Enfermedades de los Equinos

Anemia Infecciosa Equina

Anemia Infecciosa Equina

Anemia Infecciosa Equina

Anemia Infecciosa Equina

Por: Fabian Martinez Viloria, Zootecnista

Anemia Infecciosa Equina

Anemia Infecciosa Equina

La Anemia Infecciosa Equina también conocida como Fiebre de los Pantanos, es una enfermedad infecciosa de tipo viral transmisible, inmunosupresora y multisistematica ocasionada por Lentivirus. ARN. A la cual son muy susceptibles los caballos, cebras y asnos.

Es una enfermedad de tipo estacional, y su incubación que pude ser de hasta dos meses con una media que oscila entre 1 – 3 semanas. Está enfermedad no es de tipo zoonotica.

La Anemia Infecciosa Equina se caracteriza por tener una tasa de letalidad entre 10-30%, dependiendo de la susceptibilidad del animal y la agresividad que presente la cepa viral.

Virología de la Anemia Infecciosa Equina

Virología de la Anemia Infecciosa Equina

Virología de la Anemia Infecciosa Equina

El agente etiológico de esta enfermedad es un Lentivirus, el cual se encuentra dentro de la clasificación de la familia Retroviridae, presenta una forma esférica y puede medir entre unos 100 – 150 nanómetros.

Presenta una cubierta lipídica y su ácido nucleico es el ARN. Se desarrolla muy bien en cultivos celulares de leucocitos del caballo, en los fibroblastos del riñón del caballo y en las células dérmicas.

Este virus se caracteriza debido a que por varias horas es capaz de soportar la luz solar y además se puede mantener viable alrededor de unos 15 minutos cuando se somete a ebullición.

Este virus es muy sensible a desinfectantes fenólicos y halogenados.

Proceso Inmunológico de la Anemia Infecciosa Equina

Proceso Inmunológico de la Anemia Infecciosa Equina

Proceso Inmunológico de la Anemia Infecciosa Equina

Una vez el virus entra al cuerpo del animal , aparecerán 3 tipos de anticuerpos que pueden ser detectados por serología los cuales son los Anticuerpos precipitantes, Anticuerpos fijadores del complemento y los Anticuerpos neutralizantes.

Anticuerpos precipitantes

son aquellos que se encargan de reaccionar contra el antígeno p29 intraviral, entre 1 – 3 semanas aparecen en la sangre una vez se haya generado la infección, pero existen ocasiones en que pueden aparecer entre 2 – 3 meses.

Por lo general una vez transcurran 20 días ya se puede detectar alrededor de un 28% de estos anticuerpos, luego a los 30 días aumentan a un 35% y a los 45 días pueden aparecer más del 95%.

Estos anticuerpos tienen la particularidad de que son específicos para todas las cepas de este virus y son la base para poder diagnosticar la enfermedad cuando se realiza la prueba que se conoce como inmunodifusión en agar gel.

Anticuerpos fijadores del complemento

Estos se pueden detectar a los 11 – 14 días posteriores a la infección, cuando transcurran 2 meses estos aumentarán y luego a los 4 meses de producida la enfermedad decaeran hasta desaparecer, y en ese momento los anticuerpos inhibidores del complemento son detectables.

Por lo que, realizar una prueba doble de fijación del complemento y de inhibición del complemento permitirá detectar persistentes niveles de anticuerpos, ya qué si se utiliza solamente la primera prueba el resultado será negativo a los 4 meses posteriores a la infección.

Los anticuerpos fijadores del complemento se caracterizan por tener la particularidad de ser específicos para todas las cepas al igual que los Anticuerpos precipitantes.

Anticuerpos neutralizantes

Estos pueden aparecer a las 4 semanas posteriores a la infección y se pueden mantener de por vida.

Patogénesis de la Anemia Infecciosa Equina

Este virus se encarga de la destrucción de los glóbulos rojos de los caballos sin importar la raza, sexo o edad del animal.

Se establece el mecanismo una vez el virus se adhiere al eritrocito, y que posteriormente una vez se fija el anticuerpo antivirus sera destruido a través del sistema del complemento, será fagocitado por los macrófagos.

La causa de anemia se debe a la insuficiente eritropoyesis del caballo que esté afectado.

El agente viral se multiplicara dentro de los macrófagos y se podran encontrar dentro de los diferentes tejidos, principalmente en el hígado, bazo, riñones y ganglios linfáticos.

Cuando los anticuerpos neutralizantes logran frenar la recopilación del virus, los signos clínicos de la enfermedad disminuirán.

Los caballos una vez sean infectados son portadores del virus de por vida, y durante Ia etapa de crisis serán peligrosos, en zonas donde se presenten la sintomatología de la enfermedad.

Hay que tener en cuenta que pueden existir caballos que presenten en su sangre una tasa viral alta que no presenten ninguno de los síntomas clínicos de esta enfermedad.

Transmisión de la Anemia Infecciosa Equina

Transmisión de la Anemia Infecciosa Equina

Transmisión de la Anemia Infecciosa Equina

Está enfermedad se puede transmitir por inoculación de sangre a través de la picadura de insectos infectados de como Aedes, Stomoxys, Tabanus y Anopheles.

Se debe señalar aquí que dentro de los insectos no existe replicación viral, por lo que ellos solo serán vectores mecánicos.

Otro método de transmisión es por el uso agujas de inyección que estén contaminadas y por transfusiones de sangre de caballos que estén enfermos a animales sanos.

El virus de la Anemia Infecciosa Equina puede aislarse del calostro, de la leche, del semen y de la orina. Las heces sanguinolentas también son infecciosas. Vía intrauterina, el agente puede infectar al feto y provocar el aborto de Ia yegua. Vía digestiva, el potrillo puede infectarse a través del calostro durante los dos primeros días de vida, momento en que el intestino del neonato absorbe grandes moléculas. Vía ocular, la infección se produce en forma inmediata si Lentivirus toma contacto con los ojos del equino. (Coggins, L., 1975).

El semen de padrillos portadores inaparentes no contiene virus, por lo que es difícil la transmisión vía venérea en ese caso particular. Por el contrario, en cuadros severos con síntomas evidentes hay una alta tasa viral en el semen capaz de infectar a la yegua, por lo que es segura la transmisión sexual de la enfermedad en esa situación especial. Valga la aclaración que, salvo excepciones, la mayoría de los padrillos en la etapa de crisis virémica no efectúan el servicio al estar muy débiles y afiebrados. Hay que tener presente que una gran cantidad de virus depositados en el cérvix provoca la infección (Coggins, L., 1975).

Sintomatología de la Anemia Infecciosa Equina

Sintomatología de la Anemia Infecciosa Equina

Sintomatología de la Anemia Infecciosa Equina

Se pueden presentar diferentes cursos de la sintomatología como

curso sobreagudo

Se presenta en caballos jóvenes de una manera rápida y muy violenta. Los animales presentan primero fiebre entre 41 – 42°C, los animales entran en una toal depresión, sufren de anorexia y al pasar entre 1 – 2 días el animal podrá morir sin manifestar ningún tipo de cuadro anémico, lo cual es poco frecuente.

curso agudo

En comparación con el curso sobreagudo este es menos abrupto. Existen temperaturas intermitentes entre 40 – 41°C, también se presentan debilidades musculares, en la cámara anterior del ojo pueden aparecer hemorragias.

curso subagudo

Los síntomas son en este curso se asemejan mucho a los del curso anterior, pero estos son más atenuados. En esta fase hay aparición de una anemia, la temperatura es de 38,5 – 39,5°C y en comparación con los casos anteriores dura más tiempo.

El animal a pesar que mantiene su apetito normal aún así se puede observar la disminución de peso.

En este cuadro el animal puede morir o pasar a la etapa crónica de la enfermedad.

curso crónico

En está pueden aparecer crisis y posteriormente la muerte.

El caballo que logra superar la crisis y se puede curar hasta ser un animal sano pero la infección quedará latente y si se someten a situaciones de estrés podrían generar crisis nuevamente.

Un caballo que tenga curso crónico estará en malas condiciones, estarán delgados, presentaran anemia variable y mucha debilidad.

Los potros tendrán mal desarrollo y serán muy apáticos, presentarán una serie de trastornos en el sistema circulatorio e insuficiencia cardíaca, con bajas defensas y serán muy susceptibles a infecciones bacterianas secundarias.

Diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Hoy en día , el método más utilizado al momento de diagnosticar la esta enfermedad en poco tiempo, con alta seguridad y de manera económica es a través de la prueba del test de Coggins. Pero existen otros métodos que resultan ser muy confusos y poco confiables.

Los síntomas de la enfermedad varían mucho y al final resultan ser muy inespecíficos como al momento del diagnóstico ya que hay enfermedades que se parecen mucho a este virus en menor o mayor proporcion. Y como si fuera poco, los animales que son portadores sanos clínicamente son imposibles de detectar.

Tratamiento de la Anemia Infecciosa Equina

Para la Anemia Infecciosa equina no existe ningún tipo de tratamiento y todo caballo que sea positivo al test Coggins se deberá reportar de manera obligatoria al SENASA.

Síntesis de la Anemia Infecciosa  Equina

Síntesis de la Anemia Infecciosa Equina

Síntesis de la Anemia Infecciosa Equina

Referencias Bibliográficas

  • Coggins, L.; Anemia Infecciosa Equina. Jockey Club de Buenos Aires, Argentina. 1975.
  • CICCIARELLA, N. H; BOSISIO, R. C. 2005. Enfermedades Infecciosas de los Equinos 2da. Edición. Anemia Infecciosa Equina. Disponible en URL: http://www.fvet.uba.ar/fcvanterior/equinos/enferm_infecc_de_los_equinos-101012.pdf

Artículos relacionados 

Descargar el Artículo

Para descargar el Articulo solo debes hacer clic en la imagen que te dejaremos aquí debajo.

Suscribete gratis por correo

 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.