Colibacilosis Bovina

Enfermedad de la Colibacilosis Bovina
Colibacilosis Bovina

Colibacilosis Bovina

Colibacilosis en bovinos

La Colibacilosis Bovina o también llamada diarrea blanca, Diarrea de los recién nacidos, “Enlechados”, “Empachados”, Enfermedad del Edema (cerdos), Diarrea estival (becerros), Cólico de recién nacidos, es una enfermedad multifactorial compleja de los terneros recién nacidos (y otras especies). El agente causal de esta enfermedad es la Escherichia coli.

Fue descubierta por  Escherich en 1886, mientras estudiaba al germen que denomina Bacterium coli y determina el papel fisiológico del germen en el intestino de mamíferos y aves. Kauffman en 1943, publica el esquema antigénico de la E. Coli. López Álvarez J. Publica en 1976, un magnífico resumen del papel patógeno del germen y el cuadro clínico que produce en las especies domésticos.

Etiología de Colibacilosis Bovina

El origen de esta patología está en la Escherichia coli que es un germen en forma de bastón que mide de 0.7 a 7 micras de ancho por 2 a 3 micras de largo, Gram negativo, con cápsula y flagelos, pero no esporas, aerobio y anaerobio facultativo.

Cuadro clínico de Colibacilosis Bovina

enfermedad de colibacilosis bovina

Los síndromes que pueden generar son tres:

En los animales jóvenes (lechones, corderos, terneros, pollos, cachorros, gazapos, potros, etc.), produce cuadro entérico agudo, caracterizado por fiebre, diarrea blanca amarillenta de aspecto mucoso, aunque puede llegar a diarrea hemorrágica, deshidratación, pérdida rápida de peso y muerte.

En pocos animales la infección se hace subaguda o crónica afectando al desarrollo del animal y presentándose poliartritis. En estos animales, la E. Coli contribuye a producir el síndrome de la septicemia de los recién nacidos.

En lechones de 2 a 4 meses y algunas veces mayores, la E. Coli produce la enfermedad de edema, atribuible sólo a las toxinas. El cuadro principal con una excitación del animal, incoordinación, parálisis y convulsiones. Se presenta después un “Edema” en los párpados, resto de la cara y cuello. La temperatura puede aumentar, aunque abundan los casos apiréticos y los que no presentan ningún signo, ni lesión aparente. Suele morir el 90% de los animales en pocas horas.

El caso de organopatías con mastitis, metritis, artritis y otros procesos en los cuales se involucra la E. Coli como agente principal o como germen de asociación. Cada cuadro depende del órgano afectado, la gravedad de la lesión y la resistencia del individuo. En la enfermedad crónica respiratoria de las aves el germen es sólo un factor predisponente que se supone ingresa por vía nasal.

En terneros y corderos, la diarrea se observa sobre todo en los primeros días después del nacimiento. Los animales producen grandes cantidades de heces con mal olor , de tipo pastosa a acuosa que varía de color amarillo pálido a blanco y puede contener manchas de sangre. En los casos agudos, la extensa pérdida de fluido conduce a una disminución marcada de peso corporal dentro de 6 – 8 h del inicio de la diarrea. La histopatología de la mucosa intestinal es normal (Nagy y Fekete, 1999).

Diagnóstico de Colibacilosis Bovina

Para el buen diagnóstico de esta patología hay que vigilar la higiene de los comederos y agua, así como la abundancia de plagas como ratas, moscas, cucarachas, etc.

Esto sería un diagnóstico epidemiológico o epizootiológico.

Ya hablando del diagnóstico clínico no presenta un síndrome exclusivo de colibacilosis; puede haber confusiones con otras enfermedades diarreicas y no es conveniente basarse en el aspecto de la diarrea para establecer un buen diagnóstico. Serológicamente puede identificarse tanto al germen como las diversas cepas, pero no es un diagnóstico práctico para la enfermedad por su rápida evolución.

Mientras que el cuadro anatomopatológico puede orientar más, pero lo que definitivamente diagnóstica es el aislamiento de la E. Coli y la ausencia de otros gérmenes patógenos.

Prevención de Colibacilosis Bovina

colibacilosis en ganado bovino

Para la prevención y manejo debemos:

  • Revisar el sistema de explotación (manejo) para evitar que los adultos se mezclen con los recién nacidos.
  • Limpiar los locales eliminando materias fecales y desinfectándolos, sobre todo cuando se vayan a introducir animales jóvenes.
  • Bañar las hembras antes del parto y vigilar que tengan siempre las ubres limpias y desinfectadas.
  • Evitar que los trabajadores que atienden a los animales adultos atiendan a los recién nacidos.
  • Usar instrumentos de limpieza exclusivos para cada sala o local.
  • Combatir moscas, ratas, pájaros, cucarachas y otras plagas.
  • Revisar el agua de bebida, si está contaminada aplicar un desinfectante eficaz.
  • Revisar el alimento y su origen, evitando que se contamine .

Referencias Bibliográficas

  • Boero, J. J. (1976). Parasitología Animal. 4ta Ed. Edit. Universitaria de Buenos Aires. Argentina.
  • Blood, D.C., Henderson, J.A. Y Radostits, O.M. (1988) Medicina Veterinaria. 5ta Ed. Edit. Interamericana. México.
  • Frappe, M. R. C. (1982) Manual de Infectología Veterinaria. (Enfermedades Bacterianas y Micóticas). 1ra Ed. Editor: Francisco Méndez Oteo. México.
  • Nicolet, J. (1985) Compendio de Bacteriología Médica Veterinaria. 1ra Ed. Ed. Acribia.
  • Nagy Bela, Peter Zs. Fekete. (1999). Enterotoxigenic (ETEC) in farm animals. Veterinary Research, BioMed Central, 30 (2-3), pp.259-284.
  • Parra, G; Gutiérrez, J; Parra, H; Davila, R; Moreno, F; Chávez, G; Chávez, A. 2013. Colibacilosis. Módulo de clínica de bovinos. Enfermedades Bacterianas endémicas.

    Autor: Fabian Martinez Viloria; Zootecnista

    Más artículos sobre enfermedades Bovinas 

     

    Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta información, no se podrá difundir en ninguna forma y por ningún medio ni virtual ni impreso excepto para uso pr

Kevin Gonzalez

Zootecnista, Magíster en Administración, Docente Universitario.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.