Como medir la Eficiencia reproductiva en las cabras

La fertilidad, la prolificidad y la mortandad embrionaria son parámetros a tener en cuenta cuando se realiza estudios de caracterización reproductiva de un hato caprino.

En la producción ovina y caprina, la fertilidad es definida como el porcentaje de hembras paridas en relación con el total de hembras expuestas a empadre y la prolificidad definida como el porcentaje de crías nacidas en relación con el total de hembras paridas son caracteres de gran importancia económica que repercuten en la cantidad de corderos disponibles para los productores, tanto para venta como para reemplazo de la misma población.”

Sin embargo, comúnmente hay mortalidad de corderos durante la lactancia, por lo que todavía se debe tomar en cuenta la sobrevivencia de corderos entre el nacimiento y la fecha del destete (en este trabajo se define la sobrevivencia como el porcentaje de corderos destetados en relación con el número de corderos nacidos vivos). Por ende, resulta importante conocer los factores que influyen sobre estas variables, susceptibles de mejoramiento por vía genética, ambiental, o ambas.

Fertilidad de la cabra

La fertilidad se expresa como un porcentaje:

a) N hembras paridas / hembras al servicio (cubiertas o no por servicio) x 100

b) N hembras paridas/hembras cubiertas por servicio (uno o más) x 100

c) N hembras paridas/hembras inseminadas x 100

El punto a) es el más utilizado como referencia.

Hay que tener en cuenta que la distribución de la parición permite establecer  retrospectivamente la distribución de los servicios. Por lo general es más fácil de recabar la información de las fechas de parto de la cabra.

La prolificidad de la cabra 

cabras prolificidad

La cantidad de corderos nacidos vivos por ovejas y cabras paridas, esta varía con la raza y línea, consanguinidad, condiciones climáticas, la edad del animal y los niveles hormonales, entre otros

La prolificidad  se   expresa como:

N cabritos paridos / N cabras paridas x 100

Esta   tasa   expresa   el potencial  productivo  de  una  raza  y está muy     condicionada     a     los factores de manejo y alimentación.

Mortalidad embrionaria 

La  mortandad  embrionaria  se  estima  en  base  a  la  determinación  del número  de  cuerpos  lúteos  (laparoscopía  o  ecografía)  y  crías  nacidas  de  la ovulación correspondiente.

La  época  de  servicio  se  debe  ajustar  en  base  a  la  mejor  época  para que   se   presenten   los   partos   y   consecuentemente    la   lactancia   (razones climáticas,  producción  de  pasturas  y,  fundamentalmente,   comerciales).

 Todas las   variables   deben   ser   medidas   y   ajustadas   para  obtener   una  aceptable eficiencia  productiva.  

Los  registros  de  temperatura,  lluvias,  humedad,  radiación solar,  fotoperíodo,  curva  de crecimiento  de los  pastos  o forraje,  etc.  deben  ser tenidos   en   cuenta   y   correlacionados   cuando   se   realizan   los   estudios   de actividad reproductiva.

Las modificaciones que se quieran establecer al manejo tradicional (sincronización  de  estros  para  el  servicio  dirigido  a  corral  o  la  inseminación artificial,  cambios  de  alimentación,  luz  artificial,  parición  a  cubierto,  etc.)  deben ser realizadas con mucha precaución y analizando el costo/beneficio de la implementación de las diversas prácticas.

Supervivencia de cordero

Se recordará que el concepto de supervivencia hace referencia a la cantidad de corderos destetados del total de corderos paridos. Como se ha visto, la mayoría de las pérdidas de corderos se registra en el período llamado periparto, esto es en los primeros 2 ó 3 días del parto. Aquí cobran una fuerte importancia las condiciones climáticas, el tamaño de la camada (simples, mellizos y eventualmente trillizos, en algunas razas), la edad de la madre, los depredadores, etc

Una de las primeras causas de mortalidad perinatal en los sistemas extensivos de producción ovina y caprinos es la hipotermia de los corderos. La exposición al frío no sólo agota rápidamente las reservas de grasa (lipídicas) del cordero, sino que reduce la movilidad e inhibe el reflejo de mamar, impidiéndole recuperar energías. Cuando la temperatura rectal cae por debajo de 32º C en corderos , la actividad de búsqueda de la ubre se anula totalmente y el animal cae en un estado de aletargamiento. La muerte sobreviene entonces, como resultado de asociarse hipotermia e inanición.

Por último,  no se debe  dejar  de considerar  la sanidad de los hatos que puede incidir en las determinaciones reproductivas que se quieran analizar.