Mejoramiento genético de la cabra

Una vez que el nivel de producción de un rebaño ha alcanzado su máximo potencial y no exista mayor posibilidad de mejorar otros factores de producción, el mejoramiento a través de selección y cruzas es el único camino para aumentar la capacidad productiva de un plantel.

Cruzamiento en la cabra

Mejorar la capacidad productiva de un rebaño por medio de cruzamiento implica la introducción de un reproductor con superioridad genética. Algunos conceptos de genética importantes de conocer son heredabilidad, repetibilidad, presión de selección y ganancia genética.

Heredabilidad (h2) en el mejoramiento de la cabra

Es el porcentaje de una característica transmitida de los padres a sus hijos. A veces para que una característica se exprese, además de haber sido heredada, necesita de un ambiente propicio. Los caracteres que para expresarse dependen en mayor proporción de la genética que del ambiente, se definen como de alta heredabilidad y son los que se manifiestan más rápido cuando se seleccionan para mejoramientos genéticos. En cambio, con los de baja heredabilidad, que implican una mayor dependencia de factores ambientales que genéticos, el mejoramiento es lento.

Por ejemplo, el color del pelo es una característica de alta heredabilidad, pues depende casi exclusivamente de la genética, en tanto que la producción de leche es de heredabilidad media, siendo 0,3 el valor más citado para esta característica, lo que significa que en un 30% depende de la genética y el 70% restante de los factores ambientales y la interacción de estos.

La materia grasa de la leche y otros constituyentes también poseen heredabilidad media. En caprinos no existen antecedentes de la h2 de la conformación, pero de acuerdo con los antecedentes que se tienen en vacunos y ovinos, se asume que las características de conformación tienen baja heredabilidad.

Repetibilidad en el mejoramiento de la cabra

 Corresponde al grado con que un determinado carácter se repite en el transcurso del tiempo. Esta es una indicación de la capacidad de un animal para mantener la superioridad de un carácter de un año a otro. En el caso de la leche y sus constituyentes, la repetibilidad es media.

Presión de selección en el mejoramiento de la cabra

Representa el grado de reposición que se realiza anualmente al seleccionar los animales que se mantienen en el piño y los que se eliminan. Mientras mayor es la tasa de reposición, mayor es la presión de selección. Es decir, mientras menos tiempo permanezca un animal en un piño, más rápido se produce el mejoramiento.

 Ganancia genética en el mejoramiento de la cabra

Esta variable está determinada por la heredabilidad, repetibilidad y presión de selección, en su conjunto. Corresponde al mejoramiento genético que se produce de una temporada a otra. Para la producción de leche, la tasa de ganancia genética se encuentra entre un 1,5 y un 3% al año.

Las mayores tasas de ganancia genética se logran cuando se llevan registros que permiten seleccionar las mejores cabras para cruzarlas con el macho mejorador. Con el uso de inseminación artificial de la cabra, en vez de monta natural, se puede incrementar más aún la tasa de ganancia genética, porque es más fácil distribuir los caracteres de un excelente animal a un mayor número de hembras.

Muchas veces se importan animales no adaptados al medio local, lo que puede producir más problemas que beneficios. Los mayores problemas están relacionados, por ejemplo, con bajas o altas temperaturas, humedad ambiental, baja disponibilidad de forraje de pastoreo, topografía o problemas sanitarios, condiciones que pueden afectar los niveles de producción de los animales. Esto muchas veces implica también la necesidad de traer un mayor número de machos con el objetivo de ampliar el número de familias y disminuir la probabilidad de consanguinidad.

Una buena alternativa es el cruzamiento de animales criollos con animales de mayor capacidad productiva desarrollados localmente. De hecho, los animales criollos son producto de la combinación de diferentes razas españolas que fueron introducidas al país y que por cientos de generaciones se han adaptado a las condiciones regionales, a la vez que han sido sometidos a selección natural.

Si en algún momento existió mejoramiento genético, este fue por medio de la introducción de animales de la raza Anglo Nubian; sin embargo, no ha existido selección por niveles de producción y, en consecuencia, los animales son de bajo potencial productivo, en su mayoría.

Los valores indicados en los Cuadros 1 y 2 corresponden a valores de producción de animales híbridos evaluados en dos predios de crianceros y animales mantenidos estabulados. En general hubo un incremento de la producción de leche. Sin embargo, todavía existe un potencial de producción, ya que los valores de producción de los híbridos en campo de crianceros fueron menores a los obtenidos con los mismos tipos de animales estabulados en Las Cardas.

Cuadro 1. Producción de leche registrada de caprinos criollos e híbridos.

 Cuadro 2. Producción de leche registrada de caprinos criollos.

Finalmente, como mejor opción, existe la necesidad de seleccionar animales criollos. Para ello se requieren registros de producción, con el objetivo de seleccionar a aquellos más productivos en cuanto a leche y a crecimiento de cabritos.

Selección en el mejoramiento de la cabra

Consiste en la eliminación de todos aquellos animales que presentan problemas que limitan la producción del piño. La selección se realiza sobre la base de la conformación física de los animales y de algunos antecedentes posibles de obtener de los registros productivos, tales como tamaño y conformación corporal, características de la ubre, rusticidad, fecundidad, prolificidad, facilidad de ordeña y producción de leche.

Los diferentes caracteres están relacionados entre sí tanto en forma positiva como negativa, o sea el mejoramiento puede implicar el aumento de unos o la disminución de otros.

La producción de leche y de grasa están relacionados positivamente; es decir, si se incrementa la producción de leche, se produce un alza en la cantidad de materia grasa y viceversa. Pero esta relación positiva no es proporcional, ya que el rendimiento de leche está relacionado negativamente con el porcentaje de materia grasa: si aumenta el rendimiento disminuye el porcentaje de materia grasa.

Debido a las relaciones existentes entre los caracteres, es que el mejoramiento y los progresos genéticos serán mayores mientras menos caracteres se consideren para mejorar la calidad genética de los animales.

El objetivo de los productores lecheros caprinos es obtener leche en forma eficiente e higiénica. Por este motivo, la prioridad para estos productores debe ser la selección de los animales por su producción de leche.

Profundiza en Como seleccionar cabras lecheras

Tamaño y conformación

La selección por tamaño del animal está más bien relacionada con el tamaño del abdomen, ya que es considerado como indicador de la capacidad de consumo de forraje. El mejoramiento de esta capacidad es de importancia para los animales que pastorean y ramonean en el campo, puesto que, al poder consumir mayor cantidad de material vegetal, aumentan la cantidad de nutrientes disponibles para producir leche.

Una buena cabra debe estar bien conformada (Figura 1.), especialmente sus miembros anteriores, los cuales deben ser bien aplomados, firmes y rectos (1); también debe poseer pezuñas bien aplomadas  sobre el suelo, sin distorsiones (2); perímetro torácico bien desarrollado (3); gran capacidad abdominal (4); venas lecheras bien desarrolladas  (5); ubre bien implantada, fija al vientre y a los muslos, no carnosa  (6); pezones medianamente desarrollados,  terminados en punta hacia adelante (7); pantorrillas separadas, derechas y paralelas (8); pelvis ancha y larga (9); grupa empinada, que no caiga rápidamente (10); línea del dorso larga y recta (11; cara con expresión tranquila, viva y ojos brillantes (12).

Figura 1. Características de conformación para seleccionar cabras.

Rusticidad de la cabra

Capacidad de adaptarse al medio sin que este afecte su nivel productivo. De preferencia deben seleccionarse animales que produzcan crías sanas y que no presenten ningún tipo de problema, especialmente en la producción de leche y condición sanitaria. Además debe ser un animal caminador con gran capacidad de búsqueda de forraje.

Características de la ubre en la cabra

La glándula mamaria de la cabra Es el órgano que transforma los nutrientes transportados por el torrente sanguíneo en leche, por lo tanto, es necesario fijarse bien en su conformación (Figura 2.). La ubre debe estar bien implantada entre los muslos y el abdomen, especialmente en aquellos animales que pastorean y ramonean.

Si son pendulares normalmente sufren de hematomas constantes por su movimiento al caminar. Un tamaño grande no necesariamente es sinónimo de mayor producción de leche, ya que puede que la ubre esté conformada por tejido adiposo que no produce leche, en vez de tejido productor de leche. Aparentemente, la capacidad lechera de la ubre se relaciona más con el largo que con otras medidas, como la circunferencia o el ancho. Una disminución en volumen de la ubre y regresión en su tamaño, después de la ordeña, es sinónimo de buena producción.

 Figura 2. Una buena ubre es fundamental en la selección de los animales.

formas de la ubre de la cabra

formas de la ubre de la cabra

Mas información de la La glándula mamaria de la cabra

Fecundidad y prolificidad de la cabra

La fecundidad es un índice productivo porcentual que relaciona el número de cabras paridas con el número de las encastadas. Mientras más alto es el porcentaje, más eficiente ha sido el encaste. Los animales secos, encastados y no paridos, deben ser eliminados del piño. Son comunes para este índice valores de 1 (100%); sin embargo, por efecto de situaciones anormales, obtener valores sobre 90% es aceptable.

La prolificidad corresponde al número de crías nacidas por cabras paridas. Lo más común es lograr un 181% de prolificidad, pero es aceptable hasta un promedio de 143%. Adicionalmente es importante conocer el porcentaje de mellizos.

Se puede considerar aceptable valor de 56,7%, aunque es posible obtener hasta un 80% de mellizos. Aunque el resultado de estos parámetros muchas veces son expresiones de la condición corporal de los animales al encaste, son índices que se pueden mejorar al eliminar los que presentan problemas reproductivos. Los animales melliceros han demostrado que pueden producir más leche que aquellas hembras que paren solo una cría.

Otro índice importante es el de encaste (crías destetadas/cabras encastadas). Este índice puede ser importante en aquellos sistemas en que las crías se man- tienen a toda leche con su madre.

Facilidad de ordeña en la mejora genética de la cabra

La ordeña es el proceso más importante en la lechería, por esta razón es necesario seleccionar o eliminar aquellos animales que presentan dificultades en este proceso. En la ordeña manual es muy importante eliminar aquellos animales y sus descendientes que producen dificultades al ordeñador.

Normalmente en el campo se dice “de pezón duro”, al referirse a aquellos animales que son difíciles de ordeñar. El caso contrario, animales fáciles de ordeñar, se los caracteriza como animales “de pezón blando”, al punto que la ubre llena no es capaz de retener la leche que produce debido a la debilidad del esfínter del pezón. Habitualmente, son animales que presentan mayor facilidad para contraer mastitis, por tener un esfínter de pezón que permite el paso fácil de microorganismos como Salmonellas, E. Coli o Streptococcus. En ambos casos son animales problemas que deben ser eliminados.

Producción de leche

Factor de mucha importancia en la selección. Por este motivo siempre deben seleccionarse los descendientes de cabras de buena producción de leche, considerando los datos de producción hasta el cuarto parto, ya que en caprinos en el quinto parto la producción comienza a disminuir.

Asimismo, cabe recordar que las hembras que paren dos crías producen más leche que aquellas que producen solo una. También los animales de parición temprana (junio) tienden a producir más leche que aquellos de parición tardía (agosto), aparentemente debido al mayor período de tiempo que transcurre antes del inicio del período estral de la cabra.

La selección para producción de leche requiere mantener los registros de producción láctea por animal y la identificación de los factores: edad, tipo de parto y estación de parto. Un buen índice es la cantidad máxima de leche en un determinado día, lo que ocurre muy cerca después del parto de la cabra, entre los 28 y 32 días, que expresa la capacidad genética del animal. Otros índices son el total de litros de leche durante todo el período de lactancia y el número de días de lactancia. Este último es más dependiente de las condiciones del medio.

Los antecedentes publicados señalan para los animales criollos una producción promedio de 150 litros de leche por lactancia, nivel bastante bajo puesto que, en la región de Coquimbo, las metas iniciales pueden y deben fijarse sobre los 400 litros de leche en 260 días de lactancia. Con volúmenes menores no se alcanza a cubrir los costos de un sistema productivo eficiente, con fuerte componente de alimentación suplementaria.

Otro de los parámetros de importancia que se debe considerar en la selección es la persistencia de la producción de leche. Existen animales que después de alcanzar un máximo declinan fuertemente, teniendo baja persistencia, y otros que mantienen altos niveles, es decir, tienen baja declinación y alta persistencia. Los animales que poseen esta última característica son deseables como una forma de incrementar el nivel de producción y el largo de la lactación.

De los componentes de la leche, la selección por materia grasa ha sido de mucha importancia por la comercialización de la grasa como mantequilla. Pero en la actualidad su importancia está disminuyendo debido a la presencia de sustitutos. Dado que el queso no es otra cosa que la coagulación de la proteína de la leche, es importante incrementar los contenidos de proteína.

Otro temas de cabras

Mas informacion relacionada