. Estas modificaciones van precedidas del flujo loquial.

Los líquidos son secreciones de importancia y color variable, formadas por una mezcla de exudado y de restos endometriales y carunculares, siendo eliminados en los días que siguen al parto. Son ligeros, mucosos y de color amarillento, en la yegua duran 4 a 5 días.

El olor nauseabundo de los loquios, su aspecto granuloso y hemorrágico, su abundancia y persistencia traducen una metritis en evolución o declarada durante el Puerperio de la yegua.

Durante el Puerperio de la yegua La involución uterina está favorecida por el órgano en sí, por la reducción de la vascularización, por las modificaciones hormonales y neuronales que acompañan al parto, por la descomposición enzimática de los polisacáridos miometriales, pero sobre todo por la persistencia durante algún tiempo de las contracciones miometriales a pesar de que estas están reducidas en frecuencia e intensidad.

El conjunto de estos factores condiciona la fusión de la capa serosa intersticial, y la reducción de volumen de las fibras musculares hipertrofiadas en el curso de la gestación de la yegua  y la nueva transformación en fibras conjuntivas de las fibras musculares recién formadas.

Mientras que el Otero se reduce de volumen, el cuello uterino se consolida, se vuelve netamente perceptible y se cierra progresivamente de la parte craneal hacia la parte distal.

En le Puerperio de la yegua La involución es completa en la yegua después de 12 días, época en la cual puede a veces ser de nuevo fecundada, pero no es completa histológicamente sino después de tres semanas. Los estros (calores> reaparecen entre 6 a 15 días post-parto en las yeguas sometidas a buen manejo y que gocen de aceptable sanidad.

Cuidados de la yegua y del potro durante el Puerperio de la yegua

Las yeguas que acaban de parir serán mantenidas en un local con buena Temperatura, con buena cama y agua fresca. La yegua en transpiración intensa será considerablemente friccionada y se le administrará alimento húmedo, bastante ligero. Si los esfuerzos expulsivos persisten, interesa efectuar una  exploración uterina para asegurarse que no hay un segundo feto, ni anomalía alguna.

Una exploración así debe por otra parte hacerse normalmente después de cada parto. Los esfuerzos expulsivos que persistan serán calmados, ya por una anestesia epidural, o por tranquilizantes o analgésicos suministrados por personal competente.

La vida y el desarrollo del feto están asegurados por la circulación de la sangre oxigenada de origen placentario ya que la circulación pulmonar es extremadamente reducida, pues este órgano está completamente colapsado. 

Al nacimiento, la circulación umbilical se detiene. El canal arterial y el agujero de Botal se cierran funcionalmente primero, y anatómicamente más tarde, y la circulación toma rápidamente en el recién nacido los caracteres que conservará en el adulto.

El intestino del potro se encuentra lleno de excrementos que se acumulan durante la vida fetal. Si no se vacía el intestino dentro de las 4-12 horas siguientes al nacimiento, se puede producir un cólico.

Por otra parte, el recién nacido nace normalmente anóxico y la respiración se vuelve en él una necesidad absoluta desde que los lazos vasculares que le unían a la madre se han roto. La primera inspiración está gobernada por el centro respiratorio, excitado por las modificaciones sanguíneas consecutivas a la anoxia fisiológica que le acompaña en el nacimiento.

Es el acumulo de gas carbónico en la sangre lo que induce la respiración en el recién nacido de la misma forma que en el adulto. Los cambios gaseosos se hacen rápidos y activos, a pesar de que la ampliación pulmonar no sea completa de golpe; algunos minutos después del nacimiento, el contenido en oxígeno se hace normal.

Si el parto se ha detenido o demorado, si la placenta se desprendió antes de la expulsión del feto, o si el cordón umbilical ha estado demasiado tiempo comprimido, el feto, privado de sangre arterial y de oxígeno, acaba por asfixiarse. Así cuando el feto nace en estado de muerte aparente, es indispensable detener rápidamente vías aéreas libres y practicar la respiración artificial hasta el momento en los movimientos respiratorios espontáneos se hayan reanudado y adquirido un ritmo normal.

Se puede ayudar a ello, masajeando la región precordial, ejerciendo tracciones rítmicas de la lengua, insuflando en los ollares humo de tabaco o tocando la mucosa con ayuda de una solución de vinagre.

Igualmente, se recomienda suspender el recién nacido por las extremidades posteriores durante algunos segundos; la sangre venosa fluye al cerebro y el gas carbónico tacita así el centro respiratorio.

El cordón umbilical es el mayor sitio para invasión de bacterias en el neonato, por ello debe ser desinfectado cuidadosamente con una solución de yodo al 2 %, evitando así la septicemia del recién nacido.

Tanto madre como hijo se deben dejar solos lo mas pronto posible, para que se establezca la relación madre-hijo que es de suma importancia para el resto de la vida del neonato. Entre los días 30 y 45 antes del parto la yegua debe haberse vacunado contra el tétano si esto no fue así, se debe vacunar al potro con la antitoxina del tétano de 1.500 unidades.

El calostro es la primera leche producida por la madre para su cría, esta es rica en energía, proteína, vitamina A, minerales e inmunoglobulinas, al igual que tiene una función laxante que ayuda a eliminar al meconio. El calostro es secretado en las primeras 24 – 48 horas después del parto y debe ser consumido `por el potro en las primeras dos o tres horas después  el nacimiento.

Cuidados del cordón umbilical del potro durante el Puerperio de la yegua

El cordón no roto será seccionado bajo tensión de forma que permita el enrollamiento y la retracción de la arteria. La herida umbilical constituye en todos los jóvenes un punto vulnerable por donde se establece la infección, debe ser convenientemente desinfectado con tintura de yodo o por otro antiséptico no irritante y eventualmente recubierto por un polvo astringente y mosquicida.

Generalmente, el muñón se desprende después de dos o tres días, dejando una herida umbilical perfectamente cicatrizada. En el potro, es útil administrar una dosis profiláctica de suero antitetánico, especialmente en climas cálidos y húmedos.

Vídeo puerperio en yeguas 

Mas información de reproducción de la yegua 

Recibe todos nuestros artículos en tu correo, suscribete gratis

Mas Información

1 Comentario

  1. Florencia Rodriguez

    Hola amigo kevin, el intestino del potro recién nacido,lo vacía sólo, o hay que ayudarlo?. Y otra pregunta: la yegua se alza nuevamente post_parto a lis 12/15 días, igual que las gatas,?. Desde ya muchas gracias. Saludos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema creado por Anders Norén