Septicemia Neonatal

Septicemia Neonatal

Publicado por

Septicemia Neonatal

Por: Fabian Martinez Viloria; Zootecnista

Septicemia Neonatal
Septicemia Neonatal

La Septicemia Neonatal o Septicemia del Potrillo o Parálisis de los Potrillos o Enfermedad del Ombligo o Poliartritis, es una enfermedad Infecciosa que se transmite vía umbilical, digestiva o intrauterina ocasionada por Proteus sp, Actinobacillus equuli y Escherichia coli, que afecta los sistemas respiratorio, renal, intestinal y también afecta las articulaciones. A esta enfermedad son muy susceptibles los caballos y los cerdos. No es una enfermedad estacional y presenta un periodo de incubación de 1 – 3 días. Puede ser ocasionalmente una zoonosis.

Epizootiología de la Septicemia Neonatal

Esta enfermedad, que muchas veces tiene desenlaces mortales, puede presentarse al nacimiento o en los primeros días de vida. Junto a Actinobacillus equuli pueden estar asociadas infecciones por Escherichia coli, Proteus sp. y Actinomyces pyogenes. A. equuli ocasiona septicemia en potrillos y nefritis y artritis en potrillos y lechones.

En equinos y porcinos adultos provoca endocarditis, meningitis, metritis y abortos. La bacteria ingresa tras la ingestión de los líquidos placentarios o por los vasos umbilicales. El potrillo débil y con bajas defensas es susceptible de adquirir la infección. Esto sucede ante yeguas con poca producción de leche o que perdieron cierta cantidad por una bajada preparto, y ante potrillos incapaces de mamar o que no lo han recibido calostro por razones diversas.

Bacteriología de la Septicemia Neonatal

Actinobacillus equuli pertenece a la familia Pasteurellaceae donde también se ubican los géneros Haemophylus y Pasteurella. Es una bacteria con forma de bastón, aerobia, inmóvil y Gram negativa. En menos de 48 horas y a 37°C desarrolla bien en medios con agar sangre y con un 5% de dióxido de carbono. Se forman colonias blanco azuladas, húmedas y lisas, con un diámetro aproximado a 0,3-0,5 milímetros.

Patogénesis de la Septicemia Neonatal

Vía sanguínea, los gérmenes se diseminan por todo el organismo provocando lesiones granulomatosas en los tejidos afectados. En los pulmones y las articulaciones dan cuadros neumónicos y poli artríticos, respectivamente. En riñones ocasionan nefritis y en el tracto gastrointestinal provocan síntomas de abdomen agudo, enterocolitis y severas diarreas. De alcanzar el sistema nervioso central, las bacterias causan convulsiones y paraplejías.

Sintomatología de la Septicemia Neonatal

Sintomatología del curso sobreagudo

Luego de un nacimiento normal, el cuadro suele aparecer antes de las 12 horas. El potrillo presenta gran debilidad, sin fuerzas para incorporarse o bien con dificultad para mantenerse en estación. Se observan mucosas pálidas, 41-42°C de temperatura central, temblores musculares, polipnea y luego disnea. Debido a la intensa diarrea, hay una severa deshidratación y un rápido desmejoramiento con opistótonos. En general, la muerte sobreviene en cuestión de horas.

Sintomatología del curso agudo

Los potrillos enferman a las 24-48 horas de nacer. Las mucosas están inyectadas y la temperatura es de 40-41°C. Los animales se paran con dificultad y manifiestan dolores articulares, principalmente en los carpos, tarsos y en la región femorotibiorrotuliana. Hay diarreas manifiestas y consecuente deshidratación. Además, la presencia de acidosis metabólica y la uremia elevada agravan el cuadro y provocan la muerte. Si los potrillos sobreviven los primeros días aparece una severa artritis séptica que impide el normal desplazamiento, con poliartritis y claudicaciones.

Diagnóstico de la Septicemia Neonatal

Diagnóstico de la Septicemia Neonatal
Diagnóstico de la Septicemia Neonatal

Suele ser difícil el diagnóstico temprano, ya que los signos clínicos son variables y comunes a otras enfermedades. Se tendrán en cuenta aquellas afecciones que estén emparentadas con la septicemia. El hemocultivo permite la identificación de los gérmenes presentes. Los estudios en sangre revelan una concentración inferior a 800 mg % de inmunoglobulinas G.

El hemograma muestra un descenso en los valores de los eritrocitos, del volumen globular aglomerado y de la hemoglobina, como así también una leucocitosis neutrofílica. Por lo general, los potrillos con Septicemia Neonatal están hipoglucémicos y con aumentos del fibrinógeno sérico y de urea sanguínea. El líquido sinovial es purulento y contiene una gran cantidad de neutrófilos.

Diagnóstico diferencial

Síndrome de mala adaptación neonatal, Anemia hemolítica isoinmune, Retención de meconio, Enfermedad del músculo blanco Y Rinoneumonitis Viral.

Síntesis de la Septicemia Neonatal

Síntesis de la Septicemia Neonatal
Síntesis de la Septicemia Neonatal

Referencias Bibliográficas

CICCIARELLA, N. H; BOSISIO, R. C. 2005. Enfermedades Infecciosas de los Equinos 2da. Septicemia Neonatal. Disponible en URL: http://www.fvet.uba.ar/fcvanterior/equinos/enferm_infecc_de_los_equinos-101012.pdf

EcuRed. 2012. Septicemia Neonatal Equina. Disponible en URL: https://www.ecured.cu/Septicemia_neonatal_equina 

Artículos relacionados

Descargar el Artículo

Para descargar el Articulo solo debes hacer clic en la imagen que te dejaremos aquí debajo.

Suscribete gratis por correo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.