Reproducción Bovina

Días abiertos en vacas

Dias abiertos en el ganado

Dias abierto en las vacas

Días Abiertos en vacas

Que son los días abiertos en las vacas.

Este parámetro es uno de los periodos más importantes en el ciclo reproductivo de los bovinos,  y se considera el factor más limitante en la eficiencia reproductiva. Los días abiertos son el periodo comprendido entre el parto y la siguiente preñez de la vaca, con un período ideal de 85-90 días y de esta forma se lograría un intervalo entre parto de un año, es decir un teneros y una lactancia cada año por vaca (Salgado R. et al., 2003).

Los días abiertos están ampliamente influenciados por el manejo nutricional que se le da al animal en el postparto al igual que el amamantamiento de la cría, ya que estos factores afectan la producción y liberación de las hormonas que se necesitan para restablecer los ciclos estrales, prolongando de esta manera los días abiertos e intervalos entre parto (Salgado y col., 2003).

Una alimentación deficiente, fisiológicamente reducirá en forma considerable la secreción de gonadotropinas hipofisiarías, ya que al disminuir la disponibilidad de glucosas, la función hipotalámica se verá afectada y por lo tanto la liberación de las gonadotropinas en la hipófisis anterior; así mismo el ovario disminuyen forma directa  la sensibilidad a los estímulos hormonales, disminuyendo la producción de esteroides en el cuerpo luteo.

Contrario a esto, una sobrealimentación producirá animales obesos, los ovarios se infiltrarán de grasa que obstaculizará el desarrollo folicular, en consecuencia producirán anestros ó celos irregulares, incrementando en forma directa los días abiertos.

Un intervalo entre parto alto y unos días abiertos amplios se dan por fallas en la alimentación de la vaca antes y después del parto y por el amamantamiento del ternero al igual que el contacto permanente de la cría con la vaca. En hatos manejados bajo el sistema doble propósito, al aplicar amamantamiento restringido se logra aumentar el porcentaje de vacas gestantes a los cuatro meses postparto, lo que nos indica una disminución  de los días abiertos e intervalos entre parto.

El amamantamiento estimula la involución del útero, completándose aproximadamente a los 30 días postparto. en este sentido la alimentación influye en la duración de los días abiertos  puesto que si disminuyen las reservas corporales de energía se producirá una baja liberación de GnRH en el hipotálamo y en consecuencia de LH, afectando su frecuencia de liberación, ya que es bien conocido que para el inicio de los ciclos estrales postparto es indispensable un incremento en la liberación de FSH  y  LH.

Factores como, el inadecuado manejo de enfermedades tales como la Diarrea Viral Bovina, IBR, ocasionan que se incrementen los días abiertos. Al igual que conservar las vacas repetidoras de celo y el no tener mecanismos de detección de calor así como usar de forma deficiente el semen o las montas de toros, se debe conocer si un toro es fértil para preñar a los animalesEllos también pueden ser infértiles”

Como se calculan los días abierto

Al calcular los días abiertos se debe se cuidadoso, ya que puede haber dos forma de hacerlo:

1. En la primera, se hace considerando sólo las vacas que quedan gestantes, por lo cual hay una subestimación del parámetro; éste calculo arroja resultados muy alegres (120 o 130 días abiertos), ya que no considera a las vacas que pueden tener más del promedio obtenido y que no están gestantes. En este calculo se toman las vacas con preñez confirmada donde los días Abiertos se obtienen con base en el intervalo entre la fecha de parto y la fecha de concepción.

2. En la segunda forma, se consideran a las vacas gestantes y a las que aún no han concebido. Este segundo método es el más justo, ya que el parámetro obtenido se acerca más a la realidad.

Aunque los días abiertos ofrecen información relacionada directamente con la fertilidad del hato, es un parámetro que se debe tomar con cautela debido a las dos posibilidades de estimación. Independientemente de la forma de calcularlos, un incremento del número de días abiertos indica una baja tasa de preñez.

En términos generales, se busca los días abiertos promedios en la finca estén entre los 90 y 120 días.

Como analizar los días abierto

Si se busca tener unos días abiertos de 110 días, se debe entender como esta estructurado este periodo donde se tiene:

1. Período de espera voluntaria o involución uterina es de 50 días

2. Adicionalmente, dado que las vacas entran en calor al azar, debe esperarse 11 días en promedio (la mitad de un ciclo) para que una vaca entre en calor.

3. De esta manera quedan 49 días (110 – 50 – 11) para que la vaca quede preñada

Los 49 días para la concepción pueden subdividirse en dos componentes:

  • Días perdidos por calores perdidos (DPCP)
  • Días perdidos por falla en la concepción (DPFC)

DPFC es igual al número de servicios por concepción (SC) menos 1, multiplicado por 21.

DPCP puede entonces ser estimado por la siguiente fórmula:

DPCP = DA – (EV+11+DPFC)

Consideremos el siguiente ejemplo:

DA, Días Abiertos = 134

SC, Servicios por Concepción = 2,4

PEV, Período de Espera Voluntaria = 50 días

DPFC=(2,4 – 1) x 21 = 29 días

DPCP= 134 – (50 + 11 + 29) = 44 días

Se aprecia que se perdieron 29 días por fallas en la concepción y 44 días por calores no detectados, lo cual indica que tanto la detección de calores como la técnica de inseminación artificial requieren alguna revisión, aunque la detección de calores es probablemente el problema más serio.

Un problema de este método es que asume que todas las vacas cubiertas estaban realmente en calor. Si se determina que la detección de calores es el mayor impedimento para mejorar el rendimiento reproductivo, entonces el programa de incentivos debería ser basado principalmente en detección de calores. Si la tasa de concepción es el principal factor limitante del rendimiento reproductivo, entonces el plan de incentivos debería estar basado en tasas de concepción.

¿Como reducir los días abiertos en vacas?

El intervalo entre partos esta conformado por dos periodos, un lapso vacío de duración variable y otro fijo, que se corresponde con el tiempo de gestación de la vaca. El periodo de “días abiertos” (DV) abarca un lapso de reposo voluntario posparto y un subsiguiente periodo de servicio de la vaca, el cual culmina cuando tiene lugar la concepción. Los días abiertos en vacas son por lo tanto el lapso de tiempo que condiciona la duración del intervalo entre partos, en el cual el periodo preestablecido para el servicio es verdaderamente determinante.

Las vacas de doble propósito se caracterizan por presentar un periodo de DV más prolongado que las razas lecheras especializadas. Recientemente ha sido reportado que un 15% de las vacas mestizas en producción en el medio tropical se encuentran con más de 100 días vacíos posparto.

Varios factores han sido asociados como causantes de un prolongado periodo de DV, entre los cuales la presencia del ternero y el amamantamiento así como el desbalance nutricional, el estrés calórico y la influencia genética del Bos indicus en los programas de cruzamientos en las ganaderías doble propósito son considerados los más importantes. Conocido el problema y sus orígenes, es propósito de este artículo dar a conocer algunas medidas prácticas recomendadas para reducir el prolongado periodo de DV posparto en las vacas doble propósito.

Mejora de la condición corporal posparto.

Es conocido que los requerimientos nutricionales en las vacas secas pueden ser cubiertos con buenos pastos y suplementos minerales. Por el contrario, en las vacas paridas la demanda de elementos nutricionales incrementa en forma considerable debido a la influencia de los niveles de producción de leche, la continuidad del crecimiento en las novillas primerizas y las perdidas ocasionadas por el traslado y el mantenimiento fisiológico de los animales.

Cuando las vacas no poseen suficientes reservas corporales al momento del parto y se continúa con un desbalance energético negativo desde el inicio de la bactancia, las pérdidas corporales se acentuarán repercutiendo en un prolongado atraso en el reinicio de la ciclicidad reproductiva posparto.

Igualmente, en los ovarios de vacas con pobre condición corporal ha sido demostrada una disminución del potencial de fertilidad de los ovocitos recolectados. Considerando la escala de condición corporal de 1 a 5, donde 1 es un animal extremadamente flaco y 5 demasiado gordo, las vacas para que mayormente puedan reactivar su actividad reproductiva temprana posparto son aquellas que poseen una condición corporal de 3,0 o más puntos.

Destete temporal del ternero.

Es bien conocido que las vacas que apoyan y se ordeñan sin ternero ciclan más temprano que aquellas que amamantan sus crías. Este diferencial de comportamiento reproductivo está asociado con un bloqueo en la liberación de la hormona ovulatoria LH, por parte de la hipófisis anterior en las vacas que amamantan. La puesta en práctica de un destete temporal con la separación total de los terneros durante 3 a 5 días hacia otro lugar, permite que las vacas en anestro reinicien con más rapidez su actividad reproductiva.

Esta práctica origina ciertas implicaciones en el manejo de los animales, tal como una dificultad en el apoyo y ordeño de las vacas después del retiro del ternero y la posterior alimentación de las crías durante ese periodo. Este procedimiento es más recomendable aplicarlo en etapas tardías del posparto (>100 días) con el fin de minimizar las consecuencias de los problemas antes señalados. Además, se ha comprobado que la fertilidad reportada al primer celo post-destete resulta menor como la registrada durante los servicios posparto muy tempranos.

Empleo de dispositivos a base de Progesterona y progestágenos.

La administración continúa de Progesterona (P4) o sus análogos sintéticos (Progestágenos) en las vacas en anestro sensibiliza al Centro Generador Hipotalámico promoviendo la secreción de GnRH y en consecuencia la liberación de la hormona ovulatoria LH.

El procedimiento más comúnmente utilizado para administrar P4 en forma continua es mediante dispositivos impregnados con tal hormona bajo la forma de implantes subcutáneos (SincroMate-B, Intervet, Holanda) o dispositivos intravaginales como el CIDR (InterAg, Hamilton, Nueva Zelanda), PRID (Sanofi, Francia), DIB (Sintex, Argentina) y Pregnaheat-E (Viateca, Venezuela).

Un procedimiento exitoso para estimular la actividad reproductiva en vacas en anestro es la utilización de esponjas Pregnaheat-E. Este método consiste en la colocación inicial (día 0) de una esponja vaginal Pregnaheat-E, al mismo tiempo que se inyecta 3-5 mg de Benzoato de Estradiol más 50 mg de P4.

Al sexto día (d6) se aplican 500 UI de eCG o Gonodotropina Coriónica Equina, antes conocida como PMSG (Folligon Intervet, Holanda). El dispositivo es retirado a los ocho días (d8), administrándose 24 h después (d9) una dosis baja de 1 mg de Benzoato de Estradiol, con el objeto de estimular los signos de celo y la ovulación (Gráfico 1). Los animales son luego inseminados9a12horas después de detectado el celo o en forma programada o ciega, 56 a 60h de retirado el dispositivo (Inseminación Artificial a tiempo fijo, IATF).

Gráfico 1 Sincronización del celo e inducción de la ovulación en vacas en anestro tratadas con esponjas Pregnaheat – E

Las tasas de preñez acumuladas cada 3 semanas hasta los 84 días demuestran las ventajas del tratamiento Pregnaheat-E (Cuadro 1).

Cuadro 1

Empleo del protocolo Ovsynch.

El programa Ovsynch (Sincronización del celo y ovulación) ha sido ampliamente utilizado en la ganadería lechera especializada y más recientemente en ganado doble propósito. El protocolo de tratamiento combina una dosis inicial (d0) de GnRH, 7 días después (d7) se aplica prostaglandina F2 (PGF2) y 48 horas después (d9), otra dosis de GnRH. Los animales son servidos 18 – 24 horas más tarde.

De 105 vacas mestizas tratadas con el protocolo Ovosynch en dos fincas con más de 100 días de anestro posparto 29,5% fueron inseminadas al celo detectado y el resto 74 (70,5%) se inseminaron a ciegas. La tasa de preñez para las vacas inseminadas con celo y a ciegas fue de 83,9% (26/31) y 19,9% (14/74) respectivamente. La tasa de preñez a la primera inseminación resultó de 38,1% (40/105) para todas las vacas tratadas (Cuadro 2). De acuerdo a estos resultados, el protocolo Ovsynch constituye otra alternativa de tratamiento para recuperar la ciclicidad de las vacas mestizas lecheras en anestro con la finalidad de reducir los días vacíos.

Cuadro 2

Sigue leyendo

Si quieres recibir los artículos  en tu correo suscribete  aquí:

Mas Información relacionada

5 Comentarios

  1. YIMY VALENCIA CAICEDO

    Muy interesante el tema de los días abiertos es un factor muy importante para la toma de decisiones y par verificar y comprobar que tan bien esta nuestra granja ganadera o si estamos haciendo bien la tarea en cuanto a la sanidad, la nutrición y el manejo

  2. gustavo adolfo castro theran

    Que bueno y que tener en cuenta un factor muy importante que es la sanidad estar pendiente que la vaca no tenga retención placentaria que se limpie por completo no va ayudar a que los días abiertos sean los preferible

  3. Bulmaro

    excelente información, gracias por el aporte.

  4. daniel

    Excelente,da gusto,repasar, estos documentos,mil gracias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Revisa Política de Privacidad

Revisa Política de cookies

Tema creado por Anders Norén