Alimentación bovina

Alimentación de vacas lecheras.

Alimentación de vacas lecheras.

Alimentación de vacas lecheras.

Alimentación de vacas lecheras

Alimentación de la vaca lechera:

Los rendimientos de producción de leche de una vaca depende de cuatro factores principales:

  • a) capacidad gen√©tica.
  • b) programa de alimentaci√≥n.
  • c) manejo del reba√Īo
  • d) salud del reba√Īo.

Como la gen√©tica de las vacas tiende siempre a mejorar, nosotros debemos tambi√©n mejorar los programas de alimentaci√≥n y gesti√≥n para permitir a la vaca, producir toda su potencialidad heredada. Una buen programa de alimentaci√≥n para el reba√Īo lechero, debe considerar, la cantidad de aliment√≥, la calidad de la alimentaci√≥n y como y cuando los diferentes tipos de alimentos deben ser suministrados.

Consumo de Materia Seca (IMS) por la vaca lechera.

Inducir a que la vaca coma grandes cantidades de alimentos, es la clave para obtener una producción de leche eficiente y productiva. se debe hacer una selección de los ingredientes, para asegurar un máximo consumo. Todos los alimentos que la vaca requiere para la producción de leche (excepto el agua ), se encuentran en la materia seca de los alimentos. Una alta ingestión de materia seca (IMS) da como resultado a una ingestión alta de nutrientes y un rendimiento alto de la producción de leche.

La tabla 1 muestra los m√°ximos niveles de IMS (de forrajes y mezclas de cereales) que las vacas de orde√Īo pueden comer, durante los per√≠odos de la mitad y el final de la lactaci√≥n. La tabla da los valores de IMS, en % de su peso corporal y en Kg por d√≠a.

Una vaca que pesa 550 kg, orde√Īando 30 kg de leche/d√≠a, puede comer un 3.7% de su cuerpo corporal de MS (materia seca), que representa unos 20.4 kg/d√≠a.

Una vaca m√°s grande de (650 kg) y con la misma producci√≥n de leche/d√≠a, puede comer √ļnicamente el 3.4% de su peso corporal en MS, unos (22.1 kg por d√≠a).

Vacas más grandes, con una mayor producción de leche/día, pueden comer más cantidad de MS.

Tabla 1:  Consumo de Materia Seca (IMS) en Kg/Día y en % del peso corporal durante los períodos de la mitad y final de lactación

Producción diaria
Peso corporal de la Vaca 450 (Kg)
Peso corporal de la Vaca 550(Kg)
Peso corporal de la Vaca 650(Kg) r
Kgs de Leche/Día
(% del peso)
(IMS/Kg/
día)
(% del peso)
(IMS/Kg/
día)
(% del peso)
(IMS/Kg/
día)
10
2.6
11.7
2.3
12.7
2.1
12.0
20
3.4
15.3
3.0
16.5
2.8
18.2
30
4.2
18.9
3.7
20.4
3.4
22.1
40
5.0
22.5
4.3
23.7
3.8
24.7
50
5.6
25.2
5.0
27.5
4.4
28.6

La consumo de Materia Seca al comienzo de lactancia es m√°s reducida y puede llegar a ser un 18% menor de los valores de la Tabla 1.

Las vacas al comienzo de la lactancia tienen su apetito reducido. Los problemas, tales como las dificultades en el parto, fiebre de la leche, retención de la placenta y torsiones del estómago, fomentarán la reducción de la Ingestión de Materia Seca. La mayoría de las vacas aumentan la IMS gradualmente después del parto y alcanzan su mayor ingestión de materia seca a las 10 o 12 semanas en lactación.

La materia seca (MS) de la ración completa, debería alcanzar unos limites del 50 al 75%. de la racion completa, con mayores o menores porcentajes de MS, se limitara aun más la ingestión. Cuando se les suministra raciones altas de ensilajes, se debe esperar una declinación de la IMS de un 0.02% del peso corporal por cada 1% de reducción de MS. (ejemplo: si se suministra una ración con un 40 % de materia seca, la diferencia con el limite mínimo recomendado seria 40% Р50% (limite mínimo de MS) = -10 x 0.02% x 600 Kg. de peso de la vaca = a una reducción en la ingestión de materia seca/día = Р1.2 kg). 

La IMS máxima, depende de la disponibilidad del libre acceso al bebedero de agua fresca y limpia. Se debería proveer el agua, en un área bien iluminada dentro de los 15 metros del espacio donde suministra la alimentación. Las vacas beben sobre unos 5 litros de agua por cada kg. de leche producida (ejemplo: una vaca que produce 40 litros de leche consumirá 200 litros de agua).

Las Vacas tienen m√°s sed y m√°s hambre inmediatamente despu√©s del orde√Īo. Una reducci√≥n de la bebida de agua en un 40% resultara en una reducci√≥n de la IMS del 16 al 24%, acompa√Īada con una disminuci√≥n grande en la producci√≥n de leche.

Las vacas necesitan m√°s cantidad de agua durante el tiempo caluroso.

Las vacas reducir√°n su IMS cuando la temperatura ambiental exceda los 24¬∑C, com√ļnmente, esto se debe a una reducci√≥n en la ingesti√≥n de los forrajes. Las vacas experimentan un estr√©s severo de calor cuando la temperatura excede los 27¬∑C, y cuando la humedad relativa del aire excede el 80% y cuando la suma de estos dos valores sobrepasa el valor de 100. La IMS puede sufrir una reducci√≥n de un 15 al 20% en los d√≠as mas calurosos durante el verano. Se puede mejorar la IMS durante estos d√≠as de calor, suministrando por lo menos el 60% de la raci√≥n diaria durante la noche, y situando los comederos y los bebederos en √°reas sombreadas.

 Alimentación de la Vaca Seca.

(desde el inicio hasta 3 semanas antes del parto)

Las vacas que inician su periodo seco, deberían haber llegado a él, en una buena condición corporal de ( 3.5 a 4). La vaca es más eficiente en restaurar su condición corporal durante el periodo de lactación que durante el periodo seco. Ella debería recuperar sus reservas corporales durante la mitad y el final del periodo de lactación. Las vacas no deberían ganar o perder condición corporal en su periodo seco.

La cantidad de concentrados ha ser suministrados a las vacas secas, dependerá de la calidad de los forrajes utilizados. Cuando la calidad del forraje es baja pueden necesitarse de 2 a 4 kg de cereales para el mantenimiento de su condición corporal. Si el forraje es de buena calidad, pero las vacas están un poco delgadas puede ser que hagan falta de, 2 a 4 kg para permitir una ganancia de peso gradual y moderada durante el período seco.

Se pueden dise√Īar programas de alimentaci√≥n para grupos individuales, si se dividen las vacas secas en distintos grupos de acuerdo a su condici√≥n corporal y a las fechas esperadas para los partos. Una raci√≥n equilibrada para las vacas secas deber√≠a contener los niveles adecuados de fibra, prote√≠na, vitaminas y minerales (Tabla 6). Una raci√≥n bien balanceada sirve de prevenci√≥n, contra las enfermedades metab√≥licas y retenciones de las placentas y evita que las vacas se engorden excesivamente antes del parto.

Alimentación Pre -Parto de las Vacas Secas

(2 a 3 semanas antes del parto)

Para permitir que las bacterias del rumen se adapten bien a los cambios de raci√≥n, se debe introducir la alimentaci√≥n con concentrados de cereales de una manera lenta y progresiva, con antelaci√≥n a la fecha del parto de la vaca. En los reba√Īos en donde las vacas secas se dividen por grupos, seg√ļn la fecha esperada del parto, esta raci√≥n pre-parto del final del periodo seco, puede formularse para el grupo entero.

Dos semanas antes de la fecha esperada para el comienzo de los partos, se debe comenzar la introducción de los cereales a las vacas y a las novillas, hasta un máximo equivalente al 1% de su peso corporal. En esta fase introductoria de la alimentación con cereales. Las cantidades de 5 a 7 kg/día para las vacas de raza Holstein (Figura 1), y de 4 a 5 kg/día para vacas de raza Jersey, son adecuadas.

Figura 1. Adición de concentrados y proteína, durante el final del periodo seco y comienzo de lactación.


Nota: La ingesti√≥n de cereales y con. prot√©icos variar√° seg√ļn calidad del forraje.

Esta dieta pre- parto de alimentaci√≥n con concentrados, hace mejorar el apetito de la vaca al parto y a los comienzos del periodo de lactaci√≥n. Las raciones con formuladas con los concentrados apropiados para el periodo de lactaci√≥n, no son recomendadas durante estas dos semanas, debido a que son altas en calcio y pueden provocar la aparici√≥n de la fiebre de leche. Las raciones de mezclas conteniendo cereales, tales como, cebada, avena y ma√≠z y una premezcla de minerales para vacas secas, son las ideales para estas dos semanas de alimentaci√≥n. Justo unos d√≠as antes del parto se puede a√Īadir cantidades peque√Īas (0.5 a 1 kg) de un suplemento proteico, desparramandolo por encima de la raci√≥n diaria.

Algunos de los forrajes usados en la alimentaci√≥n de las vacas de orde√Īo, pueden ser usados, durante la fase pre – parto. Pero cantidades grandes de heno de leguminosas de alta calidad o ensilajes de heno pueden ocasionar la fiebre de la leche. Evite el suministro alto, de ensilados de ma√≠z en la raci√≥n, para evitar torsiones de est√≥magos. Si se usan m√°s de 7 kg de ensilaje de ma√≠z, se deben reducir los niveles de cereales de la raci√≥n, durante esta fase de introducci√≥n de cereales, durante estas dos semanas antes del parto. El heno de corte largo deber√≠a formar una gran parte de la dieta pre- parto.

En los reba√Īos alimentados con Mezclas de Raci√≥n Unica, (Sistema Unifeed), pueden dar de 8 a 9 kg de la mezcla de la raci√≥n √ļnica de las vacas de orde√Īo y heno seco, durante las dos semanas de la dieta pre- parto. Si la mezcla de la raci√≥n cunica. para la lactaci√≥n contiene suficiente cantidad de cereales, no ser√° necesario suministrar cereales extras por separado durante esta fase. El ajuste gradual a la raci√≥n de lactaci√≥n es esencial para mantener a las vacas con un buen apetito y sanas.

Reto de Alimentación.

( fase de alimentación post Рparto)

Con los apropiados retos de alimentación, usted puede conseguir que las vacas alcancen la ingestión deseada, rápidamente después del parto. Durante los primeros días después del parto, no se debe aumentar la cantidad de cereales usados durante la dieta pre-parto. Suministre forrajes de alta calidad, incluyendo tanto heno seco como sea posible. Ofrezca a la vaca, varios cubos de agua templada para ayudar a reducir la tensión del parto. Mantenga a la vaca comiendo y con el rumen lleno para impedir los torcimientos de estomago y la fiebre de la leche.

Después de 3 o 4 días después del parto, haga un reto de alimentación con una mayor inclusión de concentrado de cereales, para fomentar los más altos resultados en la producción de leche. Ofrezca una ración con un nivel alto de proteína en adición al incremento de concentrados energéticos, necesarios al comienzo de la lactación. Comience a suministrar el complemento proteínico a los pocos días del comienzo de la lactación. En el caso de que el concentrado proteínico no hubiera sido suplementado en la ración pre-parto.

La proteína estimula el apetito y a la digestibilidad de los alimentos, en la vaca que comienza su periodo de lactación. Los requerimientos de proteína a comienzos de la lactación, son altos el 19% de la MS de la ración ( Tabla 6). En el pico de producción los requerimientos de proteína son del 18%, de la MS. Hay que intentar que las vacas consuman la máxima cantidad de alimento de alto nivel proteico, al alcanzar las 2 semanas en lactación (Figura 1).

Aumente la cantidad de cereales gradualmente. Las vacas que son forzadas a comer mucha cantidad de cereales muy rápidamente, pueden rechazar la comida y dejar de comer. La mayoría de las vacas pueden tolerar un aumento de 1 kg cada dos días durante la primera semana, de 0.5 kg cada dos días en la segunda semana, y de 0.3 kg cada dos días en la tercera semana. Si la introducción de cereales en la ración pre- parto alcanzo los niveles adecuados, esta planificación del aumento de cereales por semana, conseguirá que sus vacas alcancen su máxima ingestión de proteína y cereales (energía) a las tres semanas y media después del inicio de la lactación.

Figura 1


Nota: La ingesti√≥n de cereales y con. prot√©icos variar√° seg√ļn calidad del forraje.

En la Figura 1 se muestra la programación de los aumentos de la proteína y el concentrado energético durante la fase pre-parto y del comienzo de lactación. En este ejemplo, el pico de consumo del suplemento de proteína (4.5 kg ) es alcanzado a los 10 días en la lactación y el pico de consumo de concentrados energéticos (cereales) de (10.5 Kg) es alcanzado a los 22 días en lactación .

En los reba√Īos lecheros alimentados con el m√©todo de la Mezcla de Raci√≥n √önica (Sistema Unifeed), y donde se suministran dos tipos de raciones ( de alta producci√≥n y de baja producci√≥n), las vacas pueden cambiarse de grupos. Suministrando alguna cantidad de la Mezcla de √önica, en la fase pre-parto, ayudar√° a que las vacas se vayan adaptando a los niveles altos de cereales usados con este m√©todo de alimentaci√≥n.

Usted puede tener éxito, al mover las vacas recién paridas al grupo de baja producción, por un espacio de dos semanas y entonces proceder a cambiarlas al grupo de alta producción. Para reducir la tensión de la competición, mover varias vacas a la vez y hacer esta operación durante la noche cuando los niveles de actividad son más bajos.

Mantenga a las vacas bien alimentadas con la administración a libre disposición de la Mezcla de Ración Única. Las vacas deberían tener siempre toda la comida que ellas quieran y cuando a ellas les apetezca comérsela. Mantenga los comederos siempre llenos, y permita que sobre aproximadamente, un 5% del alimento al día siguiente. Si los comederos están vacíos, puede significar que haya vacas que se han quedado con hambre el día anterior y en esta eventualidad, la producción de leche no alcanzara toda su potencialidad.

Cereales en la Alimentación de Vacas en Lactación. 

Alimente a sus vacas seg√ļn sus necesidades nutricionales, una vez alcanzado el pico de producci√≥n (6 a 8 semanas para vacas adultas , y de 10 a 12 semanas para las novillas prim√≠paras), Los niveles de cereales dependen de:

  • a) Nivel de producci√≥n lechera.
  • b) Pruebas de grasa en la leche.
  • c) Etapa del periodo de lactaci√≥n.
  • d) Peso Corporal.
  • e) Condici√≥n Corporal.
  • f) Cantidad de consumo de forrajes.
  • g) Calidad de los Forrajes.

Cuanta mejor calidad de forrajes consuma la vaca, menos cantidad de cereales necesitara. Las pruebas anal√≠ticas de la calidad del forraje y del consumo real de este forraje, son datos fundamentales para la formulaci√≥n balanceada de la raci√≥n de lactaci√≥n. Las raciones formuladas por medio de un programa de formulaci√≥n, deber√≠an acompa√Īarse con un informe impreso, en el cual se deben aconsejar las diferentes inclusiones de cereales, para las raciones de las vacas al comienzo de la lactaci√≥n ( antes de alcanzar el pico de producci√≥n), y en la fase ultima de la lactaci√≥n, para permitir realizar los ajustes adecuados.

La Tabla 3 indica las cantidades aconsejadas de suministro de cereales durante los distintos niveles de producción. Los niveles de cereales aconsejados, pertenecen al periodo mitad Рfinal de la lactación, para vacas alimentadas con forrajes de calidad media y para el mantenimiento de la condición corporal. Los niveles de cereales en la Tabla 3 representan la cantidad total de todos los cereales incluidos, (maíz, cebada) o concentrados energéticos, y suplementos de proteínas.

Tabla 3. Niveles de cereales para diferentes niveles de producción.

Producción Diaria de leche en Kg
Relación Kg.Leche:Kg Cereales
Cantidad total de cereales en la Ración
+ 40
2.5:1
16.0
35
2.6:1
13.5
30
2.7:1
11.0
25
2.9:1
8.5
20
3:1
6.5
– 15
4:1
3.8

De deber√°n ajustar los niveles de suministro de cereales, en las situaciones siguientes: La tabla 3, esta calculada con forrajes de calidad media.

Cuando la mayoría del forraje suministrado incluye, ensilaje de maíz o heno de óptima calidad Рlos niveles de cereales pueden reducirse en un 10%. Si la calidad de los forrajes suministrados, fuera en su mayoría de baja calidad, el nivel de cereales deberá ser aumentado en un 10%.

No alimentar cantidades de cereales, superiores a aquellas, que la vaca pueda manejar sin riesgos adversos. Alimente un máximo del 2 a 2.5% del peso corporal en forma de cereal seco, en la ración diaria. Para una vaca de 650 kg, la cantidad máxima de cereales deberá estar entre 13 a 16 Kg

Los cereales de la Tabla 3 son cereales de baja humedad (Secos). Aumente estas cantidades en 5 al 10%, si los cereales suministrados son de alta humedad. Suministre a las vacas con apetito reducido (reci√©n paridas y las que est√°n al comienzo de la lactaci√≥n), concentrados energ√©ticos (cereales) de alta densidad. Suministre un concentrado prote√≠nico, adem√°s del suplemento energ√©tico o de la mezcla de raci√≥n √ļnica, a las vacas con un tiempo menor de los 100 d√≠as en lactaci√≥n. Aumente la cantidad del concentrado prote√≠nico en 1 o 1.5 kg, por cada subida de m√°s de 5 kg/leche, al rebasar los 35 kg de producci√≥n.

Ejemplos.

Vacas con una producción de 40 kg, necesitan 40:2.5 = 16 kg de cereales La producción es 5 kg superior a los 35Kg de leche, por lo que necesitan de 1 a 1.5 kg extras, de suplemento proteínico.

Ofrezca: 15 kg de cereales, más 1 kg de suplemento proteínico, o 14.5 kg de cereales y 1.5 kg de suplemento proteínico.

Vacas con una producción de 45 kg, necesitan 45:2.5 = 18 kg de cereales La producción es 10 kg superior a los 35 Kg de leche, por lo que necesitan de 2 a 3 Kg extras, de suplementos proteínico.

Ofrezca: 16 kg de cereales, más 2 kg de suplemento proteínico, o 15 kg de cereales y 3 kg de suplemento proteínico. 

Mantenga las necesidades de crecimiento de las novillas primíparas, suministrando una cantidad extra sobre sus necesidades de producción de leche, ( de 1 a 1.5 kg para las novillas primíparas y de 0.5 a 1 kg para las novillas en su segundo parto).

Ajuste los niveles de energía requeridos para mantener los niveles de grasa en la leche, suministrando un 10% más de cereales o un 10% menos, por cada aumento o disminución de un 0.5% del nivel de la grasa en la leche. Desde el nivel medio del 4%.

Ajuste los niveles de ingestión de cereales para el mantenimiento, una vez alcanzado el pico de producción. Agregue o quite de 2 a 3 kg para las vacas delgadas o las vacas gordas, respectivamente.

Ajuste el nivel de cereales, cuando la baja de producción mensual en la curva de producción sea excesiva. Los ajuste de los niveles de cereales no deben exceder el 10% con respecto a los niveles de cereales suministrado durante la ultima producción diaria de leche. Esto impide una disminución importante del suministro de cereales, para las vacas en celo o durante los días de las pruebas.

En los casos de que se produjeran caídas en la producción mensual de un 5% al 10 %, se deberán inspeccionar todas las vacas, para ver si hay problemas de mastitis sub- clínica u otros problemas.

Cuando se alimentan a las vacas en grupos, el suministro de cereales debería ajustarse, al nivel que correspondería a un grupo, con una producción de 10 kg de leche más alta, que la producción media actual del grupo. Esto impedirá que se produzcan reducciones severas de producción de leche, en aquellas vacas a las que se las cambia a un grupo de inferior de producción y también ayudara para que recobren mejor su condición corporal en la ultima fase de lactación.

Sub Alimentación y Sobrealimentación.

Los productores lecheros frecuentemente sobrealimentan a las vacas de baja producción y subalimentan a las vacas de alta producción, durante el comienzo del periodo de lactación. Para corregir este error, la redistribución de cereales asegurará que la vaca de alta producción, pueda alcanzar su más alto nivel de producción.

La Subalimentación de cereales ocasiona:

  • Una producci√≥n baja de leche, especialmente a comienzos de la lactaci√≥n.
  • Una perdida excesiva de peso corporal
  • Tasas de concepci√≥n inferiores
  • M√°s problemas de salud en el reba√Īo
  • Menos ingresos ( ingresos netos) por el costo de la alimentaci√≥n

La sobrealimentación es más fácil que ocurra al final de la lactación o en el período seco .La sobrealimentación es costosa desde el punto de vista, del valor de la leche que sé esta produciendo, y puede conducir al excesivo engordamiento de las vacas.

Las vacas gordas experimentan más dificultades durante el parto, sufren más reducción del apetito después del parto, y ven aumentadas las incidencias, de cetosis, torsiones de estomago y edemas de las ubres. Estas vacas son también más susceptibles a infecciones bacteriológicas tales, como Metritis y Mastitis.

Pesaje de los Alimentos.


Son muy pocos los productores que pesan a diario la cantidad de forrajes o de cereales ha suministrar, aunque, deberían hacerlo siempre que el tiempo se lo permita.

La cantidad de cereales ha ser suministrados, deberían serlo con una variación máxima de 0.5 kg de la cantidad recomendada en la ración.

¬ŅSabe usted exactamente cu√°nta cantidad de alimento, contiene una palada del concentrado prote√≠nico o del suplemento energ√©tico de cereales?

El suministro diario de cereales en la nave, debería ser igual al valor recomendado en el programa de alimentación. Muchos errores se cometen al trasladar los kg diarios recomendados en el programa de alimentación, cuando se suministra el alimento durante tres o cuatro veces al día, calculando el peso de las paladas a ojo.!!

Las instrucciones escritas sobre las cantidades de cereales a suministrar en la nave, mejoran la exactitud del suministro de las raciones, y deberían actualizarse a diario para las vacas paridas que comienzan su periodo de lactación y mensualmente para las vacas que han alcanzado el pico de producción.

Con alimentadores computarizados y Con la mezcladoras ( Tipos – Unifeed) de mezclas de raci√≥n √ļnica, se precisa tener un conjunto de balanzas precisas. y para ello es esencial, hacer con frecuencia un buen mantenimiento de las mismas y asegurarse de quitarlas el polvo y de su calibraci√≥n.

Hay que calibrarlas de nuevo, siempre que haya un cambio en el contenido de MS, de los cereales, suplementos energ√©ticos y prote√≠nicos comerciales o de los forrajes. Controle semanalmente el contenido de MS de los forrajes para las mezclas de raci√≥n √ļnica, y modifique la composici√≥n de la mezcla, tantas veces como sea necesario.

En las Mezclas de Ración Única, debe comprobarse la homogeneidad de las mezclas, agregando 1 kg de caramelos de color, al total de los ingredientes y proceder a su mezclado. Al finalizar el tiempo de mezcla, colocar un recipiente y llénelo con las descargas, primera, mitad y ultima, el contenido del recipiente, debería contener el mismo numero de caramelos, en cada descarga.

El análisis de las muestras tomadas en estas tres descargas, también sirve para ver la homogeneidad de la mezcla. Cuando se sospecha de la exactitud en la homogeneidad de las mezclas. Estas deberían suministrarse, alternando el orden de los lugares de la descarga, en días alternos. Hay que evitar sobrecargar la mezcladora, ya que la mayoría de estos sistemas trabaja más eficientemente con un máximo de carga del a 60 a 70% de su capacidad.

Cambios en la cantidad de cereales.

Idealmente, las cantidades de cereales ha suministrar a las vacas recién paridas deberían ser cambiadas a diario. Algunos productores con sistemas de alimentación computarizada, hacen estos cambios automáticamente.

Realizar esto, cuando la alimentación es manual y se tiene que alimentar a 60 vacas individualmente es ya otra historia. Desafíe a la vaca a comer más por medio de aumentos progresivos de cereales en la ración, durante las primeras 6 a 8 semanas de la lactación. Mantenga a las vacas comiendo. Si las vacas rehusan la alimentación, reduzca la cantidad de cereales unos días y gradualmente vuelva al nivel deseado.

Las vacas recuperaran mejor la condición corporal, perdida durante el comienzo de la lactación, si el pico de consumo de cereales se mantiene hasta las 10 a 12 semanas en la lactación. Esto fomenta el ciclo reproductivo y la tasa de concepción, Ya que normalmente este es el tiempo, en el cual se hace el servicio de cubrición.

Una vaca buena, con un ingestión alta de cereales, alcanzara su pico de producción lechera a las 6 o 8 semanas, y seguirá produciendo a este nivel durante 3 a 4 semanas más. Ella comenzara a ganar peso a las 8 a 10 semanas en lactación.

Desde la 10 a 12 semanas hasta el periodo de secado, siga ajustando la cantidad de cereales con base, a los resultados de las pruebas de grasa y a su condición corporal. Si la cantidad de cereal que se le suministra, es solo suficiente para a cubrir los requerimientos nutricionales para la producción de leche, la vaca será incapaz de recuperar su condición corporal. Al llegar al tiempo de secarla, ella estará delgada, y como consecuencia de este estado, producirá menos leche, grasa y proteína en la próxima lactación.

En los √ļltimos 100 d√≠as del periodo de lactaci√≥n, se deben suministrar de 2 a 3 kg de cereales extras al d√≠a (por encima de los requerimientos nutricionales para la producci√≥n de leche ), para que la vaca pueda recuperar su condici√≥n corporal. La densidad de energ√≠a de la Mezclas de Raci√≥n √önica, deber√≠a tambi√©n ser suficientemente alta, para que las vacas lleguen al periodo de secado con una condici√≥n corporal de 3.5 a 4.

Contenido de Proteína Cruda en la Mezcla de Cereales.

El contenido de proteína de una mezcla de cereales, depende del tipo y calidad de los forrajes, nivel de producción lechera, %de grasa en la leche, y etapa de la lactación. Los niveles de proteína recomendados para las mezclas de cereales de la (Tabla 4) , son, para vacas con una producción diaria de 25 kg de leche y con un contenido de grasa del 4 %.

Tabla 4. Recomendaciones de niveles de proteína cruda y de las fracciones proteínicas, para los programas de alimentación que usan mezclas forrajeras.
 

Programa de Forrajes
% PC en la Mezcla
Fracciones de la Proteína
75% ensilaje de maíz con 25% de heno de leguminosas
18-20
Alta PDR
75% ensilaje de maíz con 25% de heno de hierba
20-22
Alta PDR
50% ensilaje de maíz con 50%de heno de hierba
17-20
Alta PDR
50% de ensilaje de maíz con 50% de heno de leguminosa
15-17
Media PDR
Cosecha de Leguminosas con hojas, primer corte
12-14
Baja PDR
Corte tardío
15-18
Media PDR
Cosecha de heno de hierba Buena calidad, primer corte
15-17
Media PDR
corte tardío
17-20
Alta PDR
Mezcla de (leguminosa/hierba) Cosecha de heno de calidad media
15-16
Media PDR
Pasturas Excelente calidad
14-16
Baja PDR
Calidad aceptable-buena
15-17
Media PDR
  • PDR: Prote√≠na Degradable en el Rumen.
  • PND: Prote√≠na No-Degradable en el Rumen.
  • NRC: Consejo de Investigaci√≥n Nacional (USA)

Use el nivel recomendado más bajo, cuando el ensilaje de maíz ha sido tratado con amoniaco. La cantidad de la alimentación de cereales, afectará al porcentaje de proteína cruda necesitada en la mezcla de cereales.

Las vacas de baja producci√≥n que est√°n recibiendo cantidades peque√Īas de cereales, requieren m√°s prote√≠na cruda en la mezcla de cereales. Los niveles y las fracciones de prote√≠na en la Tabla 4, reflejan los Requerimientos Nutricionales del Ganado Lecheros, publicados por la N.R.C. (1989). Fracciones prote√≠nicas en las Mezclas de Cereales.

La cantidad de proteína provista en la mezcla de cereales es importante. Pero el tipo de proteína también es muy importante (Tabla 4). La proteína contiene dos fracciones importantes de proteína. La proteína digerida en el rumen por la población micróbiana, es la proteína degradable en el rumen (PDR). Las fuentes de proteínas vegetales altas en PDR son, la hierba ensilada, harina de soja cruda, y la urea. Sobre el 55 a 65% de la proteína total en la ración debería ser degradable en el rumen.

La prote√≠na no digerida por la poblaci√≥n micr√≥biana en el rumen, es la prote√≠na que no es degradable en el rumen (PND). Este tipo de prote√≠na, es denominada frecuentemente como ¬Ľ Prote√≠na – Bypass¬Ľ, porque atraviesa el rumen sin ser digerida.

Fuentes de proteína vegetal, altas en PND son: las harinas de soja tostada. Harina de gluten de maíz, DDG y Subproductos cerveceros. Sobre el 35 a 45% de la proteína de la ración debería ser PND. El nivel del 35% es apropiado para vacas en la mitad y al final del periodo de lactación. Para las vacas de alta producción, durante el comienzo del periodo de lactación, necesitaran un nivel del 40 al 45% de PND en la MS de la ración. Las vacas alimentadas con niveles altos de grasa en la ración, requieren unos niveles de PND del 45 al 50%.

Las fuentes de prote√≠nas animales altas en PND ( Prote√≠nas – Bypass) son: ( Harinas de carne, Harinas de pescado, Harina de sangre) estas son m√°s caras por tonelada, que las prote√≠nas vegetales altas en PND. Pero cuando s√© eval√ļan por unidades del contenido de PND resultan ser m√°s econ√≥micas. Las prote√≠nas Bypass de origen animal contienen componentes de prote√≠na (amino√°cidos) que son parecidos a los contenidos en la leche. Por lo tanto, las fuentes de prote√≠nas animales son prote√≠nas Bypass de alta calidad. Las prote√≠nas PND de origen animal, tienen muy poca palatibilidad (no son apetitosas para el animal). Sumin√≠strelas en peque√Īas cantidades en la raci√≥n o use concentrados prote√≠nicos comerciales.

Recomendaciones de Energía, Fibra y Grasas.

Las vacas de alta producci√≥n, hasta comiendo 14 o 16 kg de cereales diario, no pueden consumir la suficiente energ√≠a, para cubrir sus requerimientos para la producci√≥n de leche, en los comienzos de la lactaci√≥n. La vaca esta forzada ha usar de sus reservas de grasa, para complementar, la energ√≠a diet√©tica de la raci√≥n. El uso de las reservas de grasas del cuerpo, puede suplir la energ√≠a necesitada, pero la dependencia del uso de estas reservas del cuerpo deber√≠a ser peque√Īa.

Una carencia de energía en la ración, ocasiona que la vaca deba confiar excesivamente en las reservas de su cuerpo. Una movilización excesiva de la grasa del cuerpo, conjuntamente con una baja ingestión de alimentos y/o ingestión de energía, conduce a una Cetosis (acetonemia). Las vacas que están adelgazando, debido a un balance negativo de energía, mostraran celos más débiles y tendrán una tasa de concepción más bajas, comparadas con las vacas que tienen un balance positivo de energía y que están recuperando su condición corporal.

La mayoría de las vacas de alta producción, sufren un estado leve (subclinica) de cetosis, en los comienzos de la lactación, que les ocasiona pocos problemas, exceptuando las perdidas graduales de su peso corporal.

El ma√≠z es uno de los cereales m√°s baratos. Es el cereal m√°s alto de energ√≠a seguido por la cebada y la avena. Los cereales contienen niveles altos de almid√≥n. Cuando los microbios del rumen digieren el almid√≥n, producen √°cidos. Los aumentos de acidez en el rumen, reducen la digesti√≥n de la fibra. Esto puede conducir a una ¬ęperdida de apetito¬Ľ, una reducci√≥n de la producci√≥n de leche y una bajada del % de grasa en la leche.

Aumente la densidad de energ√≠a de la raci√≥n, a√Īadiendo cereales de alta energ√≠a. Mantenga los niveles de fibra suficientemente altos para un buen funcionamiento del rumen y para la salud de la vaca..

Los carbohidratos no fibrosos (CNF) se digieren r√°pidamente estos, incluyen los az√ļcares, almidones y la pectina. La proporci√≥n de Carbohidratos no fibrosos (CNF) en una raci√≥n, se calculan: 100 – (FND + Prote√≠na Cruda + Grasa + Ceniza). Los niveles de CNF en la MS de la raci√≥n completa, no deber√≠an ser inferiores a un 20 o 25%, ni ser superiores al 40 o 45%.

Las raciones formuladas con un nivel de CNF del 35 al 37% en base a la MS, deberían ser capaces de evitar las perturbaciones metabólicas relativas a la alimentación con niveles altos de almidones de cereales y concentrados energéticos. Para las raciones altas de ensilaje de maíz o granos de maíz, la inclusión de subproductos altos en fibra, pueden ayudar a reducir la carga de almidones en el rumen. Los subproductos tales como la cascarilla de soja, afrecho de trigo, DDG y subproductos cerveceros son bajos en CNF y muy adecuados para raciones de alta producción.

Cuando los niveles de cereales están a su máxim inclusión, una manera más costosa para aumentar el nivel de energía, es la de agregar grasa a la ración. La grasa es demasiado cara para su alimentación a las vacas que no estén al comienzo de la lactación o que no estén produciendo más de 35 a 40 kg de leche.

La grasa contiene un nivel de energía 2.25 superior a los cereales. La inclusión de grasa ayudara a mejorar el balance de energía, reduciendo las pérdidas de peso corporal, mejorando la persistencia de la producción y al restablecimiento rápido del balance positivo de energía.

Principales tipos de grasa:

Las grasas no saturadas (líquidas a la temperatura ambiente). Ejemplos: Aceite de maíz, aceite de soja ( habas enteras) aceite de algodón. (Semillas enteras), Las grasas saturadas (sólidas a la temperatura ambiente). Ejemplo. El sebo. Las grasas protegidas: Las grasas tratadas o mezcladas con otra sustancia, para impedir su degradación en el rumen. Ejemplo. Megalac y otros productos comerciales.

Los ingredientes que componen la mezcla de cereales tienen normalmente un contenido de grasa del 3 a 4%. Incluya la grasa adicional hasta llegar a un total m√°ximo de 7 al 8%, en el contenido de MS de la raci√≥n. Existen m√ļltiples tipos de grasas que pueden ser usadas en la alimentaci√≥n. Las recomendaciones se muestran en la Tabla 5. La excesiva inclusi√≥n de grasas no protegidas ( especialmente de aceites vegetales) es perjudicial. 2.5 kg de habas tostadas de soja o de semillas de algod√≥n enteras, producir√°n 0.5 kg de grasa. Exceder los l√≠mites recomendados, traer√° como consecuencia, problemas metab√≥licos del rumen, reducci√≥n de la digesti√≥n de fibra y puede reducir los resultados de los contenidos de prote√≠na y grasa en la prueba de la leche.

Cuando se incluyan niveles altos de grasa (especialmente de grasa no protegida) en la raci√≥n aseg√ļrese que:

  • El nivel de calcio de la raci√≥n exceda del 1% de la materia seca de la raci√≥n.
  • El nivel de magnesio de la raci√≥n exceda del 0.3% de la Materia seca de la raci√≥n.
  • El nivel de Vitamina E de la raci√≥n sea aumentado hasta 1000 I.U. o m√°s, por vaca y por d√≠a, para impedir la oxidaci√≥n de la grasa y prevenir el mal sabor de la leche
  • El nivel de PND sea del 45 al 50% de la prote√≠na contenida en la raci√≥n.

Siga estas recomendaciones sobre la inclusión de los cereales y las grasas en las raciones, para permitir que cada vaca alcance su pico de producción a/o cerca de su potencial genético. La ventaja de alcanzar el pico máximo de producción, es la de mantener un nivel más alto del rendimiento de producción de leche a lo largo de la lactación.

Tabla 5. Recomendaciones para la inclusión de grasa en la alimentación de vacas lecheras 

Tipo de Grasa
Grasa (% de IMS)
Ingestión de Grasa (kg por día)
Grasas en forrajes,cereales,etc
2 – 3%
0.75
Grasas no protegidas ( Sebos, aceites vegetales)
2- 3%
0.5
Grasa protegidas (grasas encapsuladas,etc)
2 – 3%
0.5 – 0.6

Procesamiento de la Mezcla de Cereales.

Los cereales que se alimentan separadamente (no en una Mezcla de Raci√≥n √önica) deber√≠an ser molidos o triturados con un tama√Īo grueso. El nivel de digesti√≥n de los almidones, puede mejorarse si el grano se procesa adecuadamente. Esto es aun m√°s deseable, si la raci√≥n contiene niveles altos de prote√≠na degradable. Esto permite que los microbios del rumen puedan usar los almidones y la prote√≠na simult√°neamente, lo que promociona el m√°ximo crecimiento microbiano. La molienda fina de los cereales es inadecuada al hacer una raci√≥n pastosa y poco apetitosa.

La molienda fina de los cereales en la raci√≥n pueden ser causa de una reducci√≥n del contenido de grasa en la leche y problemas de mal funcionamiento del rumen con raciones altas en cereales. En las Mezclas de Raci√≥n √önica, donde la palatibilidad del alimento presenta menos problemas, el cereal puede molerse fino sin que cause alg√ļn problema. Los granos enteros de los cereales no son muy digestibles.

La energía está siendo derrochada cuando el maíz aparece sin digerir en las heces. Las causa de la aparición de los cereales en las heces, son debidas a niveles altos de cereales en la ración o a un pasaje rápido del alimento, niveles bajos de fibra o a cereales sin procesar.

Muela el ma√≠z con un tama√Īo mediano. Las part√≠culas m√°s grandes deber√≠an ser del tama√Īo de un guisante.

La granulaci√≥n de la mezcla de cereales es √ļtil cuando se requiera una ingesti√≥n r√°pida del alimento, o cuando el suplemento energ√©tico de cereales sea suministrado √ļnicamente en la sala de orde√Īo. Cuando los niveles de fibra en la raci√≥n son adecuados, los alimentos granulados no deprimir√°n √©l % del contenido de grasa en la leche.

Consejos para la Formulación de Raciones Completas.

Las recomendaciones para la formulación de raciones completas se muestran en la Tabla 6. Estas recomendaciones están destinadas a los profesionales en formulación de raciones.

Tabla 6. Consejos para la Formulación de Raciones  para la alimentación completa de Vacas Lecheras

Nutrientes
Producción de leche en Kg/Día (Periodo de Lactación)
Comienzo Periodo
de Lactación (0-3) (semanas)
Periodo Seco
Descripción
20 Kg/Día
30 Kg/Día
40 Kg/Día
50 Kg/Día
?
Proteína Cruda %
12-15
16
17
18
19
12
% de PDR de PC
63
61
60
55
55
% de PND de PC
37
39
40
45
45
NEL, Mcal/kg
1,42-1,52
1,62
1,72
1,72
1,67
1,25

TDN,
% de MS

63-67
71
75
75
73
56
Fibra
Cruda %
17
17
15
15
17
22
FAD, %
21
21
19
19
21
27
FND, %
28
28
25
25
28
35
Calcio, %
43-.51
.58
.64
.66
.77
.39
Fósforo, %
.28-.33
.37
.41
.41
.48
.24
Potasio, %
.9
.9
1
1
1
.65
Magnesio,
%
.2
.2
.25
.25
.25
.2
Azufre, %
.2
.2
.2
.2
.2
.16
Sodio, %
.18
.18
.18
.18
.18
.10
Cloro, %
.25
.25
.25
.25
.25
.20
Manganeso,ppm
40
40
40
40
40
40
Cobre, ppm
10
10
10
10
10
10
Zinc, ppm
40
40
40
40
40
40
Hierro, ppm
50
50
50
50
50
50
Cobalto, ppm
.1
.1
.1
.1
.1
.1
Yodo, ppm
.6
.6
.6
.6
.6
.6
Vitamina A, lU/kg
3200
3200
3200
3200
4000
4000
Vitamina D, lU/kg
1000
1000
1000
1000
1000
1200
Vitamina E, lU/kg
15
15
15
15
15
15
  • PC= Prote√≠na Cruda.
  • PDR=Prote√≠na degradable en el rumen.
  • PND=Prote√≠na no degradable.
  • NEL= Energ√≠a Neta Lactaci√≥n (Canad√°).
  • TDN=Total Nutrientes digestibles( Canad√°).
  • FAD= Fibra √Ācida Detergente.
  • FND= Fibra Neutra Detergente.

Consejos para el Programa de Alimentación.

  • Use los consejos descritos a continuaci√≥n en su Programa de Alimentaci√≥n, para mejorar la producci√≥n lechera y la Ingesti√≥n de Materia Seca.
  • Aplique 4 Kg o menos, en cada comida de mezclas de cereales.
  • Ofresca varias comidas con menores cantidades al d√≠a de mezclas de cereales, en vez de dos comidas con cantidades mayores, especialmente durante el verano. Suministre el concentrado prote√≠nico despu√©s de la comida o con la comida de los cereales.
  • Brinde una comida de forraje 1 a 1 1/2 horas antes de una comida de cereales Combine los forrajes (Ejemplo. Heno m√°s ensilajes) o alimentar una Mezcla de Raci√≥n √önica.
  • Tener siempre alimentaci√≥n fresca disponible en los comedores o pesebres despu√©s del orde√Īo.
  • Ad√°ptese al comportamiento de sus vacas para ajustar las estrategia de alimentaci√≥n. Suministre forraje varias veces al d√≠a o la Mezcla de Raci√≥n √önica por lo menos dos veces al d√≠a
  • Barra bien las sobras de los alimentos para mantener las vacas limpias. Limpie diariamente los comedores y los pesebres, especialmente en el tiempo caluroso.
  • Limpie frecuentemente todos los tipos de bebederos.
  • Provea por lo menos 60 cm de espacio por vaca.
  • Permita que las vacas tengan acceso libre al alimento, por lo menos 22 horas del d√≠a
  • Las vacas saludables y contentas comen m√°s.
  • El cuidado de las pezu√Īas mejorar√° la movilidad de la vaca y su ingesti√≥n de alimentos.

Artículos relacionados.

 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat